TORNEO CLAUSURA

El viaje interminable de cada semana que realza aún más la campaña de Cerro Largo

Son 400 kilómetros entre Melo y Montevideo que el equipo arachán hace con regularidad, pero ni ese sacrificio le impide estar cuarto en la Anual.

Danielo Núñez
Danielo Núñez lidera a un Cerro Largo que lleva el sacrificio como bandera y con éxito. Foto: Estefania Leal

El viaje de Montevideo a Melo resulta interminable sobre todo para quien no está acostumbrado. Mucho más con una temperatura tan alta como la de ayer. El equipo de Ovación salió de la capital al mediodía para presenciar el choque entre Cerro Largo y Nacional y aunque hizo una breve parada en Minas para comer, llegó a la capital arachanba sobre las 18 horas.

“Son mil horas a Rivera”, cantaba la banda de rock Niquel en su tema Loco por demás del álbum Pueblo Chico, Infierno Grande; pero Jorge Nasser bien podría haber cantado “son mil horas a Melo”.

Recorrer los 400 kilómetros que separan las dos ciudades hizo que se valorara aún más la campaña de Cerro Largo. La que hizo en la temporada pasada y que le permitió jugar por primera vez en su historia la Copa Libertadores y la que está repitiendo ahora.

Gabriel Neves y Agustín Oliveros
El retorno al equipo de Gabriel Neves no le dio la claridad suficiente a Nacional. Foto: Estefanía Leal

En la temporada pasada, en que Danielo Núñez fue elegido como el mejor técnico del medio por la Encuesta América le responde a El País, Cerro Largo recorrió más de 15.000 kilómetros. Eso sumando todas las veces que jugó de visitante durante los tres torneos de la temporada: el Apertura, el Intermedio y el Clausura. Y teniendo en cuenta las veces en que visitó a Plaza Colonia.

Ahora, con la seguidilla de partidos que se están disputando debido al atraso del campeonato por la pandemia, el equipo arachán viaja aún más. Puede llegar a recorrer los 800 kilómetros (400 para ir y otros tantos para regresar) dos veces en una semana.

Mientras, el resto de los equipos solo vienen una vez a Melo y eso hace que la competencia sea injusta para los arachanes, que suelen estar arriba en las tablas. Hoy lideran el torneo Clausura y están cuartos en la Anual.

Joaquín Trasante
Joaquín Trasante y Pablo García (10) fueron titulares en Nacional. Foto: Estefanía Leal

Pero lejos de quejarse, el equipo de Danielo deja todo en la cancha. Y no da nunca una pelota por perdida. Su entrega emociona. Un ejemplo: el de, goleador Enzo Borges, que no sólo es clave en el área contraria sino que baja a defender cada vez que hay un córner en contra. De hecho, anoche sacó varias pelotas de cabeza tras centros de Neves.

Y al final del partido, el riverense se acercó a Gonzalo Bergessio y le pidió para cambiar la camiseta. El argentino se la entregó a pesar de la bronca con que se fue del Ubilla.

Esa imagen demuestra que el grande sigue siendo el grande más allá de resultados. Y que muchos jugadores de Cerro Largo pueden sentir admiración por quienes fueron ayer sus rivales. Pero eso no impide, sin embargo, que le jueguen de igual a igual cuando lo enfrenten y que hayan merecido llevarse algo más.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados