Defensor Sporting-Danubio

Cada vez más "Maravilla"

Carlos Grosmüller fue la principal explicación del triunfo clásico de los danubianos sobre los violetas

marvelus
"Maravilla". Carlos Grosmüller saluda a los hinchas. Foro: Gerardo Pérez.

Cámaras, micrófonos y grabadores. Todos apuntaban a Carlos Grosmüller en la puerta del vestuario visitante del Franzini. Como en los mejores tiempos de “Maravilla”.

Es que el volante, quien desde la partida de Terans juega como una especie de mediapunta mucho más cerca del arco rival, fue clave para que los de la franja volvieran a ganarle a Defensor Sporting, como ya había sucedido en Jardines en el torneo Apertura.

La clase, la jerarquía, la técnica de Grosmüller, quien dio los dos pases de gol (A Cepellini y a Felipe), el primero con exquisita jugada y pisada incluida, fueron fundamentales.

“A veces las cosas salen y a veces no”, dijo Grosmüller con total humildad, aunque no ocultó su felicidad, como buen hijo de la Curva de Maroñas que es, por haber ganado el clásico.

Lo insólito es que cuando Peirano llegó a Danubio y “Maravilla” regresaba de Europa, el técnico le dijo que no lo iba a tener en cuanta porque tenía pensado jugar con otro mediocampo. Y no lo llevó a la pretemporada.

“Hicimos un pacto de caballeros y me dijo que iba a pelear un lugar. Cuando no estuvo en el comienzo se portó como un verdadero profesional y aportó desde el lugar que le tocara. Y de a poco se fue metiendo, primero en el banco de suplentes; luego por la lesión de Federico (Rodríguez) y después tras la partida de David (Terans). Me ganó y hoy lo estamos aprovechando todos”, contó Peirano sobre su mejor jugador en el clásico.

Lo que hizo Grosmüller en el primer tiempo alcanzó para que Danubio se llevara la victoria. Porque las cosas cambiaron completamente en el segundo. Eduardo Acevedo hizo los tres cambios tempranamente, todos ofensivos, y pasó a línea de cuatro.

Los violetas salieron al complemento a presionar en cancha contraria y a buscar el descuento. Lo consiguieron enseguida tras una jugada entreverada en el área que terminó con un rebote que le quedó a Pablo López, quien no perdonó.

Defensor Sporting pasó a dominar el partido y Peirano tomó sus recaudos y reforzó el mediocampo, aunque también es cierto que los visitantes pudieron haber ampliado la ventaja en un par de contragolpes de “Nacho” González.

Al final Defensor consiguió el tan ansiado empate, pero se lo anularon por posición adelantada del “Coto” Correa.

Danubio ganó, sus hinchas regresaron locos de la vida a la Curva de Maroñas y le sacó cuatro puntos en la tabla Anual a su rival de todas las horas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)