en el centenario

Cada vez más cerca

Peñarol lidera el Clausura y está a ocho puntos en la Anual.

Cuando Juan Pedro Damiani se reunió con Pablo Bengoechea para ofrecerle el cargo de entrenador de Peñarol se dio cuenta que era el indicado por una cuestión de actitud. El presidente le dio un panorama de lo complicada que estaba la situación para el semestre que se venía y contó que como respuesta recibió: “Yo no lo veo así. Para mí estamos a cinco meses de ser campeones”.

Ya se ha disputado la mitad del Clausura y el pensamiento está intacto. Peñarol está primero solo y este domingo se sacó de encima a uno de los rivales más duros que le quedan: River Plate. Ganó 2-1 y, aunque dejó nuevamente la preocupación de que su juego sigue siendo endeble, hay más cosas positivas que negativas que se deben rescatar.

Una -y la principal- es la importancia del triunfo, porque fue un partido con sabor a final, ya que se trató del choque entre los dos equipos que marchaban en la punta del certamen. River es uno de los equipos más difíciles porque lo tiene todo: solvencia defensiva, fútbol en el mediocampo, velocidad en ofensiva y gol. Claro, para este juego justo le faltó quien ha sido su principal arma atacante, Leandro Rodríguez, quien por un problema muscular no estuvo a la orden.

También es cierto que Peñarol no tuvo a su figura desequilibrante, Jonathan Urretaviscaya, también afuera por un tema muscular. Y esa es otra de las conclusiones importantes: se le ganó a un gran rival, que esta vez no tuvo tanta solidez defensiva (el arquero Olveira generó el primer gol al dejar corto un saque y luego salió flojo en el centro del 2-0), y se hizo disimulando la ausencia de “Urreta”. Eso sí, futbolísticamente sufrió más ausencias.

Luis Aguiar estuvo peleado con la pelota; Antonio Pacheco careció de claridad y el “Japo” Rodríguez mantiene muy abajo su gráfica de rendimiento. Lo que suele ocurrir con los equipos grandes es que siempre tienen alguien que los rescata y en este caso fueron Marcelo Zalayeta y Sebastián Píriz.

El delantero porque fue el cerebro futbolístico del equipo, marcando los ritmos, poniendo pases soberbios y jugando con inteligencia tanto de frente como de espaldas al arco. El segundo porque realizó un gran despliegue en el mediocampo y además aportó el gol que a la postre marcó la diferencia.

River no tuvo la eficacia ofensiva que sí tuvo Peñarol. Generó más situaciones de gol (9 contra 6), pero no concretó y eso que Pablo Migliore no dio sensación de seguridad en sus salidas.

Igual, ojo con este River, porque perdió este partido pero es más regular que Peñarol. Y cuidado con el aurinegro, que lidera el Clausura, está a ocho puntos en la Anual y ya se encuentra (según vaticinó Bengoechea) a dos meses de ser campeón.

RIVER 1-2 PEÑAROL

Estadio:
Centenario.

Árbitro: Jonathan Fuentes. Asistentes: Richard Trinidad y Roberto Muniz.

River Plate: G. Olveira, C. Herrera, G. Marques, A. Ale (84' J. Ramírez), D. Rodríguez, Á. Rodríguez (46' A. Rosso), F. Gorriarán, C. Inella, C. Techera, S. García (71' D. Casas) y M. Santos. DT: G. Almada.

Peñarol: P. Migliore; E. Albín, C. Valdez, G. Viera, Diogo; S. Píriz, L. Aguiar; A. Pacheco (66' G. Rodríguez), J. Rodríguez (81' J. Sandoval); M. Zalayeta y G. Leyes (60' H. Novick). DT: P. Bengoechea.

Goles: 16' Leyes (P), 42' Píriz (P) y 58' García (RP)

Amarillas: Techera, A. Rodríguez, S. García y Ale (RP). J. Rodríguez, Píriz, Leyes, Migliore y Novick (P)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)