ELIMINATORIAS

Un suplicio: Uruguay igualó sin goles con Venezuela y dejó una pálida imagen

La selección jugó mal. Muy mal. Peor que la semana pasada ante Paraguay. Por momentos el partido se transformó en un suplicio y en el final, incluso, pudo venirse con las manos vacías.

Uruguay volvió a dejar una pobre imagen, y lo más preocupante de todo, volvió a dejar dos puntos que pueden ser fundamentales al final del camino para sellar el pasaje al Mundial de Catar 2022. Al mismo tiempo, un signo de alerta en la previa al arranque de la Copa América. Fue 0-0 ante una muy floja Venezuela que le cayó mucho mejor el punto.

La Celeste pateó una vez sola al arco en todo el primer tiempo y en el complemento recién se acercó al área rival cuando ingresó Nicolás De la Cruz, que con un par de apariciones pudo hacer reaccionar al equipo.

La selección jugó mal. Muy mal. Peor que la semana pasada ante Paraguay. Por momentos el partido se transformó en un suplicio y en el final, incluso, pudo venirse con las manos vacías.

Materia prima hay, y de sobra, como para ilusionarse con pensar en un futuro mucho más próspero; pero hay mucho por mejorar. Así no.

Primer tiempo

Óscar Tabárez metió mano en el equipo e hizo dos cambios respecto al último partido con Paraguay: Lucas Torreira por Rodrigo Bentancur y Facundo Torres por Matías Viña. La Celeste se plantó en Caracas para enfrentar a Venezuela con un claro 4-3-3 con un único objetivo: rodear de la mejor manera a Luis Suárez.

En el medio, Torreira tomó la posta por el eje central. Matías Vecino fue por un lado y Federico Valverde por el otro. Arriba, por el sector derecho arrancó Torres y por izquierda Jonathan Rodríguez.

En los papeles Uruguay puso un equipo ágil, veloz, de buen pie y con la figura del "Pistolero" como referencia de ataque. Sin embargo, a la Celeste le costó agarrarle el ritmo al partido.

En el primer cuarto de hora, poco y nada. Apenas un par de insinuaciones por el sector derecho con el tándem Torres-González y un remate de larga distancia de Suárez que terminó en las manos del arquero.

A los 17 minutos, incluso, Venezuela pudo ponerse en ventaja tras un grosero error de los zagueros de Uruguay. Josef Martínez bajó un pelotazo frontal entre José María Giménez y Diego Godín y la mandó a guardar con un potente. Sin embargo, el VAR anuló el tanto por mano previa y permitió que el trámite siga igualado.

Con el correr de los minutos el partido cayó un pozo. Se repartieron la posesión y de hecho la Vinotinto resolvió alguna jugada con mejor criterio que Uruguay en los últimos metros.

La Celeste prácticamente no utilizó a Suárez y tampoco lanzó a sus extremos. No usó casi ninguna de todas las herramientas que tenía para destrabar el encuentro. No llevó a cabo ni una jugada colectiva. Por momentos, el primer tiempo tuvo más pinta de amistoso que de partido de Eliminatorias con una selección necesitada por llevarse el triunfo.

Uruguay se fue al descanso con claros signos de preocupación. Más que la semana pasada en Montevideo contra Paraguay. Se salvó porque el VAR le anuló un gol a venezuela y apenas remató una vez al arco en 45 minutos contra uno de los rivales más débiles que puede presentar el continente.

Segundo tiempo

Para el complemento, Tabárez le dio ingreso a Viña y Nahitan Nández por Vecino y Rodríguez y volvió a jugar con línea de tres como contra Paraguay. En los primeros 20 minutos, nada cambió. Fue una continuación del primer tiempo. Modificó el sistema sí, pero siguió sin encontrar jugadas asociadas y ni circuitos que le permitan poner en aprietos a su rival. Tuvo algo más la pelota como consecuencia de la reestructura en el mediocampo, pero sin resolver bien.

Por eso, algo tarde también, el DT lanzó al campo a De la Cruz buscando un futbolista que se anime a romper líneas y genere un revulsivo en una Celeste algo agobiada y malhumorada por no encontrar los caminos para acercarse al triunfo. Tabárez sacó a Torres, que la semana pasada fue el mejor y le cambió la cara a Uruguay cuando entró y hoy no anduvo. Casi no entró en juego.

Con dos minutos en cancha, tras sacarse de encima a dos venezolanos, Uruguay elaboró su primera jugada colectiva. La arrancó De la Cruz y la tuvo Suárez, pero lo trabaron cuando entraba al área para rematar.

Con más ganas que ideas, empujado por el ímpetu y la necesidad de volver a ganar para no perder pisada, la Celeste pisó el acelerador en el último cuarto de hora. "Josema" lo tuvo con un cabezazo, tras una pelota quieta, que salió acariciando el palo. Lo más importante de Uruguay luego de aquel tiro de Suárez al comienzo del partido.

Tres minutos después, tras un error de la última línea venezolana, Viña lo tuvo mano a mano y terminó rematando al cuerpo del arquero. Luego, un cabezazo también del propio Viña que pasó cerca del arco. Otra aproximación para un Uruguay que se embanderó bajo la batuta de un De la Cruz que con un par de pinceladas logró cambiarle la cara a la selección.

Tampoco fue a todo a pedir de la Celeste en los últimos partidos. De hecho, Fernando Muslera protagonizó la mejor atajada del partido volando para sacar un potente cabezazo que se metía contra el travesaño.

Luis Suárez en el partido entre Venezuela y Uruguay. Foto: AFP.
Luis Suárez en el partido entre Venezuela y Uruguay. Foto: AFP.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados