FLÁVIO DONIZETE

"Vendí la medalla de campeón del mundo y me gasté el dinero en cocaína", confesó exjugador de São Paulo

Flávio Donizete, que fue compañero de Diego Lugano, hoy trabaja como jardinero, pero contó la historia sobre su adicción a las drogas, que casi lo mata. Su familia lo rescató del infierno. 

Flávio Donizete. FOTO: Twitter.
Flávio Donizete. FOTO: Twitter.

Flávio Donizete es un exjugador del São Paulo, que fue compañero de Diego Lugano. Estuvo en el plantel que fue campeón de América y del mundo en 2005, cuando le ganaron a Liverpool la final. El zaguero actualmente tiene 36 años y su último club fue el Portuguesa.

El defensa central estuvo cedido en Los Ángeles Galaxy de Estados Unidos y contó en el sitio GloboEsporte de Brasil que conoció las drogas a los 25 años. Después de ahorrar dinero, comprarse su auto y remodelar la casa de su madre, Donizete confesó que decidió empezar a disfrutar de la vida y fue en ese momento, en el año 2009, que se volvió adicto a la cocaína

“Comencé a perder todo lo que tenía. El dinero ahorrado solía destinarlo a comprar droga todos los días. Tomaba cocaína mañana, tarde y noche. Y comencé a perder el dinero que tenía en mi cuenta, las cosas que tenía...”, dijo al portal brasileño, arrepentido de las decisiones que tomó en su vida.

"Mi hermano tenía una gran alcancía y comenzó a ahorrar dinero porque quería cambiar su auto, comenzó a guardar solo billetes de 100 reales. Cuando todos se iban a dormir, iba allí y todos los días sacaba un billete con las pinzas y por la mañana me despertaba e iba a comprar droga. Llegaba a casa a eso de las seis, las siete de la noche porque el dinero se había acabado y, a veces, ni siquiera dormía, porque estaba absorto en las drogas. Y volvía a robar. Cuando mi hermano la abrió, la alcancía ya no tenía dinero” dijo el jugador que siempre resaltó que su madre, su esposa y sus hijas siempre lo acompañaron a pesar de que quizás no lo merecía por sus actitudes.

Fue en ese instante cuando reconoció que vendió sus pertenencias más queridas que su carrera de fútbol le había dado: "Incluso vendí una camiseta mía del São Paulo y la medalla de campeón. No vendí el auto, lo perdí porque no lo podía pagar. Fue financiado y el dinero que tenía que destinar para pagar las cuotas del automóvil se iba en cocaína”.

Dio detalles de la venta de la medalla de campeón del mundo: “Cuando la vendí llegó el dinero y pasé casi todo el día consumiendo cocaína. En el primer golpe fueron mil reales de cocaína. Duró dos días. Sufrí un ataque, algo en el corazón... La adicción la sentí más fuerte, más fuerte. Cuanto más dinero tenía, más quería". 

Al tiempo se enteró que su primo también lo estafó porque habían acordado vender la medalla en 3.000 reales, pero finalmente su familiar la habían vendido en más del doble: 7.000 reales. 

"Hoy trabajo y no es poco. Trabajo con alegría, hoy lo que me llamas hacer, siempre y cuando no sea para usar drogas, lo hago”, concluyó quien fue albañil y ahora trabaja de jardinero.

Sigue con su mujer de siempre y viviendo con sus tres hija en un apartamento alquilado. Estuvo internado y se pudo recuperar de su adicción porque su esposa le dijo que si no lo hacía lo iba a dejar. Jugó profesionalmente en Portuguesa en 2019 y actualmente es un jugador amateur, pero que disfruta de la vida a pesar de todo lo que perdió por las drogas. Incluso brinda conferencias para contar su historia. Eso sí, tiene lo más importante para ser feliz: el amor de su familia, que nunca lo abandonó. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados