SELECCIÓN

Vecino es el patrón del medio

“Creo que vamos a hacer un gran Mundial, pero no hay que subestimar a nadie”, dijo el volante del Inter.

Foto: Nicolás Pereyra.
Foto: Nicolás Pereyra.

Matías Vecino fue convocado por primera vez a la selección mayor hace dos años. Debutó el 25 de marzo de 2016 frente a Brasil en Recife. Llegó sin hacer ruido, pero enseguida se convirtió en el patrón del medio. Y a partir de ese momento, jugó siempre. Ahora se prepara para disputar en Rusia su primer Mundial.

Seguramente, cuando el volante salió de su San Jacinto natal, o cuando daba sus primeros pasos en Central Español, no imaginaba un presente como el que vive hoy en la selección y en el Inter italiano.

“Era difícil imaginarme lo que estoy viviendo en este momento. Siempre pensé en ir dando pasos cortos para ir cumpliendo metas y objetivos. Hoy me encuentro con esta realidad, en el Inter y en la selección y lo estoy disfrutando mucho”, reconoció Vecino, quien se incorporó a los entrenamientos de la selección tras haber anotado el gol que le dio a Inter la victoria ante Lazio al final del partido. Su conquista significó para el equipo milanés la clasificación a la Champions, algo que no conseguía desde hace seis temporadas.

Sus goles. “Hacía muchos años que el equipo no se metía en la Champions y desde el principio sabíamos que nuestro objetivo era ese. El gol fue muy importante porque quedaba poco para el final y el empate no nos alcanzaba. Me quedé muy contento de haber podido ayudar al equipo”, dijo el volante, y reconoció que ese tanto fue el más importante de su carrera, al menos a nivel de clubes. “Ese gol fue, junto a aquel que hice con la Sub 20 frente a Argentina, el más importe”, afirmó refiriéndose a su conquista que le dio al equipo dirigido entonces por Juan Verzeri la clasificación a los Juegos Olímpicos.

Es que Vecino parece tocado con una varita para anotar los goles importantes. El que clasificó a Uruguay a los Juegos Olímpicos tras 84 años y el que volvió a poner a Inter en la Champions League. Tras la clasificación, los hinchas del equipo italiano enloquecieron.

“Inter tiene una gran cantidad de hinchas no sólo en Milan, sino en toda Italia. Nos estaban esperando muchísimas personas cuando volvimos del partido. Lo viven muy intensamente. Además, seis años era mucho sin jugar Champions para un equipo como Inter”, admitió el volante.

Si bien la temporada terminó de la mejor manera para Vecino, una pubalgia lo tuvo a maltraer. “En la primera parte del año tuve mucha continuidad, jugué muchos partidos, pero en el segundo semestre se me complicó con una pubalgia. Pasé unas semanas muy difíciles, porque es una lesión complicada, rebelde, que se va y vuelve. Y yo quería terminar bien la temporada por lo que nos jugábamos con el equipo y por lo que se venía con la selección”, contó.

“Tano”. Vecino lleva cinco temporadas en el fútbol italiano, pero el principio no fue sencillo. Así como le costó consolidarse en Central Español y Nacional, lo mismo sucedió en Fiorentina, su primer club en Italia, que lo dio a préstamo a Cagliari. El club isleño no hizo uso de la opción y regresó a Fiorentina, que lo volvió a ceder, esta vez a Empoli.

Y fue en el equipo de La Toscana que explotó y se convirtió en figura. Tanto, que Fiorentina no quería negociarlo. Inter se lo llevó porque puso 24 millones de euros sobre la mesa. Fue el pase más caro de un jugador uruguayo detrás de los de Suárez y Cavani.

Hoy Vecino es casi un “tano” más. “Estoy muy adaptado, hace bastante que estoy en Italia. Al principio me costó, pero ahora estoy muy cómodo y lo disfruto al máximo. La primera dificultad que uno encuentra es el idioma. Es otra cultura, otra manera de entrenar. Otro ritmo. Son cosas que uno va a aprendiendo y mejorando en el día a día estando con ellos. Me han ayudado muchísimo a crecer. He tenido además la suerte de encontrarme con grandes entrenadores como Maurizio Sarri, que ahora está en Napoli; Vincenzo Montella, Pablo Souza y ahora Luciano Spalletti. Todos ellos, con sus diferentes características, ayudaron a completarme como jugador”.
Pero ahora Vecino está metido de lleno en la preparación para el Mundial.

“Es muy lindo reencontrarse con los compañeros y preparase estas tres semanas que nos quedan”, afirmó tras sus dos primeros días de trabajo en el Complejo Celeste. “El Mundial es la competencia más importante en la vida de un jugador y creo que me llega en muy buen momento. Es lo máximo para cualquiera y lo encaro con mucha ilusión y ganas de que llegue el momento de los partidos”, añadió.

Revolución. Vecino es consciente de la revolución que ha tenido La Celeste en la mitad de la cancha, con jugadores de buen pie como él mismo, Bentancur, Valverde, Nández y Torreira. “Cuando se dan tantos cambios a veces no es fácil acoplarlos en poco tiempo. Pero los que se han ido integrando lo han hecho muy bien y hemos tenido buenos resultados. Cada uno tiene sus características y las pone al servicio del equipo. Somos todos jugadores muy jóvenes que todavía tenemos mucho para aprender”, sentenció.

“Es mi primer Mundial y por lo que se ha vivido en los últimos meses creo que llegamos muy bien. Individualmente en los equipos todos han tenido buenos rendimientos. Creo que vamos a hacer un gran Mundial”, aseguró.

“Hasta dónde se puede llegar nunca se sabe. Lo que va a marcarlo es la cancha y lo que pase ahí adentro, pero lo importante es llegar en buenas condiciones, individual y colectivamente y después jugársela con el rival que tengamos enfrente. Tenemos que ir con humildad; sabiendo el equipo que tenemos, pero sin subestimar a nadie. Estamos en condiciones de hacer una buena Copa, pero va a ser la cancha la que va a decir cuál es la realidad del equipo”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)