SELECCIÓN

El 4-1-4-1: una variante válida que tiene Uruguay

El esquema que planteó Óscar Tabárez contra Costa Rica le dio mayor protagonismo a los volantes, en especial a Rodrigo Bentancur. 

Rodrigo Bentancur
Rodrigo Bentancur

Uruguay jugó su primer partido después de la Copa América y lo hizo con un triunfo 2-1 contra Costa Rica por el tanto de Giorgian De Arrascaeta (de penal) y un golazo de Jonathan Rodríguez sobre la hora.

La Celeste afrontó el partido con varias bajas. Las más notorias fueron las de Diego Godín, Luis Suárez y Edinson Cavani. Este hecho provocó que Óscar Tabárez probara variantes, de nombres y en el sistema táctico.

Es que Uruguay jugó parte del partido con un 4-1-4-1 y dejó de lado el habitual 4-4-2 que utiliza cuando en ofensiva están los dos cracks celestes.

Lucas Torreira jugó como volante tapón y unos metros más adelante lo hicieron Brian Rodríguez, Matías Vecino, Rodrigo Bentancur y Giorgian De Arrascaeta (en ese orden, de derecha a izquierda), con Maxi Gómez como centrodelantero.

El primer tiempo de Uruguay fue bueno. La selección realizó transiciones rápidas de defensa a ataque, se mostraron buenas sociedades, se generaron varias situaciones claras de gol y los volantes más adelantados tuvieron libertad para llegar hasta el fondo.

Además, el debutante Brian Rodríguez le dio al equipo un jugador de los que cuesta encontrar, encarador, con cambio de ritmo y veloz.

Por el otro lado, De Arrascaeta conformó un buen tándem con Diego Laxalt (el jugador de Torino finalmente fue titular) y tuvo buenos aportes, algunas veces volcado más al medio de la cancha, donde en general más rinde.

Por momentos, cuando Giorgian se tiraba más el medio, Uruguay quedaba parado con un 4-4-1-1. Claro que con los cambios, en el segundo tiempo el sistema tuvo algunas variantes.

Tanto Brian, Bentancur, Vecino como Giorgian fueron protagonistas de las jugadas de gol de Uruguay. Hasta en el córner que lanzó el nacido en Nuevo Berlín que Josema Giménez cabeceó afuera cuando estaba solo.

Por citar tan solo algunos ejemplos: a los 14’, luego de una buena sucesión de pases de Uruguay, Giorgian dejó de cara al gol a Vecino, pero el volante central no llegó por poquito a interceptar el balón; a los 21’, y luego de otra certera ejecución del jugador de Flamengo, se juntaron Brian, Martín Cáceres, Gómez y definió Vecino, provocando una buena atajada de Keylor Navas, quien es uno de los mejores arqueros del mundo; sobre los 24’ una buena jugada de Bentancur terminó con pase al vacío que Gómez definió rematando afuera; a los 35’ el que definió fue Brian, pero le sacaron el gol cerca de la línea; en el minuto 37 Gómez le cedió el balón a De Arrascaeta, y la ejecución al primer palo terminó afuera; y la jugada del penal se gesta con un pase entre líneas de Bentancur.

Brian Rodríguez en su debut con la selección en el amistoso Uruguay vs. Costa Rica - AFP
Brian Rodríguez tuvo un buen debut con la Celeste. Foto: AFP

En definitiva, el sistema táctico que implementó el viernes por la noche el maestro Tabárez le dio un gran protagonismo a los volantes, que llegaron constantemente en la primera parte.

Ya en el segundo tiempo Uruguay fue otro, quedó más estirado y no hubo fluidez de juego, al punto que cuesta encontrar una situación clara de gol. También incidieron las salidas de De Arrascaeta y Bentancur, dos de los jugadores más destacados.

A resaltar no solo el debut de Brian, sino también el de Matías Viña, quien jugó los últimos nueve minutos. Es un futbolista que Uruguay suma en una posición en la que cuesta encontrar jugadores con nivel de selección.

No fue la primera vez que Uruguay utilizó el 4-1-4-1, pero no es el habitual esquema de Tabárez. Por lo expuesto en el primer tiempo, es una variante a tener en cuenta. Quizás continúe el martes, en el Uruguay - Estados Unidos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)