CATAR 2022

El VAR te da y te quita y esta vez le dio un triunfo importante a Uruguay sobre Chile

Hubo un claro penal de Coates con el juego 1-1 que ni el árbitro ni la cabina concedió; pocos minutos después Maxi Gómez anotó el gol de la victoria.

Maximiliano Gómez
Maximiliano Gómez y su grito de gol que valió tres puntos. Foto: Nicolás Pereyra

En estos tiempos de fútbol tecnológico hemos aprendido algo, tanto las nuevas generaciones como las viejas: el VAR te da y te quita. Esta herramienta que evidentemente ha llegado con la mejor intención y para quedarse, no ha logrado evitar las polémicas en el fútbol, el deporte que sin lugar a dudas la explota de la peor manera. Uruguay venció 2-1 a Chile en el debut por las Eliminatorias para Catar 2022 y esta vez el VAR le dio.

Los uruguayos nos quedamos recalientes en 2019 cuando el VAR cobró el milimétrico offside (si es que existió) de Edinson Cavani en los cuartos de final de la Copa América que impidió el triunfo sobre Perú, que luego del 0-0 clasificó por penales. Pues bien, Uruguay tuvo su revancha.

La Celeste ganó sin merecerlo en el debut por las Eliminatorias para Catar 2022 y, lo que es más, en forma injusta. Tampoco mereció perder, pero está claro que el VAR esta vez dio una mano importante para el triunfo.

Uno de los términos que la pandemia ha puesto en nuestro vocabulario habitual es “empatía”. Y es bueno tenerla con los chilenos. ¿Cómo nos sentiríamos los uruguayos hoy si la cosa era al revés, es decir si la flagrante mano de Sebastián Coates en el área —y por tanto penal— no la hubiera sancionado el árbitro, como no lo hizo el paraguayo Eber Aquino? Hoy hablaríamos de que a los uruguayos no nos quieren.

Federico Valverde
Federico Valverde fue el mejor celeste. Foto: Nicolás Pereyra

Aquino no cobró el penal, como tampoco sancionó el que sí fue (y se le otorgó por VAR) a favor de Uruguay ni expulsó por doble amarilla a Rodrigo Bentancur. Pero lo más grave de todo es que el VAR revisó la jugada de la mano de Coates y concluyó que no fue. Usted dirá: fue grave para los chilenos, no para los uruguayos. Pero acá no hay que perder de vista que, como va dicho, el VAR te da y te quita y lo más probable es que en el futuro te quite más de lo que te dé. Y esta jugada habrá que tenerla bien clara en el futuro, cuando te quite, porque no se puede llorar y victimizarse todo el tiempo.

Uruguay ganó gracias al VAR, porque así llegó al primer gol y evitó el del 1-2. Claro que también lo hizo gracias al gol de Maximiliano Gómez en el tercer minuto de descuento, cuando Chile tenía la cabeza enredada por el penal que no le concedieron.

El centrodelantero de Valencia, que viene en gran racha goleadora, entró en el minuto 87 y convirtió cinco minutos después, recordando a los que ya somos veteranos lo que fue el debut en las Eliminatorias para 1986 cuando Venancio Ramos también entró en los minutos finales y sacó un tiro cruzado que dio a Uruguay el triunfo 2-1 sobre Ecuador. Entonces la Celeste fue a la Copa del Mundo de México. Ojalá este sea un indicio de que también estará en Catar.

Tanto la variante de Maxi por Brian Rodríguez como la de Jonathan Rodríguez por Giorgian De Arrascaeta (76’) llegaron tarde. Una vez más Oscar Tabárez demoró los cambios. No se explica que De Arrascaeta haya estado tanto tiempo en el campo. Y acá me quiero detener. No es la primera vez que lo pregunto: ¿Qué le pasa a Giorgian? Es como si la camiseta de Uruguay le quitara los superpoderes que tiene cuando juega para Flamengo. Un caso para el estudio, sin duda, porque cada vez que defiende la Celeste pasa a ser un jugador del montón, ni siquiera con nivel de selección.

Maximiliano Gómez y Luis Suárez
El abrazo final entre Maxi Gómez y Luis Suárez. Foto: Nicolás Pereyra

Mucho se habló antes del partido de la ventaja que tenía Uruguay desde lo colectivo respecto a Chile, pues Tabárez tenía el respaldo de haber entrenado mucho tiempo con la mayoría de los futbolistas a lo largo de sus 14 años al frente de la Celeste. Sin embargo, colectivamente fue más Chile que Uruguay.

Con poco tiempo de trabajo, Reinaldo Rueda (un gran técnico, además de un caballero) logró que su equipo ejerciera una presión muy efectiva en la salida celeste, obligando a la pérdida de pelotas constante de la defensa. El 4-2-3-1 de Tabárez se basaba en que el balón saliera limpio de atrás, pero no ocurrió y eso desconectó al equipo, porque Federico Valverde (el mejor) lo tuvo menos de lo deseado, De Arrascaeta no tuvo claridad y las corridas iniciales del debutante Nicolás De la Cruz y de Brian Rodríguez desaparecieron. Luis Suárez (que llegó a su gol 60) tampoco tuvo chances claras. Es más, Uruguay no las tuvo durante todo el segundo tiempo. La primera fue un cabezazo de Godín en el primer minuto de descuento y la restante, el gol de Maxi.

Uruguay vs. Chile
Luis Suárez puso la pelota del lado opuesto al que fue el arquero para el 1-0 de penal. Foto: AFP

Uruguay ganó y es lo único positivo. El rendimiento del equipo y de muchas individualidades no entra en esa columna. Esta vez el VAR jugó para la Celeste; porque no siempre te quita.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados