DESDE EL ARCO

Con el VAR eran otros campeones

JOSÉ MASTANDREA

José Mastandrea

El VAR cambió el fútbol por completo, de eso no hay dudas. Ya es otro deporte al que habrá que acostumbrarse, pero perdió emoción y espontaneidad. Es más; los árbitros perdieron toda autoridad.

La historia hubiese sido muy diferente con el VAR en varias Copas del Mundo.

Inglaterra, Campeón en Londres 1966, quizás no hubiese ganado el título si en ese momento se hubiese implementado el VAR.

Los ingleses, en Wembley, se imponían 2-1 pero Alemania empató y un gol de Wolfgang Weber puso el partido 2-2 y se fue al alargue. Al minuto 101 llegó el gol decisivo: Geoff Hurst, delantero inglés, remató, la pelota pegó en el travesaño y rebotó abajo, el asistente marcó el medio de la cancha y se convalidó el gol, pero la pelota nunca traspasó toda la línea de gol. Una Copa sin VAR.

Argentina llegó a la final en México 86 gracias la “mano de Dios” ante los ingleses. Hoy, ese gol de Maradona no se hubiese convalidado y vaya uno a saber cómo terminaba el partido.

Cuatro años después, en Italia 90, hubo otra jugada digna del VAR. El árbitro (uruguayo-mexicano) Edgardo Codesal cobró un penal de Roberto Sensini por una supuesta falta sobre Rudi Völler en los minutos finales del encuentro y Andreas Brehme no perdonó. Alemania ganó ese Mundial.

En una entrevista concedida al diario El País de España, el propio Brehme reconoció que no había existido contacto en el área. Otra Copa sin el VAR.

Hoy el fútbol es otra cosa. Y ya no habrá más dudas, tampoco picardías. Habrá que acostumbrarse al nuevo deporte ¿Futvar?

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)