EL TANQUE SISLEY

Todo fue en vano: De nada sirvió la lucha por seguir en la A

Ademar: “Pienso en la gente de Sud América, con lo que duele perder la categoría, ¡es una falta de respeto!”.

Foto: Marcelo Bonjour.
Foto: Marcelo Bonjour.

Este es un momento muy difícil sobre todo por el sacrificio y el esfuerzo que se hizo para quedarnos en Primera. Cuesta entenderlo”, dijo Diego De Souza, uno de los futbolistas de El Tanque que se enteró a 48 horas del debut que no iban a jugar frente a Wanderers en la primera fecha del Apertura. Ni en esa primera fecha ni en toda la temporada.

“Nunca en mi carrera me había pasado de sufrir tanto como esta temporada en El Tanque. Y la felicidad que teníamos todos por haber logrado la permanencia se transformó en esta amargura”, agregó el volante ofensivo.

“Nos sorprendió sí, aunque las cosas siempre eran así en El Tanque. Incluso cuando Varela nos dijo que nos lleváramos las cosas, pensábamos que iba a haber una solución, porque siempre pasaba lo mismo pero después terminaba pagando. Era medio show”, explicó por su parte Ademar Martínez. “Pero nos quedamos sin nuestra fuente de trabajo, así, de un día para el otro”.

“El club siempre hace todo sobre la hora, por eso esto nos tomó de sorpresa. Otros años Freddy (Varela) conseguía la plata a último momento, pero parece que ahora las condiciones cambiaron”, explicó De Souza sobre lo que sucedió el viernes cuando finalizaron el entrenamiento y se apersonó el presidente para pedirles que refinanciaran la deuda, lo que no aceptaron.

“Si no era ahora iba a ser en otro momento. Nos tocó a nosotros, a este grupo”, afirmó De Souza quien al igual que la mayoría de sus compañeros se presentará hoy en la Mutual para interiorizarse de cómo queda su situación, porque les dijeron que podían fichar por otro equipo, pero no lo tienen claro. “Todo esto sucedió el viernes y está muy fresco, muy reciente. Pero además, el campeonato ya comenzó y los equipos ya están armados”, añadió De Souza que había pensado dejar el fútbol, pero volvió a Montevideo por razones familiares y aceptó la propuesta de jugar en El Tanque.

“Yo era consciente de dónde venía y que la única forma de cobrar era haciendo el reclamo después de cada temporada. Pero llegado el momento al club no le cerraron los números. Todos tenemos realidades diferentes, hay compañeros que ya no sabían en que puerta golpear. Ya le habían pedido a la madre, al padre, al tío, a toda la familia. Con la promesa de pagar con el reclamo”, contó el futbolista.

A pesar de la angustiante situación de muchos de los jugadores, la decisión de no refinanciar para poder jugar fue tomada en el plantel por unanimidad. “No hubo un jugador que no estuviera de acuerdo”, relató De Souza.

“Lo que nos dijeron fue que a los que no agarráramos en otro equipo, se nos va respetar el contrato. Yo por ejemplo, estaba a préstamo de Villa Teresa, supongo que deberé volver, pero no lo sé”, dijo Ademar Martínez quien ha recibido muchas muestras de apoyo, sobretodo de colegas de otros equipos. “Uno la valora, pero también sabe que las palabras no nos van a ayudar. A nadie le gustaría estar en nuestro lugar”, dijo quien tras una temporada con buenos rendimientos se había ilusionado con cambiar de equipo. Pero no se le dio y en cambio se quedó sin competir. “Obvio que todos nos ilusionamos con poder seguir jugando en Primera, pero es muy complicado a esta altura”, reconoció.

“Todo lo que pasamos el año pasado, todo lo que aguantamos, y las finales por la permanencia que ganamos con un sacrificio bárbaro. Me pongo a pensar en la gente de Sud América, con lo que duele perder la categoría y ahora los que te bajaron no juegan. Es una falta de respeto”, afirmó Martínez para quien la temporada no fue sencilla. “Jugar en El Tanque, un club que respondía a Tenfield, y apoyar la lucha de los Más Unidos que Nunca, fue muy difícil”.

El complejo Medina, donde entrenaban, es lejos. “Muchas veces dejábamos las cosas, pero el viernes nos llevamos todo. No dejamos ni los zapatos. Nunca me había pasado algo así. Hablaba con un amigo y le decía que este fue uno de los peores momentos de mi carrera. El otro fue cuando jugando en Defensor Sporting, el club decidió no presentarse a jugar las finales con Nacional en el 2005”, relató De Souza. Para Ademar, a quien le falta una materia para terminar Educación Física, lo peor fueron los descensos que le tocó vivir con Cerro Largo y Villa Teresa. “Esto al menos no depende de nosotros. En el descenso, en cambio, sos parte y es mucho más sentido”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º