selección

Valverde sin suerte

Se confirmó la lesión del “Pajarito”, un desgarro,  justo cuando había vuelto a ser titular en el "Depor" y antes de la China Cup

Foto: Fernando Ponzetto
Federico Valverde con la camiseta celeste. Foto: Fernando Ponzetto

Es la primera vez que Federico Valverde se lesiona en su carrera. Lo único que había sufrido, desde que arrancó a jugar en Estudiantes de la Unión con sólo tres años, fue un esguince leve en las formativas de Peñarol. Por eso, la noticia de que la lesión que lo hizo salir a los 18’ de la cancha en el último partido del Deportivo La Coruña, es un desgarro, le pegó fuerte al “Pajarito”.

El momento en que sufrió la lesión es lo que más le dolió. Justo cuando había vuelto a ser titular en el primer partido de Clarence Seedorf, el nuevo técnico de La Coruña. Un hombre que jugó en su mismo puesto y que lo había elegido para jugar en su debut ante Betis.

Y prácticamente un mes antes de que la selección uruguaya juegue la China Cup, un torneo que puede ser decisivo para que el técnico Tabárez elabore la lista definitiva de futbolistas para el Mundial de Rusia. O al menos pueda terminar con alguna duda, si es que el técnico las tiene. Cabe recordar, que los celestes debutarán en el torneo amistoso internacional enfrentando a República Checa el 22 de marzo.

Valverde es uno de los futbolistas elegidos por Tabárez para la renovación que viene realizando en el equipo, sobre todo en la mitad de la cancha. Es más, es en ese sector donde se ha llevado a cabo la mayor transformación con la aparición de los Federico Valverde, los Matías Vecino, los Rodrigo Bentancur y los Nahitan Nández, aunque el volante de Boca ya le lleva cierta ventaja a sus jóvenes compañeros celestes.

El “Pajarito”, sin embargo, había perdido pie en su equipo tras la salida del técnico Pepe Mel y la llegada de Cristóbal Parralo, que apenas lo utilizó como titular. Y por eso era tan importante que hubiera vuelto a integrar la oncena de la mano de Seedorf.

El lunes pasado, cuando el volante se lesionó al principio del partido frente Betis y tuvo que salir de la cancha fue despedido con un gran aplauso que bajó desde la tribuna. Es que la afición gallega le tomó un gran cariño por su juego, con el que deslumbró ya durante los partidos de pretemporada y por su gran humildad.

Ese día había vuelto a ser titular, lo que no sucedía desde el 2 de diciembre del año pasado cuando el Depor cayó frente a Sevilla. A partir de ese momento, el “Pajarito” estuvo en el banco, salvo en el partido frente a Villarreal el 7 de enero, en el que no integró el plantel.

Ante Leganés ingresó a los 87’; frente a Barcelona a los 62’; con Celta de Vigo a los 60’ , ante Valencia a los 70’, ante Levante a los 41’ y frente a Real Sociedad a los 80’. Así las cosas, desde aquel último partido en el que fue titular frente a Sevilla, Valverde sumó 158 minutos en cancha, agregando los 18’ con Betis antes de retirarse lesionado.

Sus pocos minutos, más la lesión experimentada, que se confirmó tras el estudio que le realizó la sanidad del Depor que es un desgarro (una lesión muscular de grado 2 en el bíceps femoral de su pierna izquierda) y que le demandará unas tres semanas fuera de las canchas pueden llegar a complicar al “Pajarito”.

Valverde debe permanecer en reposo relativo y realizando tratamiento de fisioterapia hasta que pueda incorporarse a los entrenamientos con su equipo. Las tres semanas de recuperación, que suele demandar un desgarro finalizan el lunes 5 de marzo y los celestes debutan en la China Cup el 22. El tiempo parecería darle y él no pierde la esperanza pues su gran ilusión es estar en el Mundial de Rusia.

afecto

Sus lágrimas en el Riazor

El lunes pasado, Valverde dejó el campo del Riazor con lágrimas en los ojos. Sabía, quizás porque nunca había sentido algo así, que la lesión podía ser un desgarro. El médico le acarició la cabeza al ayudarlo a salir. Y Celso Borges quien debía sustituirlo en el equipo, antes de cambiarse para ingresar, corrió hacia el “Pajarito” para abrazarlo. Es el afecto que se ha ganado el uruguayo con su forma de ser. Y basta un ejemplo: renunció al premio que se otorga al mejor jugador de su equipo dos meses consecutivos, a pesar de ser el más votado. Por entender que muchos de los votos eran uruguayos.

el juego

Tres apuntes sobre el "Pajarito"

“Nunca vi un jugador de esa edad que entienda tanto el juego”, decía Pablo Bengoechea, cuando subió a Valverde a entrenar con el equipo principal de Peñarol. “Para mí es jugar y divertirme. Puede ser que pueda leer bien el juego, que tenga esa capacidad”, admitía entonces el “Pajarito”, apodo que le puso Gabriel, uno de sus técnicos de baby fútbol porque era chiquitito y andaba volando.

Unos meses después de haber ganado el Balón de Plata en el Mundial Sub 20, Federico Valverde debutó en la selección mayor. Fue en el partido frente a Paraguay por las Eliminatorias en el Defensores del Chaco. A los 76’ el volante de 19 años, abrió el marcador tras aprovechar un rebote y rematar desde fuera del área. Con esa victoria 2 a 1 a dos fechas del final, Uruguay se encaminó hacia Rusia.

 “Federico Valverde tuvo terrible mala suerte. Seedorf le otorga los galones que le negaron los anteriores entrenadores y se lesiona a los pocos minutos. Con Pepe Mel, su primer técnico, jugó mucho pero creo, en mi opinión, que fuera de su sitio. En muchos partidos lo escoraba a la banda y ahí no se encontraba cómodo”, le dijo a Ovación el periodista Gustavo Varela, de Televisión de Galicia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)