EL ADIÓS

Valenzuela, una baja anímica para Peñarol

Alejandro Valenzuela se va a México después de aceptar una suculenta oferta de San Luis y el aurinegro perdió a un preparador físico motivador.

El profesor Alejandro Valenzuela se va de Peñarol para trabajar en San Luis de México. Foto: Leonardo Mainé.
El profesor Alejandro Valenzuela se va de Peñarol para trabajar en San Luis de México. Foto: Leonardo Mainé.

Motivador como pocos; profesional de primer nivel con trayectoria internacional y con mucha llegada a los jugadores, el profesor Alejandro Valenzuela se había transformado en una pieza fundamental del cuerpo técnico de Peñarol.

Los futbolistas se sentían identificados con su forma de trabajar, respondían y se sentían a gusto. Pero después del Torneo Apertura las cosas empezaron a cambiar. A Valenzuela le diagnosticaron cáncer de próstata y viajó a Buenos Aires a operarse de inmediato. Se recuperó, pero una llamada del presidente del mexicano Atlético San Luis cambió todo.

Primero el profe desestimó la oferta porque su intención era quedarse en Peñarol. Su ausencia se sintió en estos meses y en parte explican los resultados obtenidos, no tanto por la preparación física sino por lo que transmitía. Una de las cosas que más se le criticó a los futbolistas aurinegros en el clásico fue la falta de actitud y eso se adjudicó principalmente a la ausencia de Valenzuela.

Desde San Luis insistieron, elevaron el monto de la propuesta y el preparador físico se comunicó de inmediato con Diego López y Jorge Barrera para decirles que se iba.

“Estoy agradecido a todo Peñarol”, dijo Valenzuela, quien admitió: “Sentí vergüenza después del clásico. Soy el primer autocrítico y me sentí culpable de la derrota. Yo doy la vida por ganar, pero cuando termina el partido acepto el resultado. Valoro y felicito al rival. Nunca me había tocado perder un clásico 3-0, pero gané una batalla personal que agarré a tiempo y la saqué pronto”.

En Peñarol la noticia cayó como un balde de agua fría, aunque en ningún momento desde el club le negaron la posibilidad de emigrar. Es que en los aurinegros, tras la llegada de Valenzuela -quien ya había estado en Peñarol junto a Jorge Fossati en el Uruguayo de 1996, en pleno quinquenio carbonero, veían- en el preparador físico a una persona que iba más allá de su función en el plantel.

Por su calidad humana y profesional, Valenzuela estaba llamado a ser el preparador físico institucional de Peñarol, un cargo que desde el Consejo Directivo mirasol se quería implementar en medio de una serie de cambios y mejoras en la estructura deportiva. Lo cierto es que eso, por ahora, no podrá ser.

Diego López no demoró en designar al sustituto: Francesco Bertini (52 años). El italiano ya supo trabajar con “Memo” en Cagliari y Bologna. Quizá no sea el motivador que el club encontró con Valenzuela, pero el aurinegro gana con Bertini un profesional de la escuela europea.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)