HISTORIAS

Valderrama y la borrachera en Argentina que fue pagada por un narcotraficante

El "Pibe" habló de lo que pasó después del recordado 5-0 de Colombia en el Monumental. "Terminamos borrachos en el hotel hasta el amanecer", recordó. 

El "Pibe" Carlos Valderrama en la victoria de Colombia 5-0 ante Argentina en el Monumental
Foto: La Nación / GDA

El 5 de septiembre de 1993 quedó marcado para siempre en la historia de la selección argentina. La goleada por 5 a 0 sufrida contra Colombia, en la última fecha de la eliminatoria sudamericana, puso en jaque el acceso al Mundial Estados Unidos 1994. Ni el más fanático colombiano ni el más pesimista argentino habrían imaginado lo que pasó aquella tarde en el estadio Monumental. Casi 27 años después, una de las estrellas del ganador, Carlos Valderrama, confesó historias adyacentes a la principal.

"Terminamos borrachos en el hotel hasta el amanecer. Y luego, en el avión que venía a Bogotá, el Gordo Iván Valenciano nos levantó a whisky puro. Ya en Colombia, ¿cuánto nos demoramos del aeropuerto a El Campín? Una eternidad, todos en p...", dijo el "Pibe".

Uno de los futbolistas más legendarios de la historia colombiana brindó una entrevista al diario Marca , en la que reveló diversos detalles que vivió a lo largo de sus 21 años como jugador profesional. La actuación de 1993 en Buenos Aires deslumbró al planeta fútbol. Aquel equipo argentino conducido por Alfio Basile sufrió una derrota muy dolorosa. El 0-5 obligó al conjunto albiceleste a jugar un repechaje de dos partidos con Australia. Y el plantel caribeño fue recibido en Bogotá por casi 70.000 personas. Luego, el festejo en las calles dejó varios muertos por excesos. El diario El Tiempo dijo que ese día quedaría "perennemente grabado en la memoria de treinta millones de colombianos como el día que se inició la que quizás es la celebración más importante de la historia".

Asimismo, nuevas historias fueron apareciendo en relación con la noche de jolgorio en Buenos Aires. "Lo que pocos supieron -y por años- es que los tragos rodaron por cuenta de una leyenda del narcotráfico criollo, que en aquel entonces todavía era un incipiente capo: Justo Pastor Perafán. Rumbearon por cuenta del mágico derroche los directivos de la selección, varios políticos y un buen grupo de periodistas", consignó el cronista Mauricio Silva en el libro El 5-0 , de Ediciones B. 

Carlos Valderrama en la despedida del "Chino" Álvaro Recoba. Foto: Gerardo Pérez
Valderrama estuvo en la despedida de Álvaro Recoba. FOTO: Archivo El País.

Siempre en relación con el recordado 5-0 en el Monumental, con el transcurrir de los años otros jugadores colombianos fueron revelando historias. "Gustavo Mascardi era mi representante en ese momento. Él me había dado un celular y cuando entré a la cancha la gente empezó a gritarme. Yo entré para ver qué botines utilizar y todas esas cosas. La gente enloqueció y empezó a cantarme con muchos insultos. Ahí Mascardi me llamó al celular y me dijo: «¿Entraste, bol...? Te están gritando de todo y te van a matar». Yo le contesté: «Mascardi, mire lo que voy hacer». Me fui a la mitad de la cancha y se me ocurrió señalarle a la gente y decirle que en esa cancha iba a hacer dos goles. Mascardi me decía «¡vos estás loco! ¡Metete adentro!». Y después hice dos goles", narró Faustino Asprilla, uno de los grandes protagonistas de la gesta, en diálogo con Súper Deportivo Radio por Radio Villa Trinidad.

Por otro lado, Valderrama recordó su frustrado traspaso a Newell's. El astro colombiano fue leproso durante un día e incluso apareció públicamente con la camiseta roja y negra. En enero de 1995, con 35 años, y durante el tramo final de una carrera magnífica en la que ayudó a convertir a Colombia en una potencia sudamericana, el volante ofensivo aterrizó en Rosario para rubricar su contrato. "Desde mi club me habían dicho «ey, Pibe, que hay una oferta de Newell's, de Argentina». Y yo dije «epa, sorpresa. Si me quieren vender, me voy, yo no me quiero ir. Pero repito: si quieren que me vaya, arranco»", contó en Marca .

Sin embargo, su incorporación se truncó porque Valderrama había acordado recibir 8% de los 800.000 dólares por los que se iba a concretar el pase. Cuando consultó a los dirigentes del club rosarino, la respuesta lo dejó insatisfecho: Newell's debía esperar el pago de la transferencia de Norberto Scoponi a Cruz Azul, de México, para cumplir lo prometido. "Ya en la noche, todos reunidos en Rosario, pregunté «¿y dónde está el dinero?». Entonces me dijeron lo de Scoponi. Yo no aguanté más y me volví a Colombia. Pend... no soy", relató.

Finalmente, Valderrama se refirió al trágico episodio de Andrés Escobar, el recordado defensor del seleccionado colombiano asesinado a balazos el 2 de julio en 1994 a raíz de una discusión originada por el gol del zaguero en contra que, pocos días antes, había eliminado a Colombia del Mundial de Estados Unidos, en la derrota frente al anfitrión. "Cuando regresaba en el avión a Bogotá me dio la noticia una azafata. Llegando a la ciudad, ella me detuvo para hablar porque tenía que decirme algo", recordó el ex futbolista. "En ese momento yo creí que era algo de un familiar. Me pidió que saliera último, y yo tenía que tomar una conexión a Barranquilla. Me dijo que era acerca de un compañero. Aún estoy tieso para hablar del tema. No me podía parar de la silla", apuntó El Pibe. Y finalizó: "Yo pensaba en la lista de compañeros que acostumbraban salir. Pensé que era el Tino Asprilla, que salía. Cuando me dijeron que era Andrés, me dio más duro porque él no salía. Pasa el tiempo y a mí no se me va a olvidar nunca".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados