ESPAÑA

El uruguayo que fue velado en el Camp Nou ante 150.000 personas hace 52 años

Julio César Benítez fue uno de los pocos celestes que tuvo la suerte de vestir la camiseta de Barcelona, con una historia particular y un final para el recuerdo.

Los compañeros de Benítez en Barcelona llevando el cajón en el Camp Nou.
Los compañeros de Benítez en Barcelona llevando el cajón en el Camp Nou.

La lista de uruguayos que pasaron por Barcelona asciende solamente a 19. Son pocos los que tuvieron la chance de vestir los colores blaugrana, pero hay uno que quedará por siempre en el recuerdo del club: Julio César Benítez.

El nombre, para muchos, tal vez no es conocido, pero su historia relacionada al club culé es muy interesante, sobre todo por lo que hoy significa el exlateral derecho en el conjunto español.

Está claro que recordarlo hoy no es agradable ya que un 6 de abril de 1968, a la edad de 27 años, falleció y es el único jugador en la historia de Barcelona que le sucedió de forma activa.

Surgió en Racing Club de Montevideo antes de pegar el salto a Europa para vestir la camiseta del Real Valladolid y posteriormente en el Real Zaragoza. Sus buenas actuaciones le valieron que un club como Barcelona pusiera los ojos en él en 1961.

Se transformó en culé y rápidamente en un hombre importante y queda a las claras teniendo en cuenta que se mantuvo en el plantel hasta 1968, año fatídico en el que falleció.

La causa de su muerte también fue un misterio ya que distintos archivos históricos alegan que se trató de una gastroenteritis aguda por comer mejillones en mal estado y que derivó en una intoxicación general.

Lo cierto es que llegó el 6 de abril y a sus compañeros les tocó despedirlo a falta de un día para un duelo entre Barcelona y Real Madrid y que fue aplazado. Lo cierto es que más allá de sus compañeros, los hinchas también decidieron rendirle homenaje.

Su cuerpo, que fue velado en el propio Camp Nou, fue visitado por más de 150.000 personas que quisieron despedirse del lateral charrúa en una ceremonia que comenzó a las 10 de la mañana y que terminó a las tres de la tarde del día siguiente, momento en el que fue enterrado en el cementerio que está ubicado al lado del estadio.

"La cola de gente, ordenada y silenciosa, se extendía a lo largo de cientos de metros. De madrugada aparecieron taxistas y camareros que finalizaban su jornada laboral. Después, cuando aún el sol no había salido, se vieron trabajadores de los mercados. Ya al ​​amanecer, llegaron hombres y mujeres que iban a la fábrica y el taller. Más tarde, los empleados de oficinas, almacenes y tiendas. Después de todo, fue una manifestación impresionante de duelo como pocas veces se ha vivido en la ciudad de Barcelona. Como se pudo leer en una publicación de la época, 'esta muestra de solidaridad en el dolor, esta explosión de hermandad en torno a un jugador no podría explicarse si no estuviera detrás un club de las características del Barcelona. El Barça es un símbolo de nuestra tierra, de nuestra región. Algo profundamente enraizado en el espíritu y en el sentir de todos cuantos viven hondamente sus colores y los sienten y defienden como algo propio'", expresa una publicación de Barcelona marcando la magnitud.

Con la camiseta de Barcelona, Benítez jugó 259 partidos y marcó 31 goles. Ganó la Copa del Rey 1962/63, la Copa de Ferias 1965/66 y, a título póstumo, también la Copa del Rey de 1967/1968.

Otro detalle interesante y que fue publicado por la web de Barcelona es que "hasta la llegada de Dani Alves, fue considerado el mejor lateral derecho de la historia del Barça".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados

/***** Chat Bot ******/