ARGENTINA

"¡Uruguayo, uruguayo!": La vuelta de Nández ilusiona a Boca y Alfaro

El volante jugó media hora en la victoria 2-1 del Xeneize sobre Lanús de este domingo.

Nahitan Nández en Boca
Foto: La Nación / GDA

Para Gustavo Alfaro se trata de una especie de obsesión. No hace falta preguntarle sobre la cuestión. Son muchas las veces que él solo hace mención de Nahitan Nández . Está en su cabeza desde el momento en el que Nicolás Burdisso, director deportivo, le confirmó que sería el técnico de Boca. Según sus palabras, su abanderado es Carlos Tevez juegue o no como titular. Pero el uruguayo, una vez que agarre el ritmo adecuado tras una gruesa inactividad, será uno de los intocables. Del técnico y de los hinchas.

Conferencia tras conferencia, el entrenador supo lamentarse por no poder contar con el volante debido a la recuperación de una lesión que sufrió en el dedo gordo del pie izquierdo y que lo marginó del plantel durante varias semanas. Porque en el equipo ideal de Alfaro, Nández se posiciona como una pieza clave. Un caudillo al que no le pudieron ofrecer el mejor contrato de la institución como su representante pretendía, pero al que le prometen protagonismo y liderazgo.

¿Cómo se ganó semejante respeto? Alfaro sabe muy bien lo que puede darle. Pero la final de la Libertadores perdida contra River en Madrid fue fundamental para profundizar esa mirada elogiosa. En aquella jornada inolvidable, Nahitan fue la figura de su equipo a puro sacrificio y uno de los pocos que estuvieron a la altura de un partido tan importante. "No hay mejor refuerzo que Nández", dijo el técnico. Por eso es que en su retorno a las canchas en la victoria (2-1) del domingo ante Lanús (ingresó a los 18 minutos del complemento) la gente le retribuyó el esfuerzo brindado con un gran regalo: "¡Uruguayo, uruguayo!", se sintió fuerte en la Bombonera a modo de grito de guerra, acompañado por una marea de aplausos.

Con su inclusión, se vio bastante de lo que quiere ver el entrenador de 56 años. Y, también, quedó confirmada esa sensación que tuvo durante las prácticas de los últimos días: "Lo veo con ganas de jugar ya mismo". Esa energía que tanto caracteriza al uruguayo volvió a estar presente en las diferentes facetas del juego. Porque el hombre nacido en Punta del Este fue de derecha al medio para conectarse con los demás volantes, generando así un equipo más compacto tanto para cuidar el resultado como para sacarle provecho a la posesión: Nández empezó a manejar los hilos del equipo en la zona media y, en definitiva, Boca movió mejor la pelota una vez que él estuvo en el campo. Además, brindó el esfuerzo que tanto atrae a las tribunas azul y oro para quitar pelotas y realizar coberturas fundamentales para sostener la ventaja.

"Tiene que estar en el equipo. Lo necesitamos en el mediocampo para tener mayor equilibrio, pero vamos a llevarlo de a poco porque no estuvo a la par de sus compañeros y ahora se vienen partidos seguidos", sentenció Alfaro la semana pasada. Por eso es que, quizás, este miércoles sume más minutos cuando el xeneize reciba a Atlético Tucumán (a las 21:00) por el encuentro pendiente de la fecha 15 de la Superliga. Sin embargo, lo trascendental es que lo recupera en un momento clave: se acercan también el duelo ante el puntero Defensa y Justicia para acortar distancias rumbo al sueño del tricampeonato y el debut en la Copa Libertadores ante Jorge Wilstermann. Pero todo de a poco.

¿En qué puesto lo utilizará de ahora en adelante? Sobre todo, como volante por la derecha: necesita de su ida y vuelta, potencia, agresividad e inteligencia para triangular por fuera y por dentro. Aunque ya aclaró que sostenerlo como volante interno es otra de las posibilidades.

Mientras intenta imponer una identidad, Alfaro sonríe: ya tiene al volante charrúa al que tanto esperaba. Y Nández se pone a punto para ser líder, caudillo e imprescindible de este nuevo ciclo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)