SELECCIÓN

Uruguay se quedó sin nafta y Brasil le ganó bien por las Eliminatorias

La Celeste se pudo poner en ventaja rápidamente pero el palo se lo negó, ligó mal en el primer gol norteño y nunca se pudo levantar. El desgaste en Barranquilla pasó factura.

El cabezazo de Richarlison que batió a Campaña y puso el 2-0 de Brasil ante Uruguay en el Estadio Centenario. Foto: Nicolás Pereyra.
El cabezazo de Richarlison que batió a Campaña y puso el 2-0 de Brasil ante Uruguay en el Estadio Centenario. Foto: Nicolás Pereyra.

Otra vez Brasil. Otra vez venció a Uruguay en el Estadio Centenario. A esta altura, es la piedra en el zapato en las Eliminatorias, ya que aquel julio de 2001, cuando la Celeste ganó 1-0 con el gol de Federico Magallanes de penal, quedará cada vez más lejos y es el último registro de un triunfo uruguayo contra los vecinos norteños.

¿Era un partido perdible? Claro que sí, aunque se haya jugado en el Centenario, porque Brasil es la mejor selección del continente, y desde que está Tite como DT parece invencible por estos lados.

El triunfo en Barranquilla dio tranquilidad y un colchón importante para afrontar este partido en una doble fecha que en lo previo era sumamente complicada. Pero también tuvo incidencia en la derrota contra Brasil 2-0 (Arthur; Richarlison). Es que Uruguay pareció quedarse sin nafta, sin energías.

Lucas Torreira y Rodrigo Bentancur durante el juego entre Uruguay-Brasil. Foto: Nicolás Pereyra.
Lucas Torreira y Rodrigo Bentancur durante el juego entre Uruguay-Brasil. Foto: Nicolás Pereyra.

El doble cinco de Lucas Torreira y Rodrigo Bentancur estuvo lejos de ser el mismo de Barranquilla (entendible después de todo lo que corrieron y jugaron en Colombia); Nahitan Nández bajó su rendimiento y Edinson Cavani no pudo repetir el emocionante partido del viernes ya que se lo notó cansado, más aún en el complemento. Para peor se fue expulsado en una polémica decisión del árbitro Roberto Tobar, después de haber revisado una falta del salteño en el VAR.

La primera media hora de Uruguay fue interesante. No parecía extrañar la ausencia de Luis Suárez (al margen por haberse contagiado de COVID-19), ya que Darwin Núñez estaba encendido.

Brasil no lograba llegar con peligro y no inquietaba a Martín Campaña. En cambio, Uruguay tuvo una situación clarísima a los 4’ después de un pase de Nicolás De la Cruz a Darwin, donde el artiguense enganchó y sacó un fuerte remate que pegó en el travesaño.

Darwin Núñez al ataque ante la marca de Danilo en el Uruguay-Brasil. Foto: Nicolás Pereyra.
Darwin Núñez al ataque ante la marca de Danilo en el Uruguay-Brasil. Foto: Nicolás Pereyra.

Fue la selección de Óscar Tabárez la que tuvo otra chance clara de gol a través de un centro de Nahitan Nández y un cabezazo de Cavani que se fue por encima del horizontal.

De ahí en más, si bien la Celeste no llegaba de manera peligrosa, manejaba con calma el trámite y mantenía lejos a Brasil, que había insinuado atacar por el sector derecho, donde marcaba Agustín Oliveros, con Gabriel Jesús, pero quedó solamente en intenciones.

La jugada que cambió el partido fue a los 33’ cuando Arthur aprovechó un pase de Gabriel Jesús para patear al arco, la pelota se desvió en Josema Giménez y Brasil se puso arriba en el marcador.

Los jugadores de Brasil celebran uno de los goles ante Uruguay. Foto: Nicolás Pereyra.
Los jugadores de Brasil celebran uno de los goles ante Uruguay. Foto: Nicolás Pereyra.

Uruguay se desconcentró, el equipo se estiró y Brasil empezó a aprovechar los espacios. Campaña le atajó un mano a mano a Firmino y en la última del primer tiempo, después de muchos errores celestes, Richarlison colocó el 2-0, que lejos estaba de reflejar lo que fue la primera parte.

En el complemento, Uruguay nunca logró ponerse en partido, Tabárez se demoró en los cambios al ver un equipo que estaba agotado en la cancha y Brasil terminó ganando con autoridad.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados