Copa América

Uruguay campeón... ¡y en Chile!

En 1920, la Celeste ganó la Copa en el mismo lugar que se jugará este año.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Los campeones. El equipo de Uruguay que conquistó el torneo que se disputó en 1920.

Otra vuelta olímpica más. Otra vez en lo más alto del continente. En 1920, en su cuarta edición, la selección uruguaya ganó su tercera Copa América, hasta entonces todavía conocida como Campeonato Sudamericano de Selecciones.

Luego de festejar en Argentina (1916), en Uruguay (1917) y de quedar en las puertas de la consagración en Brasil (1919) ante el seleccionado local, el elenco celeste aterrizó en Chile, el único país de los cuatro afiliados a la Confederación Sudamericana de Fútbol que faltaba por organizar este torneo.

El certamen se disputó del 11 de septiembre al 3 de octubre en la ciudad de Viña del Mar. Para disputar los seis encuentros, hubo una única sede: Valparaíso Sporting Club, un estadio con capacidad para poco más de 10.000 espectadores y que alternaba el fútbol con el turf. Durante el verano había carreras y en el resto del año se llevaban a cabo partidos de la Liga local de dicha región. Desde 1945, este escenario ha sido destinado íntegramente para las carreras de caballos.

El plantel, dirigido por Ernesto Fígoli, viajó con 17 jugadores: seis de Nacional, seis de Peñarol, dos de Wanderers, dos de Universal y uno de Reformers.

El 12 de septiembre, debutó con empate 1 a 1 ante la albiceleste. El "Maestro" José Piendibene, que venía de ser campeón en 1916 y 1917, marcó el tanto uruguayo.

En la segunda jornada, el 18 de ese mes, llegó la primera alegría... ¡Y de qué manera! Uruguay no tuvo piedad y aplastó a Brasil por 6 tantos contra 0. Ángel Romano y José Pérez, con un doblete cada uno, y Antonio Urdinarán y Antonio Cámpolo sellaron la goleada.

De esta manera, la Celeste llegó a la última fecha dentro de un panorama totalmente favorable. El 3 de octubre, enfrentaba a la selección local que apenas había cosechado un punto. El equipo de Fígoli dependía de sí mismo para campeonar, y lo hizo. Con tantos de Romano y Pérez superó 2 a 1 al elenco trasandino y se quedó por tercera vez con el título. Además, como si fuera poco, volvió respetar una tendencia: campeón e invicto.

Ahora, la Celeste ya fijaba su meta en la próxima Copa, la de 1921. Ese torneo, presentaría por primera vez un nuevo integrante diferente a estos cuatro: Paraguay. (Estadísticas: Willy Viola)

El 11 inicial se armó con los jugadores de los grandes.

El equipo titular que utilizó Ernesto Fígoli en aquel Campeonato Sudamericano de Selecciones estuvo conformado por futbolistas de los equipos grandes: seis de Peñarol y cinco de Nacional. La base se formaba con Juan Legnazzi en el arco; Antonio Urdinarán y Alfredo Foglino en la última línea; zona de volantes con Andrés Ravera, Alfredo Zibechi y Pascual Ruotta; y Pascual Somma, José Pérez, José Piendibene, Ángel Romano y Antonio Cámpolo en ataque. La Celeste terminó con saldo favorable: nueve goles a favor y dos en contra. Romano y Pérez marcaron tres tantos cada uno. Con uno, anotaron: Piendibene, Urdinarán y Cámpolo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)