OVACIÓN EN BRASIL

Uruguay cambió y mereció ganar frente a Chile, pero aún tiene mucho que mejorar

La Celeste generó ocho situaciones de gol aunque sigue sin poder triunfar. A pesar de que jugó con mayor intensidad y mostró otra cara, todavía tiene mucho margen para perfeccionar.

Giorgian De Arrascaeta. Foto: Nicolás Pereyra.
Giorgian De Arrascaeta. Foto: Nicolás Pereyra.

El principal déficit que había tenido Uruguay en los últimos partidos era la poca creación de jugadas de riesgo, lo que desencadenó en una racha histórica sin poder anotar goles. En la tardecita de ayer, en Cuiabá, la Celeste mejoró ostensiblemente esa faceta, creó ocho situaciones claras de gol, pero no logró ganar. Fue 1-1 contra Chile y ahora tendrá la obligación de vencer a Bolivia, en el partido que se jugará el jueves, a las 18:00, en el mismo estadio: El Arena Pantanal.

Óscar Tabárez decidió poner un rombo en la mitad de la cancha, con Matías Vecino de tapón, Federico Valverde por la derecha, Nicolás De la Cruz por la izquierda y Giorgian De Arrascaeta libre, como mejor rinde. Así, Uruguay salió decidido a ser el protagonista del juego, también considerando que era el que debía hacer el desgaste por las posiciones.

Al minuto, De Arrascaeta ya había tenido un tiro rastrero que atajó Claudio Bravo, un muy buen arquero al que parece que los años no le pasan.

En los primeros 10’, la Celeste ya había tenido cuatro aproximaciones en el área chilena y estaba cómodo con el trámite. Incluso una jugada polémica, en la que el línea ecuatoriano Christian Daniel sancionó un offside dudoso cuando Edinson Cavani cabeceó y el guardameta trasandino sacó la pelota también de manera dudosa.

Edinson Cavani y Gary Medel en el Uruguay vs. Chile en Cuiabá. Foto: Nicolás Pereyra.
Edinson Cavani y Gary Medel en el Uruguay vs. Chile en Cuiabá. Foto: Nicolás Pereyra.

Chile no generaba, los laterales uruguayos se paraban en campo rival y Uruguay se adueñaba del mediocampo.

Pero a los 26’ Ben Brereton (la figura de Chile, ¡qué bien juega!) se asoció con Eduardo Vargas y puso el inesperado 1-0 en la primera llegada del equipo que dirige el uruguayo Martín Lasarte.

En la incidencia, hubo una serie de errores defensivos que pasaron factura: Diego Godín salió lejos de su zona de influencia y con una precisa pared lo dejaron desairado, Matías Viña no siguió adecuadamente al atacante y José María Giménez estaba lejos, dejando un hueco por el que se metió Vargas, que definió de manera notable, imposible de atajar para Fernando Muslera.

Nicolás De la Cruz. Foto: Nicolás Pereyra.
Nicolás De la Cruz. Foto: Nicolás Pereyra.

Uruguay sintió el cimbronazo. Se apagó. De Arrascaeta ya no tuvo el protagonismo de los primeros minutos, mientras que Nico De la Cruz se aisló del juego. Además, llamativamente la selección no aprovechaba las pelotas quietas; en los córner, el balón iba siempre largo al segundo palo, en general para Suárez, como si fuera una indicación en una jugada preparada; pero lo cierto es que nunca funcionó y se terminaron desperdiciando esas jugadas.

OTRO PARTIDO

Tabárez metió mano en el equipo, mandó a la cancha para el complemento a Nahitan Nández y Martín Cáceres, pasó a una línea de tres defensores con el “Pelado” a la izquierda y con el jugador de Cagliari como carrilero por derecha.

Si bien los primeros 20 minutos del segundo capítulo fueron parejos, aunque Uruguay dominó la pelota, Facundo Torres dio el golpe de gracia con su entrada, ya que revitalizó el equipo, pidió la pelota y el ataque de Uruguay tuvo más energía.

Facundo Torres. Foto: Nicolás Pereyra.
Facundo Torres. Foto: Nicolás Pereyra.

Un tiro del juvenil de Peñarol obligó a una estupenda atajada de Bravo y desde el córner que se propició en esa jugada llegó el gol del empate en un tiro de esquina que fue al corazón del área, que peinó Matías Vecino y Suárez llegó por el segundo palo a empujar la pelota, aunque da la sensación que también la toca Arturo Vidal en el forcejeo.

De ahí en más, fue todo de Uruguay el trámite. Chile siguió parado en su campo, no adelantó las líneas y la Celeste recogió el guante y fue con todo en la búsqueda del gol del triunfo, que finalmente nunca llegó.

Igualmente, los trasandinos tuvieron un par de contras peligrosas, en las que Uruguay se salvó. En una de ellas, un tiro corto de Luciano Arriagada, Fernando Muslera achicó bien el ángulo de tiro y la pelota se fue apenas afuera.

Cavani metió un cabezazo fiel a su estilo y el balón rozó el vertical; Suárez tanteó el arco chileno ya sobre la hora y nuevamente la pelota no quiso entrar, siendo las dos más claras en los últimos minutos.

Es verdad, Uruguay no ganó, pero mostró otra cara y todavía tiene mucho margen para poder mejorar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados