MÉXICO

El ultimátum de Pumas a Gastón Silva

El elenco felino le solicita al jugador uruguayo que se presente entre jueves y el sábado o iniciaran las acciones legales correspondientes.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Gastón Silva con su madre y su representante. Foto: @Mati_Martinez

La novela entre Gastón Silva, Pumas e Independiente sigue teniendo en vilo tanto al jugador como a ambos equipos. El último capítulo trajo un cruce de cartas entre el elenco mexicano y el jugador uruguayo.

El conjunto felino le puso un ultimátum a Gastón Silva de que si no se presenta entre jueves y sábado pondrá en marcha las acciones legales ya que el jugador tendría un precontrato con el club.

De todas maneras, tanto el jugador como su madre, sostuvieron que no existe ese precontrato con el club mexicano y que fueron Pumas y Torino los que llegaron un acuerdo aunque faltaba el consentimiento del jugador.

A continuación la carta de Pumas hacia Gastón Silva:

Estimado Sr. Silva

Nos dirigimos a Ud. por medio de la presente en relación con el contrato de transferencia definitiva suscrito entre Club Universidad A.C. (en adelante, "Pumas"), el Torino Football Club y su persona en fecha 23 de julio de 2017 (en lo sucesivo, el "Contrato de Transferencia") y el Precontrato celebrado entre Pumas y su persona el día 24 de julio de 2017.

Como Ud. es plenamente conocedor, de conformidad con lo dispuesto en el Contrato de Transferencia y el Precontrato, Ud. asumió el compromiso contractual irrevocable de ser traspasado a Pumas, y estar vinculado laboralmente con esta institución durante una vigencia de tres años.

A dichos efectos, pese a que Ud. realizó los oportunos trámites migratorios a fin de obtener la visa de trabajo, sin justificación alguna se ha negado a tomar el vuelo que Pumas adquirió para su traslado desde Madrid a Ciudad de México, quedando en paradero desconocido al ignorar además las numerosas llamadas telefónicas de la directica de Pumas.

Para un mayor asombro y desconcierto (si cabe), esta institución ha tenido conocimiento por medio de la prensa que ud. se encuentra en la ciudad argentina de Avellaneda donde ha realizado un recocimiento médico con el Club Atlético Independiente y asimismo ud. ha manifestado públicamente su firme deseo de no respetar los compromisos contractuales asumidos con Pumas y Torino Football Club.

En virtud de todo cuanto antecede, en vista de su anadmisible abuso a la buena fe de Pumas y de su flagrante inobservancia del Contrato de Transferencia y del Precontrato, por la presente le requerimos formalmente para que, en el plazo inprorrogable de 48 horas desde la recepción de la presente misiva, dé cumplimiento cabal y estricto al Contrato de Transferencia y al Precontrato y consecuentemente:

1. Se persone en la sede de Pumas a fin de llevar a cabo la formalización de las condiciones pactadas en el Precontrato en el oportuno contrato federativo.

2. Se abstenga de celebrar una relación laboral con Club Atlético Independiente y/o cualquier otra entidad deportiva.

3. Mantenga en estricta confidencialidad los términos y condiciones del Contrato de Transferencia y del Precontrato suscritos con Pumas y Torino Football Club.

Del mismo modo, le indicamos que Pumas ha instado a la Federación Mexicana de Futbol la solicitud de la liberación del correspondiente Certificado de Transferencia Internacional a la Federación correpondiente.

Finalmente, en el convencimiento de que atenderá al presente requerimiento, nos ponemos a su disposición para cualquier aclaración que precise, anunciándole no obstante, que aun dando cumplimiento al presente requerimiento dentro del plazo otorgado, Pumas se reserva expresamente el ejercicio de cuantas acciones le asisten en Derecho en defensa de sus legítimos intereses.

Atentamente

Manuel Alcocer Castelazo

Representante legal de Club Universidad Nacional, A.C.

Así fue la respuesta de Gastón Silva a Pumas:

Club Universidad Nacional A.C.
Sr. Manuel Alcocer Castelazo
Representante legal
S/D

Me dirijo a usted a los fines de responder la carta que me ha enviado por este medio en el día de la fecha y en la cual me intima a concurrir a la sede de su club para “formalizar las condiciones pactadas en el precontrato” (según sus dichos) que adjunta en el documento n˚ 2.

En el día de ayer, mediante una misiva enviada por fax al Torino Football Club, me explayé sobre algunas cuestiones que usted menciona y que reiteraré en la presente.

De acuerdo al Agreement for the permanent transfer of the player Silva Perdomo Gastón Alexis, suscripto el 23 de julio del corriente año, la entidad italiana manifestó su voluntad de transferir mi contrato conforme los términos y condiciones económicas detallados en el punto 2.

Es importante destacar que sin perjuicio de que he firmado dicho instrumento, allí no constan las condiciones económicas y deportivas de mi contrato laboral.

La entidad deportiva que usted representa está asumiendo una actitud intimidante frente al Torino Football Club, al pretender responsabilizarlo de mi deseo de jugar en el Club Atlético Independiente (Argentina). Dicha actitud no tiene sustento legal, pues el Torino Football Club no puede forzarme a continuar mi carrera profesional en una determinada entidad deportiva.

El Agreement… ha fijado la indemnización económica que percibiría el Torino Football Club por la transferencia, lo que de ningún modo implica que entre quien suscribe y el Club Universidad Nacional de México exista un contrato laboral vigente. Mal puede vuestra entidad pretender responsabilizar al Torino Football Club por la falta de celebración de un contrato (nada más ni nada menos que el laboral) que debe ser fruto de un acuerdo suyo y de quien suscribe este correo.

Como usted bien sabe, las transferencias son operaciones tripartitas. En consecuencia, en el Agreement… se evidencia la ausencia de algo imprescindible: los términos de mi vínculo laboral. Una interpretación contraria significaría que los jugadores de fútbol profesional no somos personas, sino simplemente cosas susceptibles de ser transferidas. En reiteradas ocasiones los tribunales de la FIFA han expresado que el jugador de fútbol es parte de la operación de transferencia y no objeto de ella.

Jamás he celebrado un acuerdo laboral (ni siquiera un precontrato) con vuestra entidad. Usted acompaña un instrumento (al que califica de precontrato) que está firmado por una persona que no tiene ningún poder ni facultad legal para representarme.

Su entidad es un club de primera línea y no puede pretender impedir mi transferencia con fundamento en un precontrato que no ha sido firmado por quien suscribe o por una persona que cuente con facultades legales para representarme. Tanto la Federación Mexicana de Fútbol como el Torino Football Club tienen que estar al tanto de esta situación: jamás he firmado un contrato laboral (o precontrato) con vuestra entidad.

Tampoco he suscripto el instrumento que usted mismo califica de precontrato. Es por ello que usted no puede instar a la Federación Mexicana de Fútbol para que dé trámite a la solicitud de liberación del Certificado de Transferencia Internacional (CTI) cuando NO HAY UN VÍNCULO LABORAL entre quien suscribe el presente y vuestra entidad.

Desde ya hago expresa reserva de iniciar las acciones legales que correspondan por los perjuicios que me provoque semejante irregularidad de parte de una Federación de fútbol afiliada a la FIFA y por tanto obligada a cumplir con sus normas reglamentarias.

En todo caso, si vuestra entidad considera que soy responsable por no respetar un precontrato firmado por una persona que no cuenta con facultades legales para representarme, los exhorto a que inicien el correspondiente reclamo ante los tribunales judiciales de la F.I.F.A.

Usted bien sabe que la postura que adoptó vuestra entidad carece de respaldo legal y ello se evidencia en que se limitan a ensuciar mi imagen en los medios de comunicación masivos y en conminar al Torino Football Club a que no preste su colaboración para la transferencia de mi contrato a favor del Club Atlético Independiente de Avellaneda (Argentina).

Desde ya manifiesto de manera indeclinable que no continuaré mi carrera profesional en vuestra entidad. Hace días que realizan declaraciones agraviantes sobre mi persona. Mi voluntad es jugar en el Club Atlético Independiente de Avellaneda (Argentina). Esta es la única oferta de transferencia que estoy dispuesto a aceptar. Caso contrario, regresaré al Torino Football Club a cumplir el año de vínculo contractual pendiente y usted será responsable de los perjuicios que ha ocasionado a mi carrera profesional y del lucro cesante causado al club italiano al impedir mi transferencia onerosa al Club Atlético Independiente.

Le ruego que cese de realizar conductas tendientes a coartar mi futuro profesional.

Sin más, lo saluda atentamente.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)