TORNEO APERTURA

En las últimas cuatro fechas el principal rival de Nacional parece ser... Nacional

Es el principal candidato a quedarse con el título, pero sigue sin encontrar solución a sus problemas defensivos en las bandas: Defensor los supo explotar y bien pudo ganarle.

Defensor Sporting vs. Nacional
Sergio Rochet contiene el disparo de Ignacio Laquintana. Foto: Nicolás Pereyra

Que Nacional dejó pasar una gran oportunidad de quedar solo en la punta con el empate 1-1 ante Defensor Sporting es verdad. El hecho de que perdiera la oportunidad en tiempo de descuento aumenta la sensación de amargura en el hincha, pero lo peor que puede hacer el tricolor en estos momentos es mirar hacia atrás y lamentarse.

Quedan solo cuatro partidos y Nacional es el gran favorito, de eso no hay dudas. El problema más grande que se le presenta al entrenador Gustavo Munúa —y esto es una coincidencia con su tradicional rival, Peñarol— está en la defensa. El arco está bien cubierto, porque sin importar que juegue Luis Mejía o Sergio Rochet (el mejor anoche) hay garantía de seguridad. Se trata de dos arqueros ágiles, con grandes reflejos y capaces de contagiar solvencia de atrás hacia adelante.

En el mediocampo hay rendimientos un tanto desparejos, porque Gabriel Neves y Felipe Carballo es en estos momentos el mejor doble cinco que puede presentar Nacional, pero a veces pierden consistencia, como les pasó anoche, principalmente a Carballo.

Adelante no hay problemas, pues siempre hay uno que se inspira. Si no es Santiago Rodríguez aparece Rodrigo Amaral, el “Chory” Castro o Pablo García, aunque éste quizás se pierda el resto del Apertura debido a su lesión muscular. Y si no se enciende alguno de ellos está Gonzalo Bergessio, que es capaz de transformar en gol la única pelota que toca, como ocurrió ante el violeta. Autor de nueve tantos en nueve presentaciones, es garantía de gol.

La cuestión, entonces, está atrás y principalmente en los laterales. Munúa probó con Armando Méndez, Mathías Suárez por ambas bandas, Agustín Oliveros al comienzo y Ayrton Cougo. Salvo Oliveros, ya afirmado en la zaga central, todos los demás hicieron agua. Son una cosa atacando (especialmente Méndez y Cougo) y otra defendiendo.

Ahí está el punto débil de Nacional y Defensor lo explotó muy bien ayer ampliando el ancho de cancha y poniendo velocidad por las bandas. Tácticamente la batalla la ganó el violeta, pues salteó la mitad del terreno y sacó del foco a Neves, que no pudo recuperar y sacar rápido al equipo de contra. Así, un conjunto que solo anotó 9 goles en 11 partidos por momentos le apedreó el rancho al tricolor.

Danubio, Liverpool, Boston River y Deportivo Maldonado son los últimos escollos que le quedan a Nacional, aunque el principal rival quizás sea el propio tricolor en su faz defensiva.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados