EN EL PARQUE CENTRAL

El túnel del tiempo

La hinchada tricolor premió al equipo que fue...y dejó de serlo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Marcelo Bonjour.

La hinchada de Nacional recibió y despidió a su equipo con cánticos y aplausos que encerraban un “mix” de reconocimiento y tal vez agradecimiento, en una muestra de adhesión elogiable -por su madurez- que fue quizá en la misma dirección de esa sensación casi general de los últimos tiempos, de que los tricolores “entregaron” el Torneo Clausura por no haber aprovechado las caídas y tropezones que el rival de todas tuvo reiteradamente, como si fueran una fuerza futbolística superior pese a esos insucesos.

Y ayer se vio -o, mejor dicho, quedó corroborado- que lo último no es cierto, aún a despecho de ese clima festivo y de adhesión con el cual la hinchada tricolor premió a sus jugadores casi que en todo miomento: el equipo superior, dinámico, veloz, potente, fue...pero ya no es; y, por tanto, no se trata de que le perdonó la vida al tradicional adversario: está en su mismo nivel -pobre- de rendimiento, o menos.

Es que parece que desde que se acentuó el rigor de la doble competencia, cuando Nacional entró a octavos de final de la Copa, los tricolores hubieran ido entrando en un oscuro túnel del que nunca pudieron salir plenamente, como lo demuestra que de los últimos diez partidos sólo ganaron uno: 1-0 a Racing, que no en vano penó hasta ayer con el descenso.

El de la víspera, entonces, volvió a ser ese equipo, el que es y no el que era: posicional, sin explosión por afuera, y con actitud, pero sin agresividad, ni aún cuando esa tribuna de manifestaciones protagónicas lo empujó a “sacudirse” al gritar como un gol propio la conquista con la que Juventud en el Centenario se puso 1 a 0.

Nacional tenía y manejaba la pelota mcasi todo el tiempo, pero Liverpool -que hizo un partido perfecto- lo dejaba venir con un 4-1-4-1 en el que Freitas cortaba por delante de los zagueros, y por delante suyo Martínez, Rodríguez, De la Cruz y Aprile no sólo tapaban todos los huecos: junto con Arias, de contragolpe, creaban riesgo cada vez que iban al frente, como en la jugada del primer gol negriazul y en la otra donde Nacional tuvo que cortar con falta el contraataque rival y Rodríguez metió el segundo de pelota quieta.

Es más, Bava -atajando un penal y algunas pelotas difíciles- fue figura recién al final, cuando la hinchada local le seguía poniendo “onda” al 2 a 0, adverso para el equipo que hace 341’ que no mete un gol y que de diez partidos ganó uno a un rival débil, y favorable al otro que -con sacrificio, haciendo bien las coberturas y relevos, y contragolpeando con buen manejo- ganó ocho de los últimos diez encuentros y, siguiendo por ese otro túnel del tiempo, ayer zafó del descenso.

NACIONAL 0-2 LIVERPOOL

Estadio: Gran Parque Central.

Árbitro: Jonathan Fuentes. Asistentes: Mauricio Espinoza y Raúl Hartwig. Cuarto Árbitro: Daniel Rodríguez.

Nacional: E. Conde, S. Romero, S. Gorga, D. Polenta, A. Espino, L. Barcia (64' C. Tabó), G. Porras, F. Carballo (73' L. Gamalho), K. Ramírez, R. Amaral (46' S. Fernández) y N. López. DT: G. Munúa.

Liverpool: J. Bava, J. Sandoval, D. Macaluso, M. Díaz, C. Almeida. S. Rodríguez, G. Freitas (78' D. Ferreira), F. Martínez (67' S. Viera), G. Aprile, N. De La Cruz (94' F. Mallo) y J. Arias. DT: M. Saralegui.

Gol: 28' J. Arias (L), 63' S. Rodríguez (L).

Amarillas: 17' D. Polenta (N), 37' N. López (N), 45' F. Carballo (N), 49' G. Aprile (L), 58' D. Macaluso (L), 65' S. Rodríguez (L).

Rojas: 85' S. Eguren (N), 86' L. Gamalho (N) y 97' D. Polenta.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)