CHAMPIONS LEAGUE

Triplete de Messi, que se llevó la nueva pelota para su casa

Barcelona goleó 4-0 al PSV Eindhoven de Gastón Pereiro. El argentino marcó el primero con un gran tiro libre, el segundo con un toque corto y el tercero con un disparo cruzado luego de gran pase de Luis Suárez.

El agradecimiento de Messi a Suárez por el pase
VEA EL VIDEO: los tres goles de Messi y el de Dembelé en la goleada del Barcelona

El Barça tuvo un inicio arrasador en la Champions al golear 4-0 al PSV con un “hat-trick” del capitán Lionel Messi, en un partido que terminó definiéndose recién en la parte final.

Los holandeses líderes solitarios en su liga apostaron al contragolpe con su goleador mexicano Hirving Lozano y la estrategia en el medio del uruguayo Gastón Pereiro.

El Barça que pareció caer en la red visitante, especialmente en la primera mitad del complemento, supo imponer su jerarquía en los momentos claves.

A los 5 minutos, la tribuna, semivacía por el horario tempranero, aplaude el monopolio de la pelota del Barça y su aplicación para recuperarla. La primera falta la hace Umtiti, porque el PSV amaga con presionar arriba para abortar la salida.

Es el uruguayo Gastón Pereiro quien le pone miedo al Camp Nou a los 7 minutos con un remate en la puerta del área que se va apenas sobre el horizontal y provoca la alegría de los fanáticos visitantes, ubicados en lo más alto del estadio.

Gol de Messi a PSV. Foto: Reuters
Así le pegó Messi en el tiro libre para el 1-0 a PSV... Foto: Reuters

Luis Suárez recibe algunos silbidos tras errar dos asistencias cortas pero enseguida el salteño hace una excelente habilitación a Dembelé en la misma esquina en que dos banderas, una de Nacional y otra uruguaya, se agitan al tiempo de la intensidad de la jugada.

La barra holandesa vuelve a rugir cuando en una contra Bergwijn la lanza apenas desviada. El PSV siguió avisando después de un buen regate de Pereiro sobre Busquets.

Suárez gana una diagonal, pero se cierra demasiado y no puede cruzar a Zoet. El “Chucky” Lozano se acerca al tiro de esquina a defender y un grupo de mexicanos se desvive justo antes de que el 11 emprendiera un contragolpe que lo dejó sin aire y sin chance de acertar al arco.

Pereiro es el rey de la pelota quieta en el PSV. De sus pies también surgen las jugadas más interesantes de la visita.

A los 25, Dembelé enloquece al estadio con sus filigranas en un intento por recuperar el dominio que había perdido el equipo blaugrana en los últimos minutos. Así, el bombardeo empezó a ser más intenso y hasta Sergi Roberto se animó desde afuera en remate directo a las manos del arquero holandés.

Otra vez Dembelé fue el alma de la avanzada. Hizo la heroica llevándose la pelota media cancha hasta el borde del área para que Viergever lo detenga con falta y se gane la amarilla. Lo que es peor para el holandés es que Messi está frente a la pelota en el corazón del área. “Goooooooooool”, grita y se enciende el Camp Nou. El capitán que prometió la Champions empieza a poner el ejemplo. Golazo 101 del argentino en el torneo europeo.

Gol de Messi a PSV. Foto: Reuters
... y ahí entró la pelota pese al vuelo del arquero de PSV. Foto: Reuters

A los 35, Suárez se la jugó desde el medio de la cancha y apuntó al arco al ver adelantado al meta Zoet que no puede decirse que no se sorprendió. De Jong rompe con la monotonía local y dispara violentamente en la puerta del área.

Al minuto del complemento, Ter Stegen le saca el balón de la cabeza a Lozano quien estuvo cerca de anotar. Como respuesta Messi probó a Zoet después de que Suárez se llevara a la mitad de la defensa para dejarle la puerta abierta.

El salteño protesta una falta y se encara con el árbitro griego. “Uruguayo, uruguayo”, le regala después la barra culé tras una jugada digna de un veterano puntero. La pelota cae en los pies de Coutinho que la desperdicia.
El partido se vuelve loco, se pica y el árbitro recurre a las tarjetas amarillas.

Hay imprecisiones en la cancha y un reclamo de Pereiro al borde del área culé que el griego no compra. Coutinho busca su tiro preferido y Zoet la manda volando al córner.A los 59, Suárez logra otra falta en el epicentro del área. Al redoble de las palmas Messi ejecuta pero su disparo, esta vez, no alcanza a bajar a tiempo. Pereiro vuelve a organizar un ataque holandés y el remate de Bergwijn termina durmiendo en las manos de Ter Stegen.

Es el momento en que el Barça domina pero el PSV está a un gol del empate. Lozano recibe solo pero Sergi Roberto se estira lo suficiente para mandarla por la línea de fondo. Van 20 minutos del complemento y poco a poco los holandeses avanzan. Pero, de pronto, los jugadores blaugranas desmienten a este cronista y ensayan una gran jugada que termina con un remate en vaselina de Luis Suárez que pega en el horizontal. El partido está entre el segundo del Barça y el empate de los holandeses. Las fantasías de Dembelé alivian a la tribuna.

Gastón Pereiro vs. Ivan Rakitic en el Barcelona vs. PSV
Rakitic marcando a Pereiro. Foto: AFP

A los 73, el francés se alza como el héroe de la noche y confirma su estado de gracia. Con una pisada se saca a dos de encima para liquidar a Zoet, dándole la luz que le estaba costando encontrar a un Barça dominador. Y tres minutos más tarde, Rakitic habilita a Messi por encima de la línea defensiva y el rosarino sólo coloca su pie para poner el 3-0 y la tranquilidad.

En un intento de rebeldía, Lozano tiene la mala fortuna de encontrarse en la carrera con Umtiti. El francés es un muro de concreto y la acción le damnifica con la segunda amarilla.

A ocho minutos del final, Dembelé dejó la cancha bajo una cascada de aplausos. A los 86, cuando parecía que no había más con un Barça con 10 hombres, Suárez se juntó con Vidal y el uruguayo dio un pase de cuchara para Messi, quien firma su “hat-trick”.

Volvió la Champions al Camp Nou. El Barça goleó, Messi se llevó la pelota. Suárez y Pereiro, los recuerdos de sus camisetas. El PSV añoró la Eredivisie.

Fue Gastón precisamente el que generó la primera llegada de peligro del partido con un disparo lejano que se fue sobre el horizontal. Pero poco más pudo hacer, porque aunque intentó conectar con el azteca Lozano, Barcelona se lo impidió. Los locales se adueñaron de la pelota (68% de posesión) y así se hizo imposible.

Todo empezó a desmoronarse cuando Messi marcó un golazo de tiro libre a los 32', aunque lo peor llegó en los últimos 15 minutos, cuando Dembelé amplió a los 75' con una gran jugada personal y mejor definición y luego "Lio" puso dos más para sellar el 4-0 demoledor.

¿Y Suárez? Estrelló una pelota en el travesaño y le puso una asistencia exquisita a Messi para el último tanto.

Barcelona empezó a paso de campeón. Mantenerlo siempre es lo más difícil.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º