Racing

En la tribuna siempre está

Un grupo de hinchas le hizo una bandera que nunca falta y otro lo quiere tener muy presente: tatuado

En cada encuentro que juega Racing, sea en el Parque Roberto o en cualquier otra cancha, una bandera está colgada en el alambrado. De alrededor de dos metros de ancho por poco menos de dos de alto, homenajea a Quiñones en todo partido del "Cervecero".

El delantero, a base de goles, se ganó a la hinchada de Racing que se lo demuestra en forma de "trapo".

Según cuenta el jugador, un día estaba navegando por una red social cuando recibió un mensaje privado que decía que en el próximo encuentro iban a tener algo de regalo en la tribuna. Le agradeció y comenzó la expectativa.

El día del partido, como es usual, los jugadores salieron a calentar y divisaron el homenaje, colgado detrás de uno de los arcos. La primera reacción fue la risa, ya que le causaba gracia verse a si mismo dibujado en una bandera.

Además, sus compañeros no perdieron el tiempo e hicieron de esa bandera un motivo de bromas. Quiñones les siguió la corriente pero en el fondo se sentía orgulloso.

Desde el día de su debut en el alambrado, la bandera acompaña a la "Academia" a todas partes, aunque también ha estado presente en un partido en el que Racing no tenía ninguna relación.

"Cuando me fui a Danubio pidieron permiso y la llevaron", cuenta Quiñones, que recuerda el hecho sorprendido. En el año 2013 vistió la camiseta de la franja y los seguidores de Racing querían hacerle sentir su aliento, por lo que pidieron permiso a la hinchada danubiana y colgaron su bandera en homenaje al goleador. "Los dos equipos se portaron bien. Cuando la vi no podía creer, son gestos que no se ven mucho en Uruguay", contó.

Quiñones no recuerda si los que le hicieron el homenaje tuvieron otra recompensa que no sea la de gritar sus goles desde las tribunas. "Hablé cuando la hicieron y quedó por esa, pero creo que cuando me fui mi madre les dio una camiseta", declara.

Acompañado de la bandera, los hinchas también cantan una canción dedicada a su clásico rival, Fénix, en el que pronostican goles de Quiñones.

Pero los autores de la bandera no son los más fanáticos de Quiñones al parecer. El delantero cuenta que Juan Pablo Rodríguez le dijo que hay un hincha que quiere tatuárselo en una de sus piernas. En la otra, ya lo tiene a Rodríguez.

El fanático ya le mostró el diseño, que lo tiene festejando un tanto. "Yo dije que este tipo está loco, pero viste como es, la gente a veces hace cosas que sorprenden. Esperemos que yo quede lindo", dijo entre risas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)