PEÑAROL

"Estos tres puntos dan calma"

Pablo Bengoechea vivió el partido intensamente; luego fue autocrítico: “Tenemos que jugar mucho mejor”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Como loco. Así vivió Bengoechea el partido en Jardines. Foto: Fernando Ponzetto.

No hay que olvidarse que veníamos de una derrota abultada y que dejamos a mucha gente triste en el cumpleaños de Peñarol. Fue una semana en la que tuvimos todo eso a cuestas", dijo Pablo Bengoechea en Los Aromos, donde los aurinegros regresaron inmediatamente tras el importante triunfo que lograron ante Danubio.

"Habíamos hablado con los muchachos de hacer un partido serio, de intentar dar mucha seguridad en el fondo y que los laterales no pasaran tanto al ataque, sino que intentaran anular al rival. Y que después buscaran concretar alguna posibilidad de gol con nuestros delanteros y las llegadas de Aguiar. La parte de la seriedad estuvo y la de la solidez defensiva también. Nos faltó crear más ocasiones de gol, pero la importancia de la victoria nos deja muy contentos porque el grupo pudo reaccionar", analizó el técnico.

"Siempre es bueno dar una buena imagen, pero para nosotros el resultado era muy importante. Especialmente por la última fecha que habíamos tenido. Estos tres puntos dan calma y ahora tenemos 15 días para trabajar con tranquilidad. Es muy feo perder un partido y no volver a jugar pronto. Es bueno ganar antes de un parate, quizás eso nos llevó a no estar muy precisos. El viento también perjudicó a ambos equipos", explicó.

Vivió el partido con gran intensidad. Ya en el primer tiempo se sacó la campera a pesar del frío y caminó de un lado al otro del banco. Se pasaba a cada rato la mano por la cabeza, como olvidando que se había cortado el pelo. "La urgencia por ganar no era tanto por mí sino por los jugadores", dijo al respecto. "Me pongo en el lugar de ellos permanentemente y como ya lo viví sé que las derrotas abultadas son difíciles de vivir. Sabemos en el club que estamos y la urgencia que hay por triunfos. Por suerte los futbolistas consiguieron una victoria que nos da calma para trabajar en el parate. Me preocupa las pocas chances que creamos en el primer tiempo; claro que me preocupa y a los muchachos también. Tenemos que jugar mucho mejor. Ojalá que la próxima vez que salgamos a la cancha podamos mostrar mejor fútbol y tengamos la tranquilidad para poder jugar mejor", se ilusionó Bengoechea, quien aseguró que no terminó el partido más cansado que otras veces.

"A veces uno hace más movimientos, pero no quiere decir que se canse. Termino bien los partidos, solo un poquito más afónico", explicó y reconoció que su equipo mejoró en el complemento.

"En el segundo tiempo estuvimos mejor por el viento. En el primero Danubio manejó un poco mejor la pelota porque tuvo el viento a favor. Era sencillo salir desde el fondo para ellos. En el segundo el viento estaba a favor nuestro y eso daba más calma para jugar. Es fácil salir en largo cuando hay un viento así".

Admitió, a su vez, que el golazo de Aguiar influyó en el rival. "El gol es lo más importante que hay en el fútbol y vienen las urgencias y llegaron los cambios de Danubio para intentar encontrar el empate. Peñarol tuvo calma para defender, aunque la ansiedad nos llevó a no manejar bien la pelota y a no crear ocasiones, sobre todo cuando Danubio se vino con todo arriba".

Al final destacó el doble cinco de Nández y Píriz. "Hicieron un gran parido, una labor muy importante, con muchísimo sacrificio. Se dedicaron a hacer el balance, estuvieron delante de la línea de cuatro y eso nos dio mucha solidez".

Forlán: "Sin tres pases seguidos"

Peñarol ganó, es cierto, pero no jugó bien. Sobre todo en el primer tiempo. Diego Forlán intentó realizar su juego, pero —al igual que en otros partidos— no lo logró. Tras el partido, habló para Tenfield en la cancha y fue claro y muy autocrítico. "Así es complicado. Si no se juega al fútbol y no se dan tres o cuatro pases seguidos, es difícil llegar al gol", dijo "Cachavacha". "Así es complicado", insistió. "Veníamos de un resultado muy abultado y había que ganar, eso era lo más importante, pero me parece que hay que mejorar bastante porque son muchos partidos, y de esta manera, sin fútbol, es complicado. Se puede ganar o perder, pero si no generás fútbol es muy difícil llegar a convertir", afirmó Forlán, quien regresó a Jardines del Hipódromo, una cancha en la que según dijo, había entrenado una sola vez en sus épocas de juvenil de Danubio.

Guillermo entró por necesidad y, aunque le falta, cumplió.

"Le falta fútbol, ya lo sabíamos. Habíamos hablado con él. Teníamos la necesidad de que estuviera en el plantel porque conoce el puesto y tiene juego aéreo, pero no lo íbamos a utilizar a no ser que fuera por necesidad como sucedió", explicó Bengoechea sobre el ingreso de Guillermo Rodríguez. "Me dejó conforme por su esfuerzo, pues a pesar de no estar en condiciones dio la cara y cumplió", añadió.

"Fue un partido muy complicado porque veníamos de una gran derrota y fue una semanita difícil. Por suerte se pudo sacar el resultado, que era lo que necesitábamos", dijo por su parte el zaguero. "El parate nos va a servir para solucionar detalles que Peñarol está teniendo", agregó.

"Se nota que me falta un poquito de fútbol, pero tengo la suerte de que hay un receso".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)