TORNEO APERTURA

Las tres grandes polémicas que dejó el empate entre Peñarol y Villa Española

Una de ellas puede tener incidencia directa en el clásico del próximo domingo, ya que un futbolista clave del carbonero se lo podría haber perdido.

Agustín Álvarez Martínez
Agustín Álvarez Martínez ve la amarilla que debió ser roja. Foto: Juan Manuel Ramos

¿Otra vez Peñarol fue perjudicado? Sí en un par de jugadas, pero también fue beneficiado en otra. El arbitraje de Fernando Falce en el 1-1 con Villa Española dejó tres polémicas grandes, una de las cuales puede tener incidencia directa en el clásico del próximo domingo: la roja no mostrada a Agustín Álvarez Martínez.

Está claro que el futbolista más desequilibrante que tiene hoy Peñarol es el "Canario", quien este sábado anotó el gol en el juego ante los hispanos y con eso no solo llegó a 23 tantos en su carrera, sino que se situó como el segundo máximo goleador en el estadio Campeón del Siglo. Es por eso que la decisión de Falce de mostrarle una tarjeta amarilla luego de aplicarle un claro codazo a Cristian Tizón en el primer minuto de descuento puede tener más efecto en el próximo encuentro que en este.

Agustín Álvarez Martínez
La captura televisiva del codazo de Álvarez Martínez.

Una roja al goleador aurinegro le hubiera costado la suspensión automática para el próximo domingo, cuando se juegue el clásico en el Gran Parque Central. Esa fue la jugada en la que Peñarol fue beneficiado (aunque del saque de esa falta llegó el gol que convirtió en héroe al arquero hispano, Facundo Silva), pero antes fue perjudicado en otras dos que podrían haber cambiado el rumbo del partido.

La primera ocurrió bien temprano, en el minuto 8, cuando el propio Álvarez Martínez recibió un gran pase, ganó en velocidad y llegó a definir. Sin embargo, la jugada fue anulada porque Ernesto Hartwig (segundo asistente) marcó un offside que no fue. El futbolista aurinegro había picado claramente habilitado, al menos por medio metro, pero el línea marcó que estaba adelantado.

Ya sobre el final, en el minuto 88 —tal y como ocurrió el miércoles contra Montevideo City Torque en el estadio Franzini— Agustín Canobbio fue víctima de un penal que no le cobraron. En esta ocasión quien lo derribó fue Eduardo Acevedo y allí el partido estaba aún 1-0. Días atrás esa jugada quedó al menos en segundo plano porque minutos más tarde Ariel Nahuelpán anotó el tanto de la victoria.

Polémicas en las que una vez más Peñarol fue perjudicado, aunque esta vez no puede quejarse mucho, porque también fue beneficiado con tener a su goleador para el clásico.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados