EN EL CENTENARIO

Tres y a descansar

Nacional liquidó a Fénix en menos de media hora y es líder.

Foto: Marcelo Bonjour.
Foto: Marcelo Bonjour.

Como cantaba Canciones Para No Dormir la Siesta, “chim, pum, fuera”. Así hizo Nacional con Fénix. En dos minutos (entre el 15 y el 16) encaminó el partido con dos goles (Sebastián Fernández de penal, por falta de Denis a Zunino, y el segundo de este último) y en 12’ lo liquidó con el tercero a los 27’ otra vez de “Papelito”.

No había pasado media hora y ya Fénix estaba vencido y Nacional subido a lo más alto de la tabla, como único líder y con puntaje perfecto.

Todo lo demás, es decir poco más de una hora de partido, sobró. Porque el tricolor jugó un muy buen primer tiempo, con movilidad, velocidad, decisión, profundidad y gol, pero en el segundo levantó el pie del acelerador, se sintió ganador y no necesitó siquiera esforzarse para mantener el resultado. Simplemente se tiró unos metros atrás y le permitió crecer al albivioleta, que tampoco tuvo ideas ni fuerza para inquietar a Conde. Pero que quede claro: no hubo mérito de Fénix en lo que pudo interpretarse como una reacción.

Se esperaba mucho más del equipo de Juan Ramón Carrasco, que venía de golear 5-0 a un Cerro que hacía 15 partidos no perdía y lo había hecho en el mismísimo Tróccoli. Sin embargo, no jugó para nada bien. Cometió groseros errores en defensa que costaron los tres goles, falló en la contención por la banda derecha, el mediocampo no quitó ni generó y Leonardo Fernández (quien venía de anotar tres goles el fin de semana pasado) apenas entró en juego y lo hizo lejos del área.

Nacional, por el contrario, hizo todo bien en los primeros 45 minutos y gran mérito es del planteo de Alexander Medina, que si bien paró un 4-2-3-1 con Barcia como centrodelantero, planificó que cuando se recuperara la pelota se manejara con paciencia de mitad de cancha hacia atrás para poner una línea de cuatro atacantes prontos a recibir envíos que rompieran líneas. Así, Zunino se paró por derecha, Fernández y Barcia por el medio y Viudez por izquierda, quedando así mano a mano con los defensas rivales al aprovechar el 4-3-3 habitual de “JR”.

Lo peor que le puede pasar a un equipo es que en el equipo de enfrente tengan una buena tarde el lanzador (Aguiar), el desequilibrante (Viudez) y el goleador (Fernández). Y fue lo que le pasó a Fénix, que para colmo tuvo una pésima tarde de su retaguardia.

Carrasco metió cambios rápidos (el primero a los 34’), pero en este caso nadie puede culparlo, porque hubiera precisado hacer al menos siete variantes. Sin embargo, a esa altura ya era tarde. El 3-0 ya le quedó demasiado lejos a Fénix, tanto que tuvo una hora para descontar y, aun con la licencia tricolor, no logró siquiera inquietar.

Nacional
Nacional golea a Fénix en el Estadio Centenario. Foto: Gerardo Pérez. 
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)