PROGRESO

Tres décadas después Progreso vuelve a jugar la Libertadores

Los gauchos reciben esta noche en el Viera a Barcelona, al que enfrentaron en octavos en 1990: Próspero Silva y Marcelo Suárez recordaron aquella copa.

1990
Coperos. Progreso enfrentando a Barcelona en los octavos de final de la copa de 1990. Foto: archivo El País.

Progreso recibe esta noche, a las 21:30 horas en el Parque Viera, a Barcelona de Guayaquil por la primera fase de la Copa Libertadores. Los gauchos del Pantanoso vuelven a jugar el más prestigioso torneo continental después de 30 años de ausencia y, curiosamente, ante el mismo rival que enfrentaron en su último juego por el certamen continental.

El técnico Leonel Rocco repitió a lo largo de la muy buena campaña que realizaron el año pasado que el objetivo era volver a clasificar a la Libertadores, una Copa que él mismo jugó en 1990 en la última participación de los gauchos.

Rocco estuvo acompañado por varios de sus compañeros de aquel 1990 durante la temporada pasada. Varios fueron a ver los partidos de su equipo, sobre todo cuando jugaba en el Paladino, e incluso estuvieron en algunas prácticas. Además de comunicarse constantemente por el grupo de Whatsapp que comparte casi todo aquel plantel.

Allí no faltaron las anécdotas de aquella Copa, en la que no estuvieron los grandes: Progreso y Defensor representaron a Uruguay e integraron el grupo con los venezolanos Pepeganga Margarita y Mineros de Guayana.

Los gauchos quedaron eliminados en octavos de final frente a Barcelona de Guayaquil, con el que volverán a estar frente a frente esta noche en el Viera. Es más, aquel año el equipo ecuatoriano jugó la final donde cayó frente a Olimpia de Paraguay dirigido entonces por Luis Cubilla.

“Paaah, me pongo a hablar de todo eso y me emociono; se me eriza la piel”, le contó a Ovación Próspero Silva, delantero del equipo de 1990. “En estos días la gente me hace acordar de todo lo que vivimos, por más que lo tengo guardado en lo íntimo y lo vivo con mucha emoción”, insistió quien estuvo cerca de Rocco y del plantel durante todo el 2019, lo que fue importante para los futbolistas.

“Lo que vamos a vivir en el Viera va a ser muy fuerte. Más teniendo en cuenta que fue la última Copa que jugó Progreso y lo hizo frente a Barcelona”, agregó Próspero, quien fue el único futbolista que jugó todos los partidos de la historia de Progreso en la Libertadores: los de 1987 y los de 1990.

Próspero Silva

Próspero Silva
En la cancha se ven los pingosBarcelona es un grande. Un jugador de Barcelona cobra lo que es el presupuesto mensual de Progreso, pero en la cancha son once contra once y ahí se ven los pingos”.

“Va a ser especial para todos nosotros. Y más con un técnico que era compañero nuestro en la última Copa. El año pasado estuve en casi todos los partidos y en varios entrenamientos. Tengo amistad con el cuerpo técnico, los jugadores y también con Fabián Canobbio, con quien jugué en 1997 cuando yo ya estaba terminando mi carrera”, relató quien hoy dirige dos categorías en el club de Tenis de El Pinar en el fútbol universitario y trabaja en la captación de Progreso.

progreso

EL BARRIO. Marcelo Suárez también integró el equipo de Progreso que fue Campeón Uruguayo en 1989 y que jugó la Copa un año después. Suárez nunca se fue de La Teja, un barrio que está convulsionado con el regreso del club a la Libertadores.

Marcelo Suárez

Marcelo Suárez, ayudante técnico de Leonardo Ramos. Foto: Ariel Colmegna
La Teja palpita el partidoEn el barrio no se habla de otra cosa. Hay vecinos que van a la sede con la cuota social en la mano a averiguar si se está armando algo para ir a Guayaquil, a la revancha".

“Vivo a cinco cuadras de la sede y en el barrio no se habla de otra cosa que del partido de esta noche. Y no es para menos, hace 30 años que Progreso no juega la Copa. Y no importa la fase que sea, si es la primera o la de grupos, el cuadro del barrio está otra vez en la Libertadores”, dijo Marcelo.

“Hay vecinos que van a la sede con la cuota social en la mano a averiguar si se está armando algo para ir a Guayaquil, a la revancha. Aunque, bien uruguayos, algunos esperan a ver qué resultado se da en el Viera. Quieren acompañar, pero este es un barrio humilde”, agregó el exdelantero y hoy entrenador.

Pepeganga, uno de los equipos venezolanos que Progreso enfrentó en 1990 en la primera fase, era prácticamente un desconocido por estos lares. Y además su nombre resultado muy gracioso.

“Cuando pienso en algo de aquella Copa me viene Pepeganga a la cabeza. Recuerdo que nos llamaba mucho la atención la camiseta que tenían, que era toda calada, algo que en aquel tiempo no era nada común. Y recuerdo cuando fuimos a jugar a Margarita, un lugar muy hermoso. Además, Venezuela no era lo que es hoy en día”, recordó Suárez sobre el equipo que había sido fundado en 1985 y que apenas duró unos pocos años.

Lo había fundado un español que tenía un comercio llamado “Pepe Ganga”, lo que vendría a significar Pepe ofertas y le puso al club el mismo nombre.

Saúl Rivero, que fue el técnico con quien Progreso salió Campeón Uruguayo en 1989, se había ido a Nacional y en la Copa los gauchos fueron dirigidos por Walter “Cata” Roque. “Era un fenómeno, que lamentablemente ya no está entre nosotros”, recordó Suárez, quien rememoró a su vez cuando enfrentaron a Barcelona en octavos de final. “En Guayaquil perdimos 2 a 0 y Leo Rocco atajó un penal al final. Recuerdo que ni los dirigentes sabían bien cómo era la definición y nos habían dicho que los goles no importaban, que la cosa era por puntos y que teníamos que ganar en Montevideo. Pero en el camino de vuelta nos enteramos que los sí goles se tenían en cuenta. Y pensamos que menos mal que Leo había atajado aquel penal”.

En el ‘90 Suárez tenía apenas 20 años, pero asumió la responsabilidad de la Copa. “Era muy joven, pero los más grandes nos hablaban y la Copa era una obligación para nosotros. Progreso ya la había jugado en 1987 y estaba siempre en las primeras posiciones del campeonato”, finalizó.

“Barcelona es un equipo grande. Ya era grande cuando nosotros lo enfrentamos y ha crecido mucho. Un jugador de Barcelona cobra lo que es el presupuesto mensual de Progreso, pero en la cancha son once contra once y ahí se ven los pingos”, culminó Próspero Silva ilusionado.

en el viera

Una sola duda en la oncena de Rocco

El partido ante Barcelona comienza a las 21:30 horas en el Parque Viera. Los gauchos formarán con Nicola Pérez, en el arco; Esteban González, Federico Platero, Rodrigo Mieres y Mauricio Loffreda en la zaga; Gonzalo Andrada como volante tapón; Mathías Riquero y Fabricio Fernández o Rodrigo Viega en el doble cinco; Facundo Peraza por derecha, Santiago Gaspari por izquierda y Alex Silva como único punta.
Los árbitros son chilenos: Eduardo Gamboa, con Edson Cisternas y Raúl Orellana como asistentes.
Los entradas salen $ 400 y $ 200 para socios. Habrá una boletería en la Rural.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados