UEFA CHAMPIONS LEAGUE

Bayern Munich le hizo siete goles al Tottenham jugando como visitante

Además, Juventus derrotó a Bayern Leverkusen 3-0 mientras que Mánchester City doblegó al Dínamo Zagreb 2-0 jugando en condición de visitante. 

Bayern Munich goleó 7-2 al actual subcampeón de Europa. FOTO: Efe
Bayern Munich goleó 7-2 al actual subcampeón de Europa. FOTO: Efe

El Bayern de Múnich dio un golpe de autoridad en su visita al campo del subcampeón, el Tottenham, al imponerse este martes por 7-2 al conjunto inglés, en un encuentro que alumbró el nacimiento de una nueva estrella, al atacante Serge Gnabry, autor de cuatro de los siete tantos del conjunto alemán.

En un partido destinado a convertirse en un duelo entre Harry Kane y el polaco Robert Lewandowsi, "quizá los dos mejores delanteros centro del mundo en estos momentos", como aseguró el director ejecutivo del Bayern, Karl-Heinz Rummenige, el protagonismo recayó, al menos de inicio, en los porteros Hugo Lloris y Manuel Neuer.

El guardameta francés del Tottenham evitó a los dos minutos un gol del conjunto alemán con una sensacional parada a un remate de Serge Gnabry y cuatro minutos después fue el cancerbero del Bayern el que evitó que se abriera el marcador con una fantástica parada al surcoreano Heung-Min Son.

Son rozó de nuevo el gol a los nueve minutos tras un pase filtrado del francés Tanguy Ndombele que el surcoreano culminó con un remate, cuando su compañero Harry Kane aguardaba solo en el área el balón.

No falló Heung-Min Son en su siguiente oportunidad, a pase de Moussa Sissoko, y firmó a los doce minutos el 1-0 pese a la oposición de Manuel Neuer, que llegó a tocar el balón.

Pero si algo ha tenido históricamente el Bayern de Múnich es carácter y en un arranque de orgullo puso tres minutos después la igualada con un espectacular disparo de Joshua Kimmich desde fuera del área.

Dos goles que no aplacaron la ambición de locales y visitantes, que siguieron buscando con ahínco la portería rival, en especial el Tottenham, que firmó ante los bávaros sus mejores minutos hasta el momento del curso.

Un fútbol vibrante y vertical que arrinconó por momentos a un Bayern de Múnich que tuvo que encomendarse al guardameta Manuel Neuer para frenar las constantes acometidas de los de argentino Mauricio Pochettino.

Sin embargo, al Tottenham le faltó acierto ante el gol, ya que ni Harry Kane, que vio cómo David Alaba sacaba su remate sobre la misma línea de gol tras superar a Neuer en su desesperada salida, ni Ndombele, que se estrelló de nuevo con el guardameta alemán, acertaron a marcar.

Todo lo contrario que el polaco Robert Lewandowski, que no desaprovechó la primera oportunidad de que dispuso para poner al Bayern por delante en el marcador (1-2) con un gol en el último minuto del primer tiempo.

Un tanto en el que el delantero polaco demostró que no sólo es un voraz rematador, tras arrancar con un excelente control de espuela una jugada que él mismo se encargó de culminar con un no menos sobresaliente remate a la media vuelta desde el borde del área.

Marcador que no rebajó la vocación ofensiva del Bayern, que se adueñó por completo del encuentro en el arranque de la segunda mitad, en la que irrumpió imponente la figura de Serge Gnabry.

El atacante alemán, que había pasado inadvertido desde su remate inicial, se reivindicó como el digno sucesor del francés Frack Ribery en la banda izquierda del conjunto bávaro, con dos goles casi consecutivos (m.53 y 55), en los que Gnabry evidenció toda su velocidad y precisión en el remate

Pero no se rindió el Tottenham, que soñó con la remontada tras acortar distancias a los 61 minutos con un gol de penalti (2-4) de Harry Kane, que tuvo que ejecutar una pena máxima perfecta para superar la estirada de Manuel Neuer.

Un sueño con el que se encargó de acabar Serge Gnabry, que se sumó dos nuevos tantos a su cuenta goleadora particular en los últimos siete minutos de juego, en los que el Bayern demostró su descomunal pegada ante un Tottenham roto por completo.

Manchester City le ganó 2-0 al Dinamo de Zagreb

Un gol de Raheem Sterling y otro de Phil Foden dieron el triunfo al Manchester City contra el Dinamo de Zagreb e hicieron justicia a lo visto en un duelo donde los ingleses fueron muy superiores.

Estaban los anfitriones destinados a dominar el partido y no huyeron de las expectativas, asumiendo el control del juego desde los instantes iniciales ante un rival que lo fiaba todo a la solidez defensiva.

Pese a ello la posesión y las oportunidades no fueron armas suficientes para que los de Pep Guardiola se marchasen al intermedio en ventaja ya que el acierto, otro elemento fundamental para lograr la victoria, brilló por su ausencia en el arranque.

Los locales lo intentaron de numerosas formas pero a la hora de la verdad naufragaban cuando se trataba de llevar el balón a la red. Probó suerte Bernardo Silva con una volea que se marchó por encima del larguero, destino idéntico al que corrió el tiro de un Agüero a quien posteriormente le anularían un gol. Tuvo además una clara Silva, pero su impacto desde el interior del área rozó el palo.

Sin embargo ninguna de ellas fue tan buena como la del centrocampista Ilkay Gündogan, el cual se encontró con el larguero al llegar desde segunda línea y golpear un esférico que había quedado muerto.

El paso por vestuarios no modificó la dinámica y otra vez salieron los mancunianos voluntariosos y volcados sobre la portería contraria. Hacía falta en cambio una marcha más y para ello dio entrada Guardiola a Sterling en lugar de Bernardo Silva.

Funcionó la apuesta ya que fue el habilidoso futbolista quien consiguió abrir la grieta en el muro croata. Lo hizo poniendo la guinda una buena triangulación nacida en la medialuna y que había encontrado continuidad en una gran asistencia de primeras servida por Ryad Mahrez.

Ya por delante, el City comenzó a respirar tranquilo toda vez que no se veía en peligro. Mantuvo aún así el ritmo y continuó fluyendo su fútbol, sucediéndose las llegadas pero escaseando de nuevo la puntería hasta que Foden en el descuento puso el 2-0 definitivo.

Juventus venció en Turín 3-0 al Bayern Leverkusen

El argentino Gonzalo Higuaín, con un gol y una asistencia, y el portugués Cristiano Ronaldo, que marcó a su trigésimo tercer equipo en la Liga de Campeones e igualó el récord del español Raúl González, dirigieron este martes el triunfo por3-0 del Juventus ante el Bayer Leverkusen en la segunda jornada del grupo D de la Liga de Campeones.

En el Allianz Stadium de Turín, el Juventus tiró de jerarquía para anular el poderío ofensivo del Bayer y se hizo con la primera plaza del grupo con cuatro puntos, empatado con un Atlético Madrid que triunfó 2-0 en su visita al Lokomotiv Moscú.

Los hombres de Maurizio Sarri disputaron un partido sólido defensivamente y pudieron contar con un Higuaín sobresaliente, para hacer el pleno de entusiasmo en una semana que terminará el próximo domingo con el "Derbi de Italia" ante su eterno rival, el Inter de Milán.

"Si una persona tiene claro el nivel del Bayer, no puede pensar en el Inter", advirtió Sarri en la rueda de prensa de la víspera, destacando las capacidades técnicas de un Bayer que llegó a Turín como segundo clasificado de la Bundesliga y decidido a sacar un resultado positivo tras perder en su debut europeo contra el Lokomotiv Moscú.

Y los chicos del técnico holandés Peter Bosz gestionaron más la posesión del balón, aunque el Juventus supo defenderse con orden y ser letal en una de las pocas ocasiones que tuvo en la primera mitad, empujado por el olfato goleador de Higuaín.

En el 16, el "Pipita" aprovechó un mal despeje del defensa alemán Jonathan Tah, uno de los más desordenados este martes, y fulminó al meta con un potente derechazo cruzado que le permitió volver a celebrar un gol en "Champions" que le faltaba desde el marzo de 2018.

Su última diana se remontaba al triunfo 2-1 del cuadro turinés contra el Tottenham en la vuelta de los octavos de final disputada en Wembley. De allí, empezó un período de inflexión, con experiencias deslucidas en el Milan y en el Chelsea, antes de regresar este verano a Turín.

El talento alemán Kai Havertz y sus compatriotas Kevin Volland, Karim Demirbay y Mitchel Weiser deleitaron con unas combinaciones de alta calidad, pero poco efectivas ante un Juventus que llegó a rematar de forma muy peligrosa antes del descanso con Higuaín (m.39) y, en la reanudación con Cristiano (m.57).

Era el preludio del 2-0, que llegaría en el 62 tras una acción coral entre Higuaín y Cristiano que acabó con una asistencia del "Pipita" para Bernardeschi, cuyo zurdazo superó a Hradecky y subió el 2-0 al luminoso.

La doble ventaja sacudió al Bayer y el Juventus siguió empujando con agresividad: el bosnio Miralem Pjanic rozó el tercer tanto con un remate directamente desde saque de esquina que impactó en un poste, mientras que Cristiano perdonó otra inmejorable oportunidad en el 74 tras recibir una asistencia de Higuaín.

Sin embargo, CR7 terminó añadiendo al Bayer a su lista de víctimas europeas, que ya son 33 (récord que ostenta ahora junto a Raúl), al aprovechar en el minuto 89 un perfecto pase al hueco del argentino Paulo Dybala para ganar su batalla personal con Hradecky.

El luso, posiblemente fastidiado por los errores cometidos anteriormente, no celebró el gol y se limitó a recibir el abrazo de sus compañeros.

Fue una victoria autoritaria para los hombres de Sarri, que deberán ahora concentrarse en la visita del próximo domingo al Inter en San Siro, en un partido de alto voltaje que pone en juego el liderato en la Serie A.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)