ENTREVISTA

Torreira quiere cantar el himno vestido de celeste

En Las Cañas, con su familia y amigos, descansa la nueva figura del fútbol italiano

Jueguito. Lucas Torreira no se olvida de la pelota, durante sus breves vacaciones en Las Cañas, cerca. Foto: Daniel Rojas
Jueguito. Lucas Torreira no se olvida de la pelota, durante sus breves vacaciones en Las Cañas, cerca. Foto: Daniel Rojas

Es una de las revelaciones del Calcio: el jugador que más pelotas recuperó y al que más faltas le cometieron. Italia lo quiere en su selección y en Europa todos hablan de él. Aun así, a Lucas Torreira no se le sube nada a la cabeza. No se marea a pesar de que su ficha ahora vale 50 millones de euros.

Tiene 21 años y los pies bien sobre la tierra. Lo pretenden el Atlético de Madrid, Inter y Roma, pero él solo piensa en repetir en Sampdoria las buenas actuaciones del último semestre, para demostrarle al Maestro Tabárez lo que es capaz de aportar en el medio campo celeste. Quiere cumplir el sueño y trabaja duro para eso.

Ahora, con solo siete días de licencia, aprovecha para descansar con su familia y amigos de Fray Bentos, a los que se llevó a su casa de Las Cañas. Son los mismos chiquilines con los que compartía el mate, el truco y los picaditos en el humilde barrio Unión, donde se encuentra el Parque Torres de su querido 18 de Julio. No se olvida de que hasta hace poco, su papá Ricardo, relator de fútbol, hacía malabares para preparar la olla del mediodía. Además de su familia numerosa, nunca dejó a pie a los gurises que caían al mediodía buscando algo para almorzar.

Sobre esa base, el presente se disfruta mucho más. La perseverancia y el sacrifico arrojó sus frutos, además de la cuota de fortuna cuando el técnico de Pescara le dijo a Lucas que de volante ofensivo debía pasar a cumplir la función de marca como doble cinco si es que pretendía triunfar en ese fútbol tan exigente. El fraybentino tomó el desafío y apretó los dientes: atrás solo había pobreza y la oportunidad de salvar a su familia estaba en sus pies.

Consagración.

A partir de allí, todo es historia conocida. Italia primero y Uruguay después, empezó a conocer a uno de los volantes de la actualidad más completos de Europa, según coinciden varios periodistas especializados.

“Después de un año muy largo, de mucho trabajo y de muchísimas cosas vuelvo al pueblo solo por unos días pero me hace muy bien. Soy el mismo de siempre, que se crió con todos ellos, hicimos miles de ‘bandideadas’, y cada vez que vengo la casa está rodeada de amigos y de gente que me quiere muy bien”. Es lo primero que dice Lucas, sentado a la sombra de la casa que le compró a su familia en Las Cañas y en la que vive Claudio “Bebo” Torreira, su hermano que juega en Laureles. Tiene otro hermano, Brain, que este año anduvo muy bien en 18 de Julio.

Así es Lucas, él mismo botija que se fue de Fray Bentos hace pocos años. La humildad no la cambia por nada y es de las cosas que lo hacen más grande entre los de su comunidad. Participa en cuanta actividad benéfica le solicitan y a todos les regala su tiempo, un autógrafo, una fotografía y si es necesario, una camiseta.

Lucas Torreira. Foto: Daniel Rojas
Lucas Torreira de vacaciones en Las Cañas. Foto: Daniel Rojas

“Siempre soy el mismo, no voy a cambiar, lo hago con mucha alegría tratando de dar una mano a la gente que me quiere. En mi esfuerzo, siempre están conmigo en mi corazón mi familia y mis amigos. Todo el sacrificio y la evolución de mi carrera la he construido pensando en todos ellos”, dice.

Hablando del último semestre, es consciente de las cosas que logró. “Hace poquito salieron las estadísticas de 2017. Aparecí con muchas pelotas recuperadas y eso es algo muy bueno, que lo tengo para mí, y quiere decir que estoy haciendo las cosas muy bien. Obviamente cuando uno llega a cierto nivel, lo que quiere es mantenerse. Cuando las cosas te salen muy bien te dan muchas más ganas de seguir trabajando. Eso es por lo menos lo que me pasa a mí”, reconoce el defensor de Sampdoria.

“Hoy estoy jugando un gran campeonato. Me están pasando cosas realmente muy lindas y la verdad es que tengo muchas ganas de seguir creciendo porque todavía soy muy joven” expresa el futbolista, de 21 años, que hace cuatro está en Italia, luego de emigrar desde las divisiones menores de Wanderers.

Sus goles.

En los últimos meses, llegaron golazos más que goles, algo que Lucas venía extrañando porque de chico era goleador nato en su 18 de Julio y después en Wanderers. “Por suerte se me dio lo de los goles, que era algo que el año pasado no pude hacer. Porque cuando no sentís el gol es una sensación muy fea para un jugador de fútbol. Este año llegaron tres y muy lindos, y la verdad que fue una alegría muy grande para mí”, indica. Entre todos, se queda con el gol de tiro libre desde 40 metros que le convirtió a Juventus.

Sus buenas actuaciones hicieron que el fraybentino se volviera más conocido y que la gente de todo Uruguay dejara de preguntarse: ¿Torreira, quién es, de dónde salió? El que lo empezó a seguir por la tele quedó cautivo con su juego y su entrega, al punto que lo apodaron el “Pac man uruguayo”.

“Es verdad que ahora la gente me reconoce un poquito más, se está hablando un poquito más seguido, todo eso porque la actuación del equipo y mi desempeño ha sido bueno. Ayuda a que en Uruguay se me conozca porque yo me fui de muy chico y por ahí mucha gente no tenía ni idea”, confiesa.

Selección.

La Selección nacional es el gran objetivo de su carrera. Aunque se maneja con cautela y humildad, Torreira no esconde la ilusión. La sonrisa se dibuja en la cara del botija y le brillan los ojos: “El tema de la Selección se ha hablado muchísimo pero yo lo manejo con mucha tranquilidad. Cuando se habla de eso a mí me pone muy contento, muy feliz y como me dice mi viejo las cosas llegan por si solas”.

Reconoce que lo llamaron del entorno de Tabárez para informarle que están siguiendo su desempeño. “Recibí un llamado del cuerpo técnico donde me dijeron que me están siguiendo. Y la verdad que ese llamado me hizo la persona más feliz del mundo porque uno lo que desea como jugador de fútbol es llegar a la selección de su país”, dice.

Y agrega: “Cuando uno toma conciencia de lo que es el fútbol siempre sueña con vestir la camiseta de su país, cantar el himno en un estadio lleno. Y hoy estar tan cerca de la Selección me pone contento y me dan aún más ganas de seguir creciendo y mejorando”, dice Lucas Torreira mientras disfruta de la playa de Las Cañas, el principal balneario de la costa oeste uruguaya.

Mientras tanto, en el frío del invierno europeo, el presidente de Sampdoria, Massimo Ferrero, está rechazando todas las ofertas que recibe por él. La expectativa es que a mediados de año llegue una gran propuesta, a partir de los 50 millones de euros, por la gran joya de su equipo.

Más Torreira

Ya es ídolo y figura del mercado en Italia

“Nuovo idolo blucerchiato”, lo presenta La Gazzetta dello Sport, en referencia a los colores de su club, la Sampdoria. “Sus mayores virtudes son el pase corto a ras del piso y la capacidad de darle ritmo al equipo sin ser previsible”, dice en tanto Sky Sports.Ya es uno de los grandes nombres para el próximo mercado de pases.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)