PEÑAROL

La torre y el gol

Viatri hace el trabajo sucio y lo aprovechan.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Fotos: Gerardo Pérez.

Cuántos problemas le generó a Peñarol en este 2017 el puesto del centrodelantero. En el primer semestre, ese tema se terminó transformando en algo casi traumático. Todos alternaron buenos momentos, pero a nadie le alcanzó para quedarse definitivamente con ese puesto y así silenciar las críticas.

Ni el Apertura, ni la Copa ni el Intermedio sirvieron para encontrar un goleador y por eso el primer semestre se fue con el “Cebolla” Rodríguez (ocho festejos) y Nahitan Nández (siete) como los goleadores del equipo.

Dos ya se fueron y otro lo hará en estas horas. Junior Arias, que este fin de semana ya debutó en Talleres con gol, fue el que más jugó. En 28 partidos (1869 minutos), marcó siete tantos. Mauricio Affonso, hoy en Atlético Tucumán, puso seis goles en 1015 minutos. Lucas Cavallini, ultimando detalles para marcharse al Puebla, marcó seis goles en 749 minutos.

De los delanteros de área que Leonardo Ramos tenía en el primer semestre, solo quedó uno: Diego Rossi, con seis goles en 1058 minutos. Por ese motivo, al momento de planificar este Clausura la contratación de un centrodelantero se puso sobre la mesa.

El retorno de Cristian Palacios, que llegaba desde Wanderers como goleador del Uruguayo con 19 tantos (más otros dos que había convertido en la Copa) hacía soñar a varios con que éste era el delantero que necesitaba el club. Sin embargo, la floja producción ofensiva que se dio en la pretemporada (apenas un gol en cinco partidos) hizo que el aurinegro tome al decisión de ir por un centrodelantero de categoría.

Argentinos.

El elegido fue el argentino Lucas Viatri, corpulento y experiente punta. Llegó sin hacer pretemporada y con menos de una semana en Los Aromos se metió en el equipo titular para el inicio de la actividad oficial. En su debut contra El Tanque aguantó 80 minutos en cancha y dejó una buena impresión: generó un penal, dio una asistencia y ganó todo por arriba. El sábado ante Liverpool mostró algo similar: reiteró su poderío en el juego aéreo, pero evidenció también que puede jugar de pívot y descargar con los pies para sus compañeros. En ambos cotejos lo mejor lo mostró en los segundos tiempos. ¿Casualidad? Cuando el DT agregó un delantero más para acompañarlo en el frente de ataque, Viatri le dio otro valor al peso ofensivo del equipo, ya que arrastra marcas y le genera espacios a los demás. Diego Rossi lo aprovechó muy bien en el primer partido y Cristian Palacios en el segundo. Hasta ahora Ramos optó porque lo acompañe Maximiliano Rodríguez. El rosarino tiene olfato goleador, pero es más bien un mediopunta. Baja a buscar la pelota y muchas veces deja solo a su compatriota.

Uruguayo.

Palacios ingresó faltando 22 minutos, marcó el tanto de la victoria y tuvo a maltraer a la defensa rival. Muchas veces cuestionado en sus anteriores pasajes, esta vez tuvo la oportunidad de jugar junto al nueve de área y no tener que asumir él todo ese trabajo sucio.El encuentro que viene ante Boston River, donde la “Fiera” puede retroceder por la ausencia de los convocados celestes, puede ser una buena oportunidad para verlos juntos desde el comienzo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)