PEÑAROL

El “Toro” fue el punto más alto del campeón

Tuvo su chance y se consolidó como goleador.

Foto: Marcelo Bonjour.
Foto: Marcelo Bonjour.

Muchos se habrán acordado durante este Clausura cuando Peñarol a principios de año le ganó la pulseada a Nacional por Gabriel Fernández. A mediados de enero se anunciaba que el goleador de Racing se iba para Los Céspedes y terminó en Los Aromos.

El comienzo fue alentador. Ingresó en un clásico de verano a los 65 minutos y nueve más tarde puso el 2-0 definitivo. Sin embargo, luego se fue desinflando. Solo marcó tres goles en el primer semestre entre el Apertura, Intermedio y la Libertadores. Nunca pudo terminar de ganarse el puesto y cuando jugó, se mostró muy lejos del arco. Leonardo Ramos lo utilizó como Lucas Viatri, fuera del área, de espaldas al arco y forcejeando con los rivales. Nunca se sintió cómodo en esa función y fue perdiendo en confianza.

La llegada de Diego López para la segunda parte del año fue como un renacer para Fernández. El “Memo” lo tomó como primera opción de ataque y ahí sí encontró su mejor versión. Aprovechando su potencia, se reencontró con el arco de frente y con el gol y empezó a pagar la confianza que habían depositado en él a principio de año. Mucho más cuando el DT también acertó poniéndole a Viatri al lado. Ambos se entendieron a la perfección a pesar de tener características similares.

El “Toro” jugó en 12 de las 14 fechas del Clausura (solo faltó ante River, que estuvo en el banco, y ayer frente a Progreso, por precaución) y marcó nueve tantos. Es decir, el triple de los que hizo en la primera parte del año.

Por su entrega constante, también por su compromiso a la hora de bajar a defender y sacar adelante al equipo y principalmente por sus goles, el “Toro” fue el punto más alto del campeón del Clausura. Peñarol lo necesita así de enchufado en la definición.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)