PEÑAROL

El “Toro” va de frente

Desde que Gabriel Fernández dejó de jugar “a lo Viatri”, explotó y encontró su mejor versión en el aurinegro.

Foto: Gerardo Pérez
Foto: Gerardo Pérez

Su nombre estuvo en el tapete durante el verano. Los dos grandes pelearon por sus servicios. Cuando todo indicaba que terminaría yendo a Los Céspedes, el aurinegro rompió el mercado y se llevó al goleador.

El accidente que sufrió Lucas Viatri en la última Navidad, donde un petardo le explotó en la cara y puso su vista en peligro, obligó a Leonardo Ramos a pedir un centrodelantero de esas características físicas: grande, corpulento.

El apuntado fue el “Toro” y el 18 de enero selló su llegada a la institución. Tan solo cuatro días más tarde, tuvo el mejor estreno de todos. En un amistoso contra Nacional ingresó a los 65’ y 11 minutos más tarde decretó el 2-0 final. Tras una gran arremetida de Rodrigo Piñeiro, el juvenil lo lanzó en carrera. Fernández acomodó la pelota, pisó el área y remató cruzado para comenzar a ganarse el cariño de los hinchas aurinegros.

En esa primera presentación, el “Toro” ya demostró que así es como se siente más cómodo en la cancha: de frente al arco y aprovechando su potencia. Sin embargo, la recuperación del argentino se fue demorando más de lo esperado y el “Toro” tuvo que lidiar en un rol que no lo favoreció: lejos del arco, jugando permanentemente de espaldas y pivoteando para sus compañeros.

Jugó “a lo Viatri” y a pesar de que alternó mejores y peores partidos, le costó acomodarse en el equipo.

Con la llegada de Diego López, el “Toro” vivió una especie de refundación dentro del equipo y eso es también mérito del nuevo entrenador, que lo adelantó en la cancha y lo puso a jugar como último hombre, como definidor.

Encima, el “Memo” apostó a juntarlo con el argentino en su regreso a la actividad y la jugada le salió bárbara porque se complementan a la perfección. Viatri hace el trabajo sucio y él aprovecha todos esos espacios que le genera para sacar a relucir sus condiciones.

“Tienen características parecidas, aunque no son iguales. Tenemos claro que son difíciles de marcar en el área. Tenemos que tratar de hacerles llegar la pelota de la mejor manera posible. Debemos darle más continuidad a ese tipo de jugadas”, explicó.

Diferencias. Los números son contundentes. De los 10 goles oficiales (nueve por el Uruguayo y uno por la Libertadores) que marcó Fernández con la camiseta de Peñarol, seis los convirtió en este Torneo Clausura.

Desde su llegada, entre compromisos locales e internacionales, acumula 27 partidos (1.662 minutos). Esto le da un promedio de un gol cada 166 minutos.

Goles. Todos los tantos que marcó Fernández fueron dentro del área y bajo tres características.

En el Apertura hizo dos de cabeza mediante dos pelotas paradas ante Liverpool y Cerro. Contra Atenas, en el otro gol que marcó en ese certamen, festejó tras una corrida con una buena maniobra individual incluida.

En la Libertadores, frente a Libertad en Asunción, nuevamente se fue en velocidad y definió ante la salida del arquero.

¿Y ahora en el Clausura? Marcó uno de cabeza (contra Racing en la primera fecha), uno tras irse mano a mano con el arquero (frente a Liverpool luego de un estupendo pase de Viatri) y cuatro con definiciones de primera llegando por el centro del área.

Estos goles, típicos de un número nueve, eran chances con las que en el primer semestre difícilmente podía contar porque se encontraba lejos del arco peleando con los zagueros. Ese trabajo es el que hoy hace Viatri y eso también se evidencia en sus números, porque en este semestre aún no pudo convertir y en el Clausura del año pasado solo puso cuatro goles pese a ser determinante en otras facetas del juego para el Peñarol, que terminó quedándose con el título de Campeón Uruguayo.

De cabeza, tras lanzarlo en velocidad o llegando por el medio, son las tres vías por las que hoy el aurinegro le saca jugo al “Toro”. Pasó a jugar de frente al arco, como más le gusta, dejó de hacer el trabajo que venía realizando Viatri y encontró su mejor versión.

Ascenso. Como si fuera poco, esta también es la mejor temporada del “Toro” desde que está en Primera División.

En 2012/2013, marcó dos goles en 12 partidos para Cerro Largo. En 2013/2014 no convirtió en cuatro partidos con Defensor Sporting. Ya en Racing, marcó cinco veces en la temporada 2014/2015 (14 partidos), ninguno en la 2015/2016 (16), ocho en 2016 (15) y dos en 2017 (4).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º