Peñarol

Tormenta con matracas

Peñarol va a Belvedere en medio de un clima parecido, aunque no igual, que cuando fue a Jardines.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Bengoechea. “Queremos estar primeros al final del camino; hay que recorrer el camino...” Foto: Marcelo Bonjour

Las circunstancias se parecen. O, al menos, tienen puntos de contacto. El sábado 3 de octubre Peñarol jugaba con Danubio en Jardines del Hipódromo, tenía que salir del Centenario; estaba segundo a tres puntos de Nacional; y, el lunes anterior, justo el día del cumpleaños del club, acusando recibo de los efectos de la goleada que River Plate le había metido a los aurinegros la noche antes, Juan Pedro Damiani le dijo a Ovación, como con el alma en la mano: "En estas fechas todo pasa a un segundo plano, los resultados, los matices, las vicisitudes… es hora de estar todos juntos".

Es más, aquella vez el entrenador había dicho enseguida del 4-0 sufrido ante los darseneros, aún adentro del estadio, que en los últimos minutos del partido sintió "vergüenza de ver a los jugadores deambulando en la cancha"; y el martes siguiente, en Los Aromos, lejos de refutar las expresiones del técnico, Luis Aguiar dijo que "para el que siente al club, fue una vergüenza": en una palabra, se puso el sayo.

Sin embargo, aunque Peñarol ahora debe ir a jugar con Liverpool en Belvedere, saliendo otra vez del Centenario, y sigue tres puntos abajo de Nacional, las circunstancias sólo se parecen, o tienen puntos de contacto; pero no son iguales: esta vez viene de ganarle el domingo pasado a Rentistas, aunque con una actuación tan pobre y opaca que llevó a que, en lugar de hablar brevemente con Bengoechea en el vestuario, como lo hizo luego del contraste frente a River Plate, cuando antes de salir a la calle advirtió que "no quiero hablar, estoy bastante enojado", el presidente no solamente entablara una extensa conversación con el "Profesor" en el camarín: efectuó declaraciones públicas, fuertes, gráficas, y reveló cuál era su estado de ánimo, enfatizando que "está claro que el rendimiento no fue el que todos esperamos. Si no mejoramos, no hay futuro; por suerte Pablo lo entendió así, coincidimos en eso: no se ve un juego de equipo, falta mucho de media cancha hacia adelante".

Además, al cabo de las siete primeras fechas del Torneo Apertura, Peñarol llegó el sábado 3 de octubre a Jardines del Hipódromo con un promedio de 1,28 puntos ganados por partido, y ahora va a Belvedere con un mejor registro de 3 cada 90 por la suma de los triunfos obtenidos ante Danubio en aquella oportunidad y contra Rentistas el domingo pasado; pero, siguiendo con las diferencias, ahora quedan sólo cinco fechas para el final del primer campeonato de la temporada, en dos se viene el clásico y, entonces, es como si el aire estuviera "viciado" por las esquirlas que dejó la explosión de Damiani a la salida del estadio.

La interrogante, pues, 24 horas antes del partido en Belvedere frente a Liverpool, parecería ser: ¿qué pasa si Peñarol no gana?

Bueno, si Nacional lo hace, el primer coletazo sería matemático: Peñarol se despediría de la posibilidad de ser campeón, algo que Bengoechea tiene muy claro: "Estamos conformes, principalmente por cómo vemos a los muchachos, muy compenetrados en intentar salir adelante; eso me tiene contento, y tranquilo de que son concientes del momeno en que estamos, pero nos falta mejorar el rendimiento y que las victorias sigan llegando, no vaya a ser que se mejore el rendimiento y no se gane. A mí me importa el cómo, pero lo más importante en fútbol es ganar: lo que uno quiere es que se gane".

Casi un mensaje, captado por el plantel, pues Nahitan Nández dijo ayer que "estaría bueno jugar bien y ganar, pero acá lo importante es el resultado"; y aceptado a nivel de los consejeros que llegaron al partido de Jardines con el recelo de que el DT se podía estar jugando el cargo, y no sienten lo mismo previo al de Belvedere, aunque entre ambos haya puntos de contacto. Como decía el Cr. José Pedro Damiani: "Tormenta con matracas..."

El técnico, el médico y el "canario" arriesgado.

Al irse de Los Aromos al mediodía, Luis Aguiar dijo cómo se sentía de la contractura en el bíceps femoral: "Más o menos", pues "todavía siente alguna molestia", según apuntó el Prof. Modesto Turrén un rato antes; pero el "Canario" aseguró que "llego, yo voy a arriesgar", dándole un soporte a la decisión de incluirlo en los 18 que hoy quedan concentrados. Por su lado, el Dr. Edgardo Rienzi señaló que "viene bien, somos optimistas de que vaya a estar a la orden; hoy respondió a todas las exigencias que le propusimos, aunque la mayor la tuvo ayer (jueves); ahí cambió el panorama". Bengoechea: "Va a jugar de volante izquierdo con tres volantes, o por afuera en el 4-4..."

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)