PEÑAROL

Una tormenta de arena

Habrían tentado a Ramos desde Arabia, pero Peñarol asegura que no llegó ninguna oferta.

Foto: Ariel Colmegna
Foto: Ariel Colmegna

El fútbol árabe suele ser una tentación para todos. Jugadores y técnicos, todo el que emigre al fútbol de Medio Oriente sabe que recibirá una buena suma de dinero que puede marcar una diferencia importante para la familia y para el futuro.

Y como el dinero no es un problema para los equipos de esos países, el rumor que comenzó a correr en la pasada jornada alertó a los dirigentes de Peñarol. Según se informó en el programa “Las Voces del Fútbol” (1010 AM) a primerísima hora de la tarde, un cuadro árabe venía en busca de Leonardo Ramos.

Alguno puede pensar en el hecho de que el entrenador aurinegro tiene contrato hasta diciembre y está en lo cierto, pero también es verdad que la resición de su vínculo puede ser pagada por cualquier institución de esa zona geográfica donde se manejan cifras con varios ceros a la derecha.

Más precisamente el cuadro que vendría por Ramos sería Al Ettifaq, ubicado en la ciudad de Dammam y que finalizó en la cuarta posición en la última liga de Arabia Saudita. Pero la pregunta que muchos se hacían es: ¿Llegó la oferta? Y la respuesta a esa pregunta es negativa, o al menos así se confirmó en el Consejo Directivo que se llevó a cabo en la pasada jornada.

Cayó la noche en Montevideo y los dirigentes aurinegros se reunieron, entre otras cosas, para evaluar lo que se había convertido en una resonante noticia para el mundo Peñarol en horas de la tarde.

Fue en esa reunión, donde cada uno de los dirigentes y hasta el propio presidente, fueron consultados sobre una posible oferta que hubiera llegado desde Arabia Saudita, pero la respuesta terminó siendo que, por el momento, no había nada.

El director deportivo de Peñarol, Gonzalo de los Santos, también estuvo en el mismo consejo, pero tampoco pudo afirmar que hubiera interés formal por el entrenador aurinegro, aunque de todas maneras hay algo que está claro: Peñarol deberá estar atento.

Primero porque se puede quedar sin su entrenador antes de comenzar el Torneo Clausura y luego porque deberá salir a buscar un reemplazante que, como ya es público, para Jorge Barrera debería ser Mario Saralegui, aunque también se ha seguido con detenimiento el buen trabajo del “Tato” Martín García en Honduras.

Pese a esto, Peñarol debe trabajar con cautela porque hasta que la oferta no se haga oficial, Leonardo Ramos sigue siendo el entrenador aurinegro y continúa siendo el técnico que lo sacó campeón en el último Uruguayo. El final del Intermedio puede marcar un antes y un después y también que Peñarol se quede sin DT.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º