RAMPLA JUNIORS

Toresani, el chofer de Forlán en el rojo 

El "Huevo", que fue presentado como nuevo entrenador de Rampla Juniors, tiene un montón de anécdotas con jugadores uruguayos además de ser el protagonista de una de las frases más célebres de Diego Armando Maradona.

Julio César Toresani. Foto: Darwin Borrelli.
Julio César Toresani en el Estadio Olímpico, donde observó el jueves el entrenamiento de la Tercera División de Rampla Juniors. Foto: Darwin Borrelli.

El 7 de octubre de 1995, Diego Armando Maradona regresó a Boca luego de 14 años y esa tarde el xeneize recibía a Colón en La Bombonera. El 10 se robó todas las miradas, pero Julio César Toresani también fue el protagonista de ese partido.

El por aquel entonces jugador del equipo santafesino fue expulsado y según él, por culpa de Maradona. “Manejó el partido. Él me echó de la cancha, me gustaría encontrarlo para ver si me repite en la cara todo lo que me dijo”, expresó el “Huevo” Toresani en el vestuario visitante.

Pero Diego no se calló y fiel a su estilo, le retrucó creando una de sus frases más significativas: “A ese muchacho le digo que vivo en Segurola y Habana 4310, séptimo piso. A ver si me dura 30 segundos”.

Y como cosa del destino, un año después compartieron equipo porque Toresani pasó a Boca. “Fue una casualidad tremenda. Lo que pasó, pasó. Tuve la posibilidad de jugar en Boca y hacerlo con Diego fue un privilegio, un orgullo porque es el más grande de todos los tiempos”, le contó el “Huevo” a Ovación.

Toresani compartió vestuario con el 10 y recordó que “sólo el hecho de verlo ahí te transmite confianza, seguridad, convicción. Sentís que no podés fallar y que te quita no la responsabilidad pero es como que decís jugás con este fenómeno y no podemos perder más allá de que él no pueda ganar un partido solo, aunque lo hizo. Pero te transmite algo diferente en la concentración, en el vestuario y en los partidos, es algo inexplicable”.

A 23 años de ese episodio entre el “Huevo” y Maradona, hoy los dos sigue compartiendo la profesión. En aquella época eran jugadores y ahora son entrenadores.

Toresani (50 años) fue presentado el miércoles como nuevo director técnico de Rampla Juniors de cara a la próxima temporada. “Siempre me gustó el jugador uruguayo, su forma de jugar, la personalidad. Hice muchos amigos a lo largo de mi carrera y en casi todos los equipos que jugué había uruguayos. Todos muy buena gente sobre todo y con los que tengo grandes recuerdos”, contó.

La llegada al picapiedra se dio gracias al contacto entre Gabriel Migliónico, exjugador que fue compañero de Toresani en Colón, y el presidente de Rampla Juniors, Ignacio Durán.

“Este es un gran desafío para mí pero también para el club y ya estamos trabajando para armar el plantel. Sé que la gente apoya mucho acá y es muy lindo jugar con gente en la tribuna más allá de que siempre te pueden insultar, pero el fútbol es así y los argentinos estamos muy acostumbrados a eso. La idea es comenzar a hablar y ver a los jugadores que están, los que tienen contrato, los que lo finalizan y también buscar opciones en el mercado. Rampla Juniors no tiene una base de futbolistas de experiencia y en eso tenemos que trabajar fuerte para delinear el plantel”, dijo el “Huevo” en diálogo con Ovación mientras observaba un entrenamiento de la Tercera División del equipo picapiedra.

Toresani trabajará junto a Gastón De los Santos, exjugador y capitán de Rampla Juniors, y al profe Luis Bondelas, quien estuvo a cargo de la preparación física del picapiedra cuando ganó el Uruguayo de la Segunda División Profesional en la temporada 2015-2016, logrando el ascenso a la “A” bajo la conducción técnica de Gabriel Añón.

Julio César Toresani y su ayudante Gastón De los Santos. Foto: Darwin Borrelli.
Julio César Toresani y su ayudante Gastón De los Santos en el Olímpico. Foto: D. Borrelli.

El estilo de juego

A Julio César Toresani le gusta que sus equipos jueguen bien al fútbol. No se aferra a ningún sistema, pero entiende que el jugador que no corre y carezca de intensidad no puede jugar. “Soy un entrenador que le gusta ganar. A todos nos justa, pero hay que saber llevar al jugador, manejar bien el grupo y si lográs jugar al fútbol, es mejor. Si hacés triangulaciones, cambios de frente, todo se te puede hacer más fácil. Me gusta el jugador que tenga dinámica, que corra mucho y que sea solidario. Sin esas condiciones se hace muy difícil porque esto es un juego y hay que animarse a jugar, a intentarlo. Hay que saber cuándo y dónde, pero eso lo veremos al momento de empezar a trabajar en Rampla y que los jugadores logren entender la idea que uno tiene”, explicó el “Huevo”.

Toresani no tiene un sistema de juego predilecto porque entiende que “no hay que aferrarse a un 4-4-2 o a un 4-3-1-2. Me gusta el enganche pero últimamente no hay muchos. El fútbol es uno solo y hay que poner los muebles en el lugar que correspondan en la casa. Vos no podés hacer que el golero juegue de 9 o que el delantero ataje. Es difícil que un zaguero te juegue de enganche. Es verdad que hay jugadores polifuncionales y que pueden rendir en varios puestos, pero no todos. Por eso no me gusta decir juego con este sistema o con otro, pero lo que sí te puedo decir es que quiero un equipo que tenga protagonismo y compromiso a la hora de jugar la pelota. Es verdad que hay que tomar cierto recaudo a la hora de jugar frente a determinado rival, pero la idea siempre tiene que ser la misma y procuramos que se pueda intensificar a medida que vayamos trabajando con el plantel y vayan pasando los partidos”.

El argentino que ya dirigió a 13 equipos desde que se transformó en entrenador en 2005 tras retirarse como jugador en 2004 defendiendo la camiseta de Patronato de Paraná, contó qué pretende durante la pretemporada que comenzará en los primeros días de enero: “Yo llegué el miércoles y fui conociendo el club, las instalaciones y la gente de la Directiva. Ahora queda ponerse los pantalones y laburar. Vamos a ir armando el plantel pero a los que queden le vamos a dar una planificación para que trabaje a conciencia durante este parate así cuando lleguen a la pretemporada no sientan tanto el rigor, sobre todo en la primera semana. La idea es trabajar muy bien en lo físico y hacer muchos amistosos, puede haber una gira por Argentina que estamos planeando para llegar de la mejor manera a la temporada”.

El chofer de Diego Forlán

El “Huevo” Toresani tiene mil anécdotas y varias incluyen a jugadores uruguayos. Surgido futbolísticamente en Unión de Santa Fe, luego pasó por Instituto de Córdoba, Colón -donde tuvo tres períodos- River Plate, Boca Juniors, Independiente de Avellaneda, Audax Italiano y Patronato de Paraná.

Tuvo entrenadores como César Luis Menotti, Carlos Salvador Bilardo, Américo Rubén Gallego y Daniel Passarella, entre otros. “De todos aprendés. No necesita ser campeón del mundo para ser buen técnico porque yo tuve muchos y muy buenos que por ahí nunca ganaron un título, pero siempre aprendí lo que hay que hacer y también lo que no hay que hacer”, dijo Toresani.

Y a lo largo de su carrera como jugador, compartió vestuario con muchos uruguayos: “Uh, fueron un montón, una bocha como decimos los argentinos. Creo que es casi un equipo entero y con todos siempre tuve la mejor onda”, recordó.

Julio César Toresani. Foto: Darwin Borrelli.
Julio César Toresani, el nuevo entrenador de Rampla Juniors. Foto: Darwin Borrelli.

El “Huevo” jugó con Gabriel Cedrés, Sergio “Manteca” Martínez, Samantha Rodríguez, Gabriel Migliónico, Enzo Francescoli, Javier Zeoli, Alfonso Domínguez y Diego Forlán, entre otros.

Precisamente, con “Cachavacha” tiene una anécdota muy particular. “Cuando Diego era un pibe y estábamos en Independiente vivíamos en Belgrano, muy cerca uno del otro. Entonces yo lo pasaba a buscar o él se arrimaba hasta casa y siempre íbamos juntos a los entrenamientos. Un gran gurí y terrible jugador. Por algo después fue una figura histórica para Uruguay y en los diferentes clubes que estuvo. También me pasó lo mismo con el “Burrito” Ortega en River, era jovencito y yo lo llevaba a los entrenamientos. Todos grandes personas que se transformaron en tremendos jugadores”, recordó el “Huevo”.

Otra de las anécdotas de Toresani con jugadores uruguayos se remonta a las concentraciones de los años 90. “Cuando se venía algún partido importante, los nervios jugaban su papel y estábamos sin poder conciliar el sueño, siempre nos juntábamos a fumar algún ‘puchito’ o un habano para calmar tensiones. Imaginate que con varios coincidió en River y en Boca. Siempre digo que fue un placer jugar con compañeros uruguayos y más allá de haber sido grandes futbolistas en esa época o después con el paso del tiempo, siempre destaco lo buenas personas que son”.

Entrenamiento de la Tercera División de Rampla Juniors. Foto: Darwin Borrelli.
Entrenamiento de la Tercera División de Rampla Juniors. Foto: Darwin Borrelli.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)