PEÑAROL

Tomá mate...

“Voy bien por arriba y manejo la pelota por abajo, tengo varias versiones”, dijo Gabriel Ávalos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Gabriel Avalos. Foto: Fernando Ponzetto

No se va a arrepentir, doctor", le dijo el delantero paraguayo Gabriel Ávalos, a Edgardo Rienzi, el jefe de la sanidad aurinegra tras pasar los exhaustivos estudios que le realizaron en la Asociación Española. "Eso espero", le respondió el médico metiéndole presión.

"Estoy muy contento", reconocía unos minutos más tarde, el delantero guaraní, mostrando por primera vez su simpática sonrisa. "Sé que el club es muy importante a nivel mundial", agregó y admitió que le sorprendió un poco el interés de los carboneros. "Puede ser sí, pero venía confiado entrenando. Siempre trato de dar lo mejor de mí, pero como vengo sin partidos encima, puede ser sí, que me haya sorprendido un poco esta posibilidad. Estoy muy contento, contentísimo de esta oportunidad que me están dando", reconoció Ávalos, quien firmará contrato por un año y luego se presentará en Los Aromos.

"Yo estoy para jugar", afirmó convencido al preguntarle cuánto tiempo le iba a llevar estar pronto para competir. "Si uno sabe jugar, del fútbol no se olvida".

Luego, se definió como un delantero completo. "Voy muy bien por arriba y también manejo la pelota por abajo. Y soy rápido. Por suerte, tengo varias versiones para utilizar en la cancha. Ojalá sea un año muy bueno para Peñarol y para mí en lo personal", se ilusionó.

Si bien el nombre del paraguayo Gabriel Ávalos ya se había manejado hace días, fue el martes por la noche que el asunto tomó forma. Al gerente de fútbol aurinegro, Juan Ahuntchain, le costó convencer a los integrantes de la Comisión de Pases y Contrataciones para incorporarlo. Es que los antecedentes del delantero paraguayo, sin fútbol desde hace diez meses, hacían dudar a los directivos carboneros.

Uno de los argumentos del gerente de fútbol fue que el colombiano Miguel Murillo también llegó siendo casi un desconocido y ahora tras haber sido el goleador de los carboneros en el Clausura y de haber conseguido ser Campeón Uruguayo, está a punto de irse al fútbol chino dejándole un millón de dólares al club.

Pero Ahuntchain contó con el apoyo del técnico Jorge Da Silva. Y luego se sumó una opinión muy importante: la del vicepresidente Walter Pereyra.

Lo cierto es que desde el martes por la noche, las negociaciones se aceleraron y el delantero guaraní, cuyo último club fue Crucero del Norte, en la B de Argentina, llegó ayer por la mañana desde la vecina orilla. Dos de sus representantes, Álvaro Escames y Gabriel Alvez, lo esperaron en el puerto.

Unas horas más tarde, ya estaba en la Asociación Española para someterse a una serie de estudios, entre ellos una resonancia magnética, para evaluar su rodilla izquierda tras la operación de ligamentos cruzados a la que fue sometido en setiembre pasado.

Recelo.

Ayer, en las redes sociales, los hinchas criticaron la incorporación del paraguayo y demostraron su preocupación por la larga inactividad con que llega. Ávalos no perdió la calma. "No lo tomo como una presión. La gente tiene razón, me pongo en lugar de ellos y también pensaría lo mismo. Pero sé que va a salir todo bien y le voy a dar alegrías a esa misma gente".

Contó que no conocía a nadie en el plantel de Peñarol, salvo de nombre o de verlos por televisión. Y mencionó a Guzmán Pereira, a quien conocía de verlo jugar en Universidad de Chile. Se lamentó de no haber tenido el gusto de jugar con Forlán, a quien siempre había admirado por sus características.

Se definió como dueño de una "buena personalidad" y dijo que seguramente su manera de ser le ayudaría a acoplarse cuanto antes al plantel. "Soy una persona muy tranquila. Espero caerle bien al grupo y que entre todos podamos darle muchas alegrías a los hinchas de Peñarol", expresó.

"Montevideo es una ciudad muy linda. Había venido una vez y tengo amigos aquí. Voy a tratar de hacer lo mejor en el equipo y de disfrutar también", afirmó.

Y contó que además de tereré ya tomaba mate en Paraguay y que siguió haciéndolo durante su estadía en Argentina. "Ahora voy a probar el mate uruguayo. Je. Tengo gente conocida acá y voy a tratar de adaptarme lo antes posible".

A propósito de adaptación, su esposa Paola se quedó en Argentina esperando para seguir sus pasos y cruzar el charco. Ella también está muy contenta ante la posibilidad de volver a ver a su marido dentro de una cancha. Está embarazada de tres meses, y el nuevo integrante de la familia tiene grandes chances de ser uruguayo.

Ángel y Urruti ya están.

El equipo aurinegro sumó ayer dos altas más aparte de las de Juan Martín Boselli y Guzmán Pereira que se hicieron presentes en el primer día de la pretemporada. Ángel Rodríguez, volante central proveniente de River Plate, estampó la firma y ayer se hizo presente en Los Aromos donde entrenó en doble horario a las órdenes de Jorge Da Silva. Luis Urruti, atacante de Cerro, llegó a un acuerdo y seguramente, hoy se presentará a entrenar. Mientras tanto, siguen las negociaciones por Nicolás Dibble. Su representante, Gustavo Nikitiuk se reunió ayer conel vicepresidente aurinegro Walter Pereyra. Tambien sigue vigente el interés por Hugo Silveira.

25 - Edad.

Años tiene el delantero. Nació el 30 de noviembre de 1990 en Hohenau, una ciudad del departamento de Itapúa (Paraguay).

9 - Equipos.

Jugó en Libertad, At. Tembatary, Cambaceres, Tigre, Gimnasia LP, Indep’te Campo Grande, Gral Díaz, Concepción y Crucero.

10 - De Parate

No juega desde el 29 de agosto de 2015 en la derrota de Crucero 0-4 ante Argentinos. Se operó de los ligamentos cruzados.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)