PEÑAROL

Todos los ojos puestos en él

Diego Forlán llega al clásico con asistencia perfecta y en franco ascenso. Por eso y por todo lo que significa su figura, esta tarde los ojos estarán puestos en el crack aurinegro.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Archivo El País.

Jugó en Independiente-Racing, Manchester United-Liverpool, Atlético-Real e Inter-Gremio. Incluso lo hizo con la selección uruguaya cuando enfrentó a Argentina y Brasil, pero ninguno de estos clásicos debe significar tanto para él como el partido de hoy.

Diego Forlán, recién a sus 36 años, podrá disputar el encuentro más importante de este país y con la camiseta del cuadro que es hincha. Aquellos goles que convertía en el fondo de su casa, cuando era tan solo un niño que jugaba con su hermano, primos y amigos imaginando que jugaba un clásico con Peñarol, hoy pueden hacerse realidad. El Estadio Centenario estará repleto y con el colorido que habitualmente imponen los fanáticos en estos partidos.

Todos los ojos estarán puestos en él. Si eso ya sucedió en las anteriores 11 fechas, hoy eso se verá potenciado. Forlán es el crack, el jugador diferente que se despega del resto en cada movimiento.

Llega a este partido en claro ascenso, al igual que el equipo. Su gran estado físico, algo por lo que se ha caracterizado a lo largo de su carrera, ha sido fundamental en ese sentido. Jugó todos los minutos del Apertura y es una de las piezas clave de los aurinegros. Cuando Peñarol no encontraba un buen funcionamiento, en las primeras fechas, las mejores cosas salían de sus pies. Cuando el equipo logró enderezar el rumbo, "Cachavacha" se pareció más a aquel de Sudáfrica 2010 e hizo que sus compañeros levanten el nivel considerablemente.

Algunos lo han marcado hombre a hombre y otros en zona. Le han dado duro y también lo han respetado. Lo cierto es que siempre se las arregla para salir bien parado, porque aún en sus partidos más flojos le alcanzó con un par de chispazos para poder demostrar por qué fue el mejor jugador de un Campeonato del Mundo.

Los clásicos son partidos que marcan al jugador y a los fanáticos y eso él lo tiene más claro que nadie, porque ya lo vivió en otras partes del mundo y porque a pesar de que recién en el final de su carrera pudo ponerse la camiseta que más quiere, vive en amarillo y negro desde que nació.

Hoy no es un partido más. Por el entorno, por lo que significa el partido en sí mismo para la vida de Peñarol y porque él cargará con una presión extra por ser quien es. Es el partido que ha estado esperando por tanto tiempo. Ya no lo tiene que ver desde la tribuna ni por internet con diferencia horaria. Será protagonista directo de la fiesta del fútbol uruguayo. También es el partido más esperado por los hinchas desde su llegada. Una gran actuación suya puede ser determinante para que los aplausos que lo han ido acompañando todas estas fechas vengan acompañadas por un "¡Olé, olé, olé, olé... Diegoooo, Diegoooo!" que caiga en forma estruendosa desde la Tribuna Ámsterdam.

LOS NÚMEROS DEL CRACK

3 gritos

Marcó tres goles en el torneo: en la segunda ante El Tanque, en la quinta con Sud América y en la undécima con Villa Teresa.

11 inamovible

Jugó las 11 fechas que se llevan disputadas hasta el momento del Torneo Apertura. Siempre fue titular.

90 fundamental

Nunca fue sustituido. Aún con el resultado ajustado o con el partido liquidado, el entrenador siempre lo mantuvo en el equipo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)