en el viera

Todavía debe una G

Nacional gana y golea, pero no gusta y en defensa asusta. A Racing no le concedieron un penal por mano de Polenta con el partido 3-2.

Nueve fechas. Más de medio torneo. Eso fue lo que tuvo que esperar Nacional para ganar dos partidos consecutivos. “Era lo que necesitábamos”, confesó Iván Alonso una vez concretada la victoria 4-2 sobre Racing.

Ganar, esa es la palabra clave. Parece mentira que el campeón por destrozo del Apertura no hubiera podido enlazar dos triunfos seguidos en el Clausura, pero la realidad es que así pasó porque su juego no se parece en nada al de semestre pasado.

Alonso también habló de ver “el vaso medio lleno” y está bien, esa debe ser la lectura positiva que debe hacer el equipo para consolidar la confianza, pero también hay un vaso medio vacío que observar.
Nacional jugó mal; muy mal incluso por momentos. Porque no se trata solo de que el rival también juega, que maneje la pelota y tenga sus méritos. Se trata de que si un equipo (grande, además) se pone en ventaja a los 40 segundos, tiene que saber administrar los tiempos. Lo que debió ser tranquilidad para Nacional, se convirtió en desidia. Los jugadores tricolores fueron incapaces de retener la pelota, de juntarse y tocar incluso estando ya 2-0 y con el camino marcado, porque ambos tantos llegaron luego de desbordes, uno de cada lado.

Por el contrario, fue Racing el que manejó bien el balón, el que llegó en bloque y generó las mejores situaciones de gol, aun cuando el técnico Santiago Ostolaza asumió hace menos de una semana.

El tricolor hizo gala sí (vaso medio lleno) de su contundencia. Llegó tres veces en la primera mitad y anotó dos: desborde de De Pena, centro al segundo palo y llegada de Barcia para el 1-0 y desborde de Barcia, centro, peinada de De Pena y definición exquisita de Alonso.

Lo malo (vaso medio vacío) fue que no hubo contención en la mitad de la cancha, que De Pena y Alonso poco aportaron además de su participación en los goles y, sobre todo, que la defensa volvió a dar muestras de su fragilidad.

Cuando los jugadores de Racing llegaron de frente fueron controlados, pero cada pelotazo cruzado al área tricolor fue medio gol. Así, con esa fórmula, La Escuelita llegó dos veces a la red, pero terminó perdiendo pese a jugar mejor (sobre todo en el primer tiempo) porque cuando Gastón Pereiro se decidió a jugar comenzó a desnudar problemas defensivos del equipo de Sayago.

Eso y un penal no sancionado (ver nota aparte) definió el juego en favor de un Nacional que gana y golea, pero no gusta. Mucho menos en defensa.

El penal de Polenta que Fedorczuck no vio

Penal. No hay dos lecturas de la misma jugada. Daniel Fedorczuk, árbitro del partido, fue el único que no lo interpretó de esa manera y por tanto cometió un error que pudo haber influido en el resultado.

Cuando el partido estaba 3-2 y Racing aceleraba en busca de la igualdad, cayó un centro frontal al área tricolor y en su intención de despejar, Diego Polenta levantó el puño izquierdo y le dio a la pelota antes de golpearla con la cabeza. Está por demás claro que el defensor no saltó con la intención de pegarle al balón con la mano, pero terminó incidiendo en el desenlace de la jugada porque con ese movimiento evitó que la pelota lo sobrepasara y cayera en la cabeza del delantero de Racing.

Por lo tanto, fue un claro penal que podría haber cambiado el trámite del encuentro en caso de que hubiera sido concretado en gol. El futbolista de La Escuelita que estuvo involucrado en la jugada fue Diego Zabala, quien inmediatamente reclamó primero al árbitro y luego al segundo línea, Nicolás Tarán, quien estaba muy cerca de la jugada. Sin embargo, ambos desestimaron la incidencia y Nacional se vio claramente favorecido.
Este desacierto arbitral, muy criticado por jugadores y dirigentes de Racing, se suma a una cadena de situaciones que tienen a los “hombres de negro” en el centro de la tormenta, sobre todo por las presiones que desde la otra vereda está poniendo Peñarol, que se ha sentido perjudicado por los últimos arbitrajes y al que el expresidente de la Comisión de Arbitrajes, Ovidio Cabal, responsabilizó públicamente de su renuncia.

RACING 2-4 NACIONAL

Estadio: Parque Viera.

Árbitro:
D. Fedorczuk. Asistentes: R. Trinidad y N. Tarán.

Racing: N. Gentilio; G. Aguilar, F. Romero, P. Lacoste, D. Torres; D. Zabala, I. Nicolini, E. Dudok (60' D. Acosta), J. Trindade; J. Rodríguez; y M. Affonso. DT: S. Ostolaza.

Nacional: G. Munúa; S. Gorga, C. Valdés, D. Polenta, A. Espino (77' G. De los Santos); D. Arismendi, G. Porras; L. Barcia (81' S. Fernández), G. Pereiro, C. De Pena (67' I. González); e I. Alonso. DT: Á. Gutiérrez.

Gol: 1' Barcia (N), 14' Alonso (N), 33' Affonso (R), 58' Pereiro (N), 67' Zabala (R) y 79' Arismendi (N)

Amarillas: J. Rodríguez (R). S. Fernández (N)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados