RENTISTAS

Tocó marcar a Forlán

Martín González y Diego Fernández, de Rentistas, vivieron una experiencia muy especial.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
“Bichos colorados”. Los defensas de Rentistas vivieron el miércoles una tarde inolvidable.

Rentistas jugó el miércoles frente a Peñarol su primer partido de pretemporada. Cuando el nuevo técnico de los "bichos colorados", Valentín Villazán, subió al auto y encendió la radio, estaban terminando de anunciar la alineación del equipo aurinegro. "Zalayeta", fue lo único que escuchó. "No pensaba que Forlán fuera a jugar porque se había anunciado que todavía no iba a hacer fútbol. Nos entrenamos que jugaba, ya en el Campus cuando lo vimos calentar", le contó Villazán a Ovación.

De todas maneras, el técnico no cambió nada por la presencia del mejor jugador del Mundial del 2010. "Era su primera práctica de fútbol y tampoco iba a estar exigiéndose mucho", fue lo que pensó el entrenador. "La categoría de Forlán la teníamos más que vista. Jugó muy sencillo, a uno y dos toques. Muy tranquilo".

Rentistas se paró con una línea de tres en el fondo integrada por Sebastián Ramírez, el juvenil Diego Fernández y Martín González, recién llegado de Canadian. "Para ellos fue una gran experiencia. Única. Fijate que después estábamos en el hotel y uno de los canales que se ven acá es CNN y hablaban del primer partido de Forlán y mostraban imágenes del partido donde se veía a nuestros jugadores", relató Villazán. "Algunos lo respetaron de más, y otros todo lo contrario", añadió el DT. "Y no fue sólo enfrentar a Forlán, también a Diego Ifrán y Zalayeta", concluyó el entrenador.

Martín González viene de jugar en la B, defendió un año a Canadian y es una de las incorporaciones de Rentistas. En el primer partido tuvo que marcar a Forlán y no lo podía creer. "Cómo grité sus goles en el 2010, hasta lloré con Forlán. Para mí es uno de los grandes referentes del fútbol ¡y me tocó marcarlo!", dijo.

"Era la primera práctica y tampoco se mató, pero no es nada fácil marcarlo. Maneja las dos piernas como si nada. Como uno maneja la hábil. Es un jugador de elite", analizó González.

"En una lo fui a marcar, y fui un poco fuerte; entonces le pedí disculpas. No, tranquilo, vos estás haciendo bien tu trabajo. Mientras que no vayas de mala leche, me dijo Forlán. ¡Qué humilidad! Yo ya sabía que era así porque me habían dicho, pero lo pude comprobar", agregó el zaguero de 21 años, quien se quedó con pena porque el partido no se jugó con camisetas, Rentistas lo hizo con chalecos de entrenamiento, y no pudo cambiar la casaca con Forlán. "Pero cuando nos toque jugar contra Peñarol en el torneo, se la pido seguro", se ilusionó.

Su compañero, Diego Fernández, tiene 20 años y llegó a Rentistas hace dos años atrás, tras haber hecho las formativas en Liverpool. El año pasado jugó en Tercera y recién fue ascendido a Primera División. "Sólo tenerlo ahí, al lado en la cancha fue un placer. De chico gritaba sus goles y arranqué en la Primera de Rentistas contra él. No llegó a jugar de mi lado, pero lo tuve ahí cerca", contó Diego.

"A pesar de que era solo una práctica, se notó su calidad. Cuando llegás a la pelota, él ya no la tiene más. Sorprende el manejo de las dos piernas, no sabés para donde va a salir jugando y lo hace con total naturalidad", agregó el defensa, que cambió pocas plabras con el exfutbolista celeste. "Al principio, la primera vez que me lo crucé en la cancha le dije buenas tarde Diego, y él me contestó lo mismo, pero sin nombre, porque no sabía cómo me llamaba", relató el joven defensa quizás arrepentido de no haberle dicho que se llamaba igual que él.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados