CLÁSICO

Título encebollado

Cristian Rodríguez, el capitán aurinegro, anotó el gol de la consagración y volvió a ser la figura del partido.

El "Cebolla" en pleno festejo con Formiliano y Maxi Rodríguez. Foto: Francisco Flores
El "Cebolla" en pleno festejo con Formiliano y Maxi Rodríguez. Foto: Francisco Flores

Fue una vez más la figura del partido. El capitán hizo el gol que le dio el triunfo clásico y el bicampeonato al equipo que ocupa una parte muy grande de su corazón.

El “Cebolla” Cristian Rodríguez demoró mucho en llegar a la sala de prensa; casi dos horas desde que Fedorczuk pitara el final del alargue. Pidió disculpas. “Sé que se quieren ir para su casas”, dijo. “Pero no me quedé comiendo pizza, si no me dejaron nada”, agregó. Fue la única vez en que bromeó un poco. Es que estaba muy cansado y seguramente dolorido por la forma en que movía de un lado al otro su pierna mientras hablaba.

“Había pensado tirarlo a la derecha y quise cruzarla, pero nuevamente salió al medio. Estaba recagado porque se demoró bastante entre las discusiones. Y eso te hace dudar mucho. Al final lo tiré al medio. Por suerte fue gol y es una alegría enorme poder hacer un gol en un clásico y salir campeón”, contó sobre el penal que remató con potencia fiel a su estilo y que terminó valiendo la victoria.

“La idea nuestra era que todo terminara hoy (ayer) y por suerte pudimos remontar el resultado, que en un clásico no es fácil. Fue bueno ganarlo de atrás, es muy difícil empezar perdiendo porque te juega todo en contra en la cabeza. Pero Peñarol tiene muchos jugadores de experiencia que saben jugar cuando uno va perdiendo. Eso influyó para ganar”, explicó.

“Fue un año muy parejo, cualquier equipo te puede ganar, pero somos Peñarol y tenemos la responsabilidad de conseguir campeonatos. No tuvimos una buena pasada en copas internacionales, la idea es durar más el año que viene”.

Un rato antes, el técnico Diego López había reconocido que lo que más le había preocupado de cara al alargue había sido el “Cebolla” y Gargano. El lacacino venía de un desgarro en el sóleo y no jugaba desde el clásico del Clausura. “Fue difícil, yo jugué todo el clásico pasado con molestias y sabía que podía romperme. Pero este es un partido que todos queremos jugar. Obvio que esta semana fue complicada, siempre lo es cuando venís de una lesión. Tenía que entrenar con tranquilidad y no apurarme para llegar bien a este partido. Por suerte pude jugar, pude correr y me voy muy contento”, explicó antes de referirse a Gargano, su compañero en el medio.

“El ‘Mota’ es un jugador garantido. No tengo que decir yo la clase de jugador que es. Le metió mucho a la recuperación. Es muy difícil romperse la rodilla y volver como lo hizo él. Obvio que todavía no está en un 100%, pero me quedé muy contento de poder jugar con él. Él también quiere mucho al club”, afirmó.

“Fue un partido muy parejo en el que cada plantel dejó el máximo. Y nos vamos con un resultado justo. Estamos muy felices y quiero felicitar a todo el grupo: a los técnicos, a los médicos y a todos los que nos apoyan siempre. Ahora vamos a disfrutar de las vacaciones”.

Luego dijo que pensaba seguir jugando, que quería igualar a “Maxi” Rodríguez, que tiene 37 años. “Ojalá que me vuelvan a extender el contrato así ya sigo hasta retirarme. Viendo jugar a ‘Maxi’ me motivó a jugar hasta su edad. Estando en Europa pensaba que iba a dejar a los 33 o 34 años, pero ahora la voy a estirar un poquito más”.

Se despidió nombrando a sus hijas Lola y Juana y le dedicó el triunfo a Facundo, el niño que falleció tras sufrir un paro jugando al fútbol.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)