ANÁLISIS

Tiempos difíciles: Peñarol ya pasó por lo de Nacional

Hinchas tricolores ya cuestionan a Medina, que solo dirigió dos partidos. Leonardo Ramos fue cuestionado hace cinco meses y luego ganó todo.

Ramos y el abrazo a Polenta.
Ramos y un cordial abrazo con el capitán tricolor Polenta. El técnico atravesó aguas turbulentas y comprende el momento. Foto: Marcelo Bonjour

Ramos con un pie afuera de Peñarol”, decía el titular destacado en la tapa de Ovación el martes 15 de agosto. No era el principal, porque ese se lo había llevado Nacional por su triunfo clásico de la noche anterior por 1-0.

Hoy, cinco meses después, la realidad es absolutamente opuesta. No se trata de que Alexander Medina está en la cuerda floja, porque apenas dirigió dos partidos, pero sí se ha escuchado la pregunta: ¿qué pasa con el “Cacique” si no clasifica en la Libertadores contra Chapecoense?

Hay dudas, pero la palabra clave aquí parece ser paciencia y para comprobarlo basta mirar hacia la vereda de enfrente.

Nacional y Peñarol recorren mundos paralelos, pues siempre la alegría de uno es la desgracia del otro. Durante el año comprendido entre el segundo semestre de 2016 y el primero de 2017, la felicidad estuvo del lado tricolor. Y del otro fue más negro que amarillo.

Ramos llegó en enero y no logró consolidar el juego de un plantel numeroso, con jugadores que habían sido desequilibrantes en el medio local, pero que no habían podido marcar diferencia cuando vistieron la camiseta mirasol.

Para colmo, no había podido ganar el clásico del Apertura que se lo empataron en el último instante; había perdido el famoso partido de 9 contra 11 ante Defensor Sporting en el Campeón del Siglo que lo había dejado afuera de la lucha por el Intermedio cuando el empate le bastaba; y había perdido otro clásico amistoso de preparación. El panorama era oscuro, pero la secretaría técnica del club compuesta por Gonzalo De los Santos y Carlos Sánchez respaldaron a Ramos y el consejo directivo lo mantuvo aunque con el ultimátum que debía vencer a El Tanque Sisley en el debut del Apertura.

Incluso después de esa ratificación Peñarol perdió 3-0 con Danubio, lo que dejó sin crédito al técnico. ¿Cómo terminó todo? Peñarol goleó 4-0 a El Tanque, hizo una de las mejores campañas históricas en un torneo corto, ganó el Clausura, la Anual, el Uruguayo y ahora la primera Supercopa.

En ese mundo paralelo de los grandes, hoy Nacional pasa exactamente por lo mismo que su tradicional rival. Se cuestiona al presidente José Luis Rodríguez, al técnico y al gerente deportivo Alejandro Lembo, a quienes muchos apuntan como responsable del momento por la demora en las contrataciones.

Peñarol salió del pozo cuando trajo jugadores internacionales que dieron al plantel el salto de calidad. Nacional acaba de incorporarlos y ahora la prudencia marca que hay que verlos en acción al menos por cinco partidos del Apertura para luego juzgar si la elección del técnico fue la adecuada.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)