PARO EN EL FÚTBOL

Terreno pronto para tomar las decisiones más fuertes

La nota de la AUF intimando a la Mutual de Futbolistas a resolver el conflicto tiene de fondo dos mensajes: responsabilizar a la gremial de la demora en encontrar la solución y tener argumentos para transitar por el camino más drástico.

Escudo de la AUF
La AUF empezó a jugar un papel clave.

La intimación de la AUF a la Mutual de Futbolistas Profesionales condicionó definitivamente el futuro en el conflicto del fútbol uruguayo. Lo que no significa que se resuelva izando una bandera blanca de paz y conciliación.

Para entenderlo mejor, el Ejecutivo de la AUF resolvió marcar el camino y lo hizo a sabiendas de que por delante pueden tener que recurrir al procedimiento más radical de todos.

En consecuencia, ante la comprobación absoluta de que la directiva de la Mutual no ha cedido ni un centímetro, ha dejado desairados a varios interlocutores, incluidos integrantes del PIT-CNT, a quienes se les solicitó colaboración para destrabar el conflicto, se decidió dejar el terreno preparado para adoptar las determinaciones más contundentes.

Obviamente que los neutrales ya avizoran que la respuesta que hará llegar el viernes la gremial a través de sus abogados no será para nada resolutiva de la situación imperante. Por lo que, entonces, lo trascendente será lo que acontecerá el día lunes.

La poca confianza que reina en el Ejecutivo sobre la actitud que asumirá la directiva de la Mutual se basa, fundamentalmente, en los últimos pasos dados por Enrique Saravia y sus compañeros. Quizás el punto que más desazón ha generado en el Ejecutivo es el absurdo capricho de no solicitar el archivo de la denuncia penal para cinco futbolistas (Diego Scotti, Matías Pérez, Michael Etulain, Pablo Castro y Santiago López). Tema que hubiese generado la anhelada instancia de diálogo con el Movimiento Más Unido Que Nunca.

Entonces, además de delinear prácticamente la responsabilidad de la situación a la Mutual, hecho que quedaría expuesto por una nueva inacción ante la carta elevada en la que se le demanda que solucione el diferendo en 48 horas, el Ejecutivo siembra el terreno para que la asamblea de clubes baje el martillo. O, si se quiere, dictamine.

Llegado ese momento, los clubes deberán analizar las consecuencias jurídicas, económicas, laborales y reglamentarias del paso que darán, pero con tres rutas posibles para elegir.

Según supo Ovación las alternativas que se manejan son: 1) Fijar una fecha tope para tomar una decisión (puede ser para esperar la asamblea de la Mutual del 13 de noviembre). 2) Parar el fútbol definitivamente. 3) Que se reconozcan dos gremiales. 4) Denunciar el convenio colectivo con la Mutual y hacerlo caer. 5) Enviar a todos los jugadores al seguro de paro.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados