TORNEO CLAUSURA

Terminó el hechizo

Genialidad de Rossi rompió el cero de Peñarol y Boston River.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Gerardo Pérez.

Diez chances de gol, pelotas en el travesaño, grandes atajadas de Berbia, y un balón que Federico Rodríguez sacó sobre la línea cuando se metía en el arco. Peñarol fue más que Boston River, pero solo una genialidad de Diego Rossi pudo romper el hechizo del cero a cero, que ya iba rumbo al cuatro partido sin goles.

Fue, hasta el momento, el partido de mayor ritmo en lo que va del Clausura. Por dinámica, por ese ida y vuelta que propone siempre el grande y que asume este Boston River, el juego se hizo entretenido, abierto, bien jugado y con muchas llegadas del aurinegro.

Lo único que le faltó al primer tiempo, fue el gol. Después, tuvo todo lo que tiene que tener un buen partido.

Gargano se adueñó del medio, Estoyanoff y Rossi desequilibraban por las bandas, y “Maxi” Rodríguez, era letal cuando aparecía. De hecho, fue el hombre que estuvo más cerca de abrir el marcador, pero una salvada providencial sobre la línea del arco de Federico Rodríguez, y después el horizontal, evitaron el gol.

Antes de los primeros 60 segundos, lo tuvo el “Lolo” pero Berbia tapó el disparo bajo y cruzado, en noche inspirada y sin errores.

Boston River no soprendió. Siguió fiel a su estilo. Tocó, movió la pelota de un lado a otro, propuso la tenencia, aunque esta vez, no pudo dominar el juego ante un rival que metió “pata” en el mediocampo, recuperó el balón y cortó el circuito futbolístco de Cepellini-Rodríguez y Flores.

El complemento fue más de lo mismo. Ritmo, dinámica, movilidad, y llegadas. Siempre con Peñarol más cerca del área rival, pero sin poder concretar. Entre Berbia, y el travesaño -igual que en el primer tiempo- “Maxi” Rodríguez volvió a quedarse con el grito atragantado.

El hechizo del cero a cero entre aurinegros y verdirrojos, no se podía romper, y marchaba, airoso, rumbo a su cuarto partido. Solo la genialidad de Rossi pudo quebrarlo cuando el reloj marcaba ya los sesenta minutos de juego. Pared con Guzmán Pereira, devolución al delantero, movilidad para generarse el espacio, técnica en velocidad y definicion perfecta ante la salida de Berbia. Toque sutil por encima del arquero para marcar un verdadero golazo. Pura clase del juvenil aurinegro y festejo desenfrenado de todo Peñarol. Por el gol, por el momento del partido, por romper ese hechizo del cero, y por esa victoria que asomaba con liderazgo incluído.

Peñarol, lejos de conformarse -y con salida de Formiliano y Guzmán Pereira por lesión- buscó aumentar, y Boston River se fue en busca del empate. Berbia sacó dos más, Dawson tuvo una notable intervención con pelota difícil sobre el horizontal, y el tanteador no se movió. Solo una genialidad, pudo hacerlo.

BOSTON RIVER 0-1 PEÑAROL 

Estadio: Centenario.

Árbitro:
Óscar Rojas. Asistentes: Horacio Ferreiro y Daniel Castro. Cuarto árbitro: Claudia Umpiérrez.

Boston River: A. Berbia, J. Pereyra, N. Barán, C. Valdez (82' M. Sigales), P. Álvarez, D. Scotti, W. Klingender (45' S. Arias), P. Cepellini, D. Gurri, R. Flores y F. Rodríguez. DT: A. Apud.

Peñarol: K. Dawson, G. Varela, F. Formiliano (69' Y. Quintana), R. Arias, L. Hernández, F. Estoyanoff (76' G. Rodríguez), W. Gargano, G. Pereira (69' M. Novick), D. Rossi, M. Rodríguez y L. Viatri. DT: L. Ramos.

Gol: 59' D. Rossi (P).

Amarillas: 5' G. Varela (P), 65' D. Scotti (BR), 84' M. Sigales (BR), 90+2 J. Pereyra (BR).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)