FÚTBOL

La tercera no fue la vencida

Peñarol siempre pensó en ‘Pep’, pero nunca llegó.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Guillermo Almada

Los días previos a la Navidad de 2014, el Palacio Güelfi era un hervidero. Reuniones, periodistas acampando en la puerta, y la expectativa centrada en saber quién iba a ser el nuevo técnico de Peñarol.

Había terminado el interinato de Paolo Montero —fueron sólo tres partidos— tras la renuncia de Jorge Fossati, y se aguardaba la nominación de un nuevo director técnico.

La lista de nombres se había reducido a tres: Diego Aguirre, Pablo Bengoechea y Guillermo Almada. El orden, era lo de menos, cualquiera de ellos tenía votos suficientes como para ser nombrado técnico de los aurinegros. El tema, pasaba por los propios entrenadores.

Aguirre no arregló, Pep Almada cobró mucha fuerza, especialmente con la anuencia de Juan Pedro Damiani, pero se terminó optando por un técnico de la casa, con experiencia internacional, y una espalda ancha para bancar cualquier traspié.

Almada, de muy buenas campañas en Tacuarembó y River Plate, tuvo que esperar.

Un año después, la historia volvía a repetirse. Sólo que la salida de Bengoechea fue más conflictiva, y tuvo mucha repercusión en los medios.

El entrenador de espalda ancha, tuvo que dejar el club después de haber ganados dos torneos cortos, pero luego de haber perdido una final por el Uruguayo con Nacional y no haber podido ganar ninguno de los clásicos que disputo, incluído los de verano, que marcaron su destino.

Cuando empezaron las deliberaciones dentro y fuera del Consejo Directivo, otra vez surgió como candidato Pep Almada. Y otra vez se habló, se tanteó al entrenador y hasta se pensó que iba a ser su oportunidad.

Los días pasaron, y se nombró a Jorge Da Silva. Se apostó a la experiencia, al conocimiento del club, y al haber sido Campeón con Peñarol. Se fue en medio del Uruguayo, luego de coronar un año exitoso con título incluído.

En estos días, era Ramos o Almada. Almada o Ramos.... y otra vez, Peñarol no concretó. A Pep se lo quedó el Barcelona de Guayaquil por tres años más. Ni la tercera fue la vencida...

MÁS DATOS.

Charlas con Juan Pedro.

Damiani generó un ida y vuelta muy bueno con Almada. Es más: hablaron seguido vía celular. Y no un rato.... ¡tres horas!

Barcelona se jugó mucho.

Guillermo Almada renovó con Barcelona por tres años. El club mejoró sustancialmente su contrato. Viene de ser Campeón de Ecuador.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados