conmebol

"Tendrían que hacer instrospección para ver dónde está el daño"

Juan Napout, presidente de la Conmebol, desmintió presiones y se mostró enojado tras el escandaloso superclásico entre Boca y River.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: EFE.

Juan Ángel Napout se mueve de un lado a otro con una sonrisa dibujada. En una sala llena de periodistas en la lujosa sede de la Conmebol, el presidente de la Confederación está ocupado entre las secuelas del escándalo del Boca-River y el creciente rumor de la pérdida del medio cupo clasificatorio sudamericano para el Mundial. Le dedica el día a dar explicaciones, a tratar de mejorar la imagen. Una y otra vez responde en TV, radios y diarios las mismas preguntas con las mismas palabras, mismos gestos, mismos énfasis en las entonaciones. Sorprende, en la charla que tuvo con la nacion en su despacho, al salirse un poco del libreto al insinuar, enojado, que el fútbol argentino, y no el sudamericano, es el que salió perjudicado tras el escándalo del superclásico. "En Sudamérica jugamos diez países, creo que los argentinos tendrían que hacer introspección para ver dónde está el daño", dice sin dudar.

-Es decir, ¿usted considera que esto dañó más al fútbol argentino que...?

-[Interrumpe] Yo digo que ustedes se deberían mirar introspectivamente.

La cordialidad del comienzo de la entrevista cambia cuando se tocan temas que el presidente de la Conmebol no quiere abordar. Se cuida al hablar de Blatter, de las declaraciones de Daniel Osvaldo, de Arruabarrena, de las supuestas presiones políticas que recibió para aliviar el fallo contra Boca y defiende la labor del veedor de la Conmebol en la Bombonera.

-En esto días, se habló mucho de que Blatter le hizo una llamada por lo que pasó en el superclásico?

-Siempre digo que no es necesario desmentir algo cuando no es cierto. A la larga la mentira se cae. Blatter nunca me llamó, para qué desmentir algo que no hubo.

-Usted dice todo el tiempo que no recibió presiones. ¿Pero sí recibió llamadas previas a la sanción de Boca?

-No, no, no. Tales llamadas no existieron. Nada.

-¿Tampoco Mauricio Macri?

-Por Mauricio Macri tengo mi más alta estima, pero no me llamó. Te lo digo mirándote a los ojos, jamás me llamó nadie ni me influyeron en la decisión. No hay en este fallo, ninguna influencia. Entiendo que se pueda cuestionar el fallo, pero el fallo es institucional e independiente. Yo estaba seguro de que uno u otro sector, sea cual fuese el fallo, no iba a estar contento. La decisión fue absolutamente independiente.

-En la Argentina se criticó mucho la labor del veedor en la cancha. ¿Usted cómo lo vio?

-Actuó de forma excelente. Era una situación atípica.

-Se lo vio dubitativo...

-Pero correcto. Yo estuve acá, dejé el casamiento de mi sobrina para ver lo que estaba pasando. Lo vi por televisión y no había forma de comunicarse, algunas cosas se demoraron porque nosotros teníamos dos problemas, ninguno mayor ni menor que el otro. Que River pueda salir de la Bombonera tranquilamente y la desconcentración de los 40.000 hinchas en paz. Priorizamos que el médico pueda verificar cómo estaban los jugadores. Cuando nos aseguró que no podían seguir jugando, la determinación de suspender el partido era correcta.

-Pero el veedor, luego de que el médico anunciara que los futbolistas no podían seguir, se acercó a los jugadores y a Gallardo a pedirles que ellos decidan si querían seguir jugando o no.

-Ese momento era difícil, puedo entender que cualquiera de nosotros se pueda poner nervioso ante un momento así. Lo que nosotros tenemos que tener es un sistema mejor de comunicación para evitar que pasen estas cosas, un sistema de radios.

-Arruabarrena sorprendió al criticar a River por no jugar los 45 minutos restantes. Habló de falta de valores?...

-[Interrumpe] No puedo opinar de lo que dice el profe ni ningún otro jugador, tienen mi máximo respeto. Tampoco sobre lo que dijo Daniel Osvaldo. Esta presidencia no tiene nada que opinar sobre eso.

El dirigente paraguayo se muestra más suelto al hablar de la FIFA y el próximo Congreso que se llevará a cabo en Zurich la semana que viene, donde no sólo se definirá al próximo presidente, sino que también existen grandes chances de que a Sudamérica le quiten el medio cupo del repechaje clasificatorio al Mundial. Si bien admite que las chances de retenerlo son difíciles, Napout da a entender que la Conmebol se trazó una estrategia para lograrlo.

-¿La Conmebol puede hacer algo para evitar la quita del medio cupo?

-Desde el 8 de agosto que asumí, si hay un tema que me quita el sueño es el medio cupo. Si yo tuviese alguna estrategia, no te la podría decir ahora. Es una necesidad muy grande y hay intereses en todos lados. Si vos tenés algo y te lo quieren quitar, es para dárselo a alguien que va a salir beneficiado.

-¿Cuáles son esos intereses por detrás a los que usted hace referencia?

-Creo que ahí es una cuestión política, nuestra Confederación es maravillosa, pero somos diez nada más. Pedimos el respeto a jugar, traté en lo posible de no hablar mucho de este tema para que no se trastoquen mis palabras.

-¿Influye el destino del medio cupo a la hora de que los integrantes de la Conmebol voten a Blatter en la FIFA?

-La FIFA está en un momento clave de su historia y creo que va a priorizar al fútbol. No podemos entrar en calidad, cantidad. Tengo fe en que el fútbol sea más importante que todo. Si sale mal lo del medio cupo, el responsable soy yo. Nunca me gustó dar excusas, si sale mal, yo seré el culpable.

-¿Se debilitó el peso que tiene la Conmebol en la FIFA tras la muerte de Julio Grondona?

-Pero yo no, yo no... yo soy una persona que se tiene mucha confianza, así que yo no te puedo decir que estamos debilitados, sólo te puedo decir que mantengo el respeto más grande por don Julio Grondona como dirigente, todo lo que ha hecho habla por sí mismo. Yo no puedo mirar para atrás. Tengo que continuar con el legado y continuar trabajando.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)