PEÑAROL

El templo está pronto

Peñarol recibió las llaves de su nueva casa y cuenta las horas para estrenarla.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Estadio Peñarol

El "Campeón del Siglo" ya es una realidad. En un acto celebrado ayer en las entrañas de la nueva casa aurinegra, los responsables de la empresa Saceem, en conjunto con los de CPA-Ferrere y en presencia del arquitecto Luis Rodríguez, que diseñó la obra, hicieron entrega a Peñarol del producto que el club les encomendó: nada más y nada menos que el templo donde el "carbonero" seguirá escribiendo su rica historia.

Es el sueño de muchas generaciones pasadas y presentes y el legado que la familia aurinegra deja a las futuras.

Por eso, ayer se vivieron momentos de emoción al producirse lo que los especialistas denominaron como inauguración técnica del recinto. En términos más terrenales, se puede decir que la obra está terminada; por eso, el recorrido que se ofreció a la prensa, fue la primera vez que no fue necesario ingresar con casco y chaleco. Lo único que resta es rematar los últimos detalles, pasar la escoba y contar los días que faltan para que la pelota empiece a rodar el 28 de este mes en el partido inaugural que se jugará contra River Plate; por supuesto, sin pasar por alto la fiesta que se vivirá en la víspera.

La construcción del "Campeón del Siglo" resultó un desafío desde su mismo planteamiento, aunque eso es algo que bien saben los hinchas aurinegros desde que vieron las primeras maquetas, tanto físicas como digitales. Ellos mismos fueron fundamentales a la hora de encontrar la financiación que huciese factible el proyecto, mediante la compra de palcos y abonos. Eso, junto al préstamo del BROU (de 18 millones de dólares) hicieron posible llevarlo a cabo y afrontar los 40 millones que finalmente costó toda la obra, como se esperaba.

Peñarol construyó un estadio con capacidad para 40.000 espectadores y adecuado a las condiciones que exige la FIFA para considerarlo un escenario de máximo nivel (es decir, que pueda albergar finales internacionales). Entre las mismas se encuentran, por ejemplo, la perfecta visibilidad del rectángulo de juego desde todas las localidades del estadio, gracias al diseño ovalado, o el ingreso de los equipos a la cancha por un único y espacioso túnel de acceso. El sistema de iluminación representa todo un avance respecto al que tiene el Centenario. Los 1.300 lúmenes de potencia que tiene la luminaria alumbran de manera uniforme toda la cancha y sin desperdiciar luz hacia el entorno.

Cuenta con el estacionamiento más grande de todo el país, con capacidad para unos 3.000 autos; mayor que, por ejemplo, la del aeropuerto de Carrasco. Todo ello sin olvidar los 205 palcos, distribuidos entre las tribunas Henderson y Damiani, ni las 9.744 butacas que forman el logo "Campeón del Siglo" en oro y carbón.

A día de hoy, una vez movidos 100.000 etros cúbicos de tierra, utilizados más de 30.000 de balastro y colocados más de 18.100 de hormigón, y 1.708 toneladas de hierro, el templo aurinegro ya está pronto, y esperando por la llegada de sus fieles.

AGUIAR NO ESTÁ

Equipo - Albarracín y Mac Eachen.

Luis Aguiar y Gianni Rodríguez no concentran hoy en Peñarol y en su lugar lo van a hacer Rodrigo Viega y Fabrizio Buschiazzo.

Entre los 20 concentrados no estará Ifrán, que sigue al margen por el golpe sufrido en el amistos ante Rampla, y sí Mac Eachen y Freitas, que figuraron en la lista previa al encuentro contra Huracán, pero luego no fueron al banco.

El equipo probable: Guruceaga; Aguirregaray, G. Rodríguez, Mac Eachen, Olivera; M. Rodríguez, Nández, Costa, Albarracín; Forlán y Murillo.

Cancha: sólo falta que la pelota comience a rodar.

Vista desde la Tribuna Frank Henderson hacia la José Pedro Damiani (lateral) y la Washington Cataldi (fondo). En ésta se puede apreciar a los operarios colocando los dos últimos paneles del tablero electrónico.

La Henderson: nueve niveles.

La Frank Henderson es la tribuna oficial y tiene 9 niveles de altura: el más bajo es para vestuarios, sala de prensa, etc. De ahí para arriba son sobre todo palcos menos el nivel 3, que es del museo histórico del club.

Luminaria potente y económica.

En el Campeón del Siglo no se formará ese característico halo de luz que hace que el Centenario se vea desde kilómetros cuando hay fútbol: los 1.300 lúmenes de potencia alumbran la cancha sin desperdiciar luz.

Bancos hundidos y todo verde.

El pasto natural ocupa el rectángulo de juego, pero se puso artificial para los bordes exteriores y así no desgastar las zonas que no sólo usan jugadores. Los bancos están hundidos y con lugar para dos filas de asientos.

Túnel común al estilo FIFA.

La FIFA recomienda para los nuevos estadios el ingreso a la cancha por un único túnel con amplias escaleras, tal como el construido, que comunica con los cuatro vestuarios para jugadores y dos para jueces.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)