Wanderers

Temió por algo peor

Alfredo Arias se fue amargado porque no hicieron lo de siempre y, luego, pudieron sufrir una goleada.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Arias. La desesperación en estado puro. Foto: Ariel Colmegna

El técnico de Wanderers, Alfredo Arias, terminó el partido con la camisa por afuera del pantalón, y gesticulando intensamente. Así regresó desde el campo tras la derrota de su equipo. Es que los "bohemios" pensaban aprovechar el partido frente a Peñarol para iniciar su recuperación en el torneo, y no fue posible.

"Perdimos una gran oportunidad de jugar mejor y de plantear un buen partido. Pero la situación de la expulsión y el gol en la misma jugada nos pesó", admitió el técnico, un rato más tarde, tras haber conversado con sus futbolistas en el vestuario. "Estábamos cometiendo algunos errores en defensa, no estábamos controlando bien algunos ataques de ellos, pero habíamos tenido dos chances que pasaron por delante del arco de ellos y le erramos a la pelota", se lamentó el técnico, ya bastante más tranquilo.

"A partir de ahí, quedamos en una posición muy incómoda, con uno menos, un gol en contra y en los descuentos recibimos el segundo. Era una situación muy complicada", añadió Arias."Sinceramente temí por algo peor, pero el equipo sacó la valentía y el coraje. Para el segundo tiempo tuvimos que cambiar el libreto esperar y tratar de sorprender al rival con la velocidad de Reymúndez. Me voy amargado porque las circunstancias no nos dejaron jugar a lo que habitualmente jugamos".

Leandro Reymúndez, el autor del descuento "bohemio" terminó mareado debido a un codazo que recibió en uno de sus oídos, en la jugada del gol. "Me quedó la pelota y le pegué. Ahora estoy mal por el codazo que me dieron", dijo. "La expulsión de Gastón nos jugó en contra. Sabíamos que con uno menos iba a ser complicado. Ellos pudieron haberlo liquidado, pero nosotros también pudimos haberlo empatado", agregó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)