BARCELONA

Te están dejando solo

Tras su pelea con Messi, Luis Enrique tiene todas las de perder; el presidente respaldó al argentino

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Luis Enrique. Será despedido si no revierte la situación. Foto: Reuters

El día de ayer fue clave en la gestión de la crisis institucional y deportiva que atraviesa actualmente Barcelona. Hubo reunión de urgencia en la directiva y conferencias de prensa tanto del presidente, Josep María Bartomeu, como del entrenador, Luis Enrique. La principal conclusión que se extrae de todo ello es que es el cargo del DT el que pende de un fino hilo que se puede romper según lo que ocurra hoy en el partido de ida de octavos de Copa del Rey ante Elche y sobre todo en el difícil duelo del domingo ante el Atlético de Madrid en el Camp Nou.

Luis Enrique fue el primero en aparecer ante los medios y, como era de esperar, sus recientes desencuentros con Lionel Messi fueron lo más comentado de la conferencia, en la que, sin hacerlo de forma directa, lanzó varios mensajes al argentino.

"Las cosas que pasan en el vestuario se quedan ahí. Hay tantas cosas e informaciones negativas que no voy a confirmar ni a desmentir nada. Estoy llevando la nave como considero que la tengo que llevar. No trato a todos mis jugadores de la misma manera, como no trato a mis hijos por igual. Sería un error. Pero hay conductas mínimas de comportamiento que hay que cumplir", dijo en un principio. Y por si no había quedado claro, lo reafirmó después: "En la gestión del grupo claro que cuenta la opinión de los jugadores. Tengo una manera de pensar muy parecida a la de un futbolista. He negociado, he hablado, he sido permisivo en situaciones que me han planteado y también exigente en las que lo he considerado. El grupo está por encima de las individualidades".

Esta última frase reveló que tiene un criterio diferente al del presidente Bartomeu, que poco después de que lo hiciera el DT habló ante los medios para dejar claro quién es el líder del club blaugrana. "Messi está contento y feliz, estamos tranquilos. Antes de empezar esta temporada dije que haríamos una remodelación profunda y que el líder sería Messi. Es nuestro líder, tiene contrato y estamos contentos con él. Hemos tenido contactos con Luis Enrique y Messi y las cosas funcionan. No nos meteremos en el vestuario", dijo el titular "culé", antes de posicionarse claramente a favor del argentino: "Messi es el mejor jugador del mundo, sin lugar a dudas. Además a su lado tiene grandes estrellas. Pero el liderazgo lo ejerce Messi y queremos que lo ejerza. Pero él no lleva la vida del club. Todo el mundo del fútbol sabe que el Barça no quiere vender a Lionel Messi", sentenció.

En esa misma conferencia, Bartomeu comunicó lo que era ya un secreto a voces: la necesidad de convocar unas elecciones presidenciales al final de la presente temporada. Será un año antes de la finalización oficial de su mandato, el cual heredó, como vicepresidente que era, ante la dimisión de Sandro Rosell por las irregularidades del fichaje de Neymar que lo llevaron ante la justicia. Son muchos los escándalos que han sacudido a esta directiva en muy poco tiempo y, con este anuncio, el todavía presidente pretende rebajar una tensión interna y externa que consideró "exagerada".

Ayer mismo aparecieron los primeros candidatos que optarán al cargo, pero en Barcelona todo el mundo está pendiente de que Joan Laporta, el exitoso presidente que precedió a Rosell, confirme su postulación a la presidencia. Es el gran favorito y, de llegar a presentarse, son pocos los que se atreven a dudar de que arrasaría en los comicios.

Relaciones "rotas" por la sanción

n Otro de los temas que Bartomeu trató en la conferencia de prensa de ayer fue la dura sanción impuesta por la FIFA a Barcelona por irregularidades en la contratación de jugadores menores de edad, que impedirá hacer fichajes al equipo azulgrana hasta enero de 2016. El presidente informó que el club suspenderá las relaciones institucionales con la FIFA mientras dure dicho castigo, así como le enviarán una "dura carta" a su titular, Joseph Blatter. "Este asunto no terminará aquí. El caso durará lo que dure, pero no lo perderemos", dijo Bartomeu, que confirmó además que no asistirá a la gala del Balón de Oro del próximo lunes a pesar de que Messi opta al premio. "Las personas implicadas en estos temas ya no están en el club", añadió en una clara alusión a Albert Puig y Guillermo Amor, los responsables de la cantera despedidos el pasado mayo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)