defensor sporting

El "Tata" rompió el silencio

Tras pasar seis meses sin jugar en Nacional, Álvaro González necesitaba sentirse bien y regresó a Defensor Sporting donde nació: “Este era el mejor lugar para jugar, acá me voy a sentir cobijado", dijo el volante

Tata
Contento: Al "Tata" González la vida ha vuelto a sonreírle y se le nota. Foto Leo Mainé.

"Estoy feliz! Siempre tuve en mente volver a Defensor Sporting, desde el día en que me fui. Lo siento como mi casa, estuve acá desde los 10 años. Hice todas las juveniles hasta llegar a Primera División. Un sacrificio muy grande, pero por suerte el club me dio la posibilidad de ser profesional. Hoy tengo la oportunidad de volver sintiéndome bien. Y estando bien físicamente, para intentar darle lo mejor a un club que quiero mucho”, dijo Álvaro González en el hotel Cottage, donde concentran a partir de ayer los dirigidos por Jorge Da Silva.

Justamente, el “Polilla” tuvo mucho que ver con el regreso del “Tata” a su casa. “Él se comunicó conmigo y me dijo de su interés de que yo fuera parte de este grupo. Y calzó justo en un momento en el que yo necesito volver a encontrarme y jugar. Tuve seis meses muy difíciles en Nacional, en los que no tuve participación. Este era el mejor momento para volver a un lugar en el que me voy a sentir cobijado; donde me voy a sentir bien para dar el máximo”, explicó el volante que lleva ya varios días de entrenamientos y mañana firmará su contrato con la institución que lo vio nacer.

El “Tata” regresa al club tras 11 años, cuando en el 2007 cruzó el charco para defender a Boca Juniors. Sin embargo, no encontró grandes cambios en el club. Y como los futbolistas de la vieja guardia, le sigue llamando Pichincha al Complejo Arsuaga.

JUVENILES. “Pichincha está lindo, pero siempre estuvo lindo. Tanto Pichincha como el Franzini tienen las comodidades necesarias para desempeñar la profesión de la mejor manera. Quizás no hay lujos, pero tampoco falta nada. Y eso es lo importante para un profesional. Tenemos todo a disposición, tenemos un buen grupo y como siempre en Defensor Sporting, jugadores jóvenes que empujan para que no se noten las bajas que se dan en cada semestre. Porque el fútbol uruguayo es así, pero acá hay una cantera que permite disimularlo y que el club siga siendo competitivo”, dijo convencido.

“Lo de Defensor en formativas rompe los ojos a un año de perder al profesor Santos, que me gusta nombrarlo porque fue muy importante para mí. Me dio mucho y estuvo siempre presente en mi carrera, aún estando en el exterior. La cantera sigue funcionando. El club apunta a eso porque el fútbol uruguayo es vendedor”, analizó el futbolista de 34 años.

Hoy sabe que en un plantel como el violeta él, con sus experiencias en el exterior y en la selección, será referente o un espejo para los juveniles del club. “Van pasando los años y uno va adquiriendo cada vez más experiencia. Es un papel lindo el que me toca. Hay charlas, se conversa, te consultan, como me pasaba a mí cuando estaba en ese lugar. Me gustaba acercarme a Nicolás Olivera o a Carlos María Morales, que habían recorrido el mundo jugando. Es bueno para los juveniles saber lo que pasa en la alta competencia”.

Los violetas debutarán el 23 en la altura de La Paz ante Bolívar. Y el “Tata” siempre ha tenido buenas experiencias en la altura. “Tenemos varias fases de preLibertadores, pero yo siempre pienso que hay que apuntarle al partido más cercano: el que tenemos ahora en La Paz. Todos sabemos lo difícil que es, pero ya hay experiencias positivas a nivel de selección y también de clubes que han conseguido buenos resultados. Vamos a ir por eso, sabiendo que es un partido de 180 minutos y que está a nuestro alcance en la medida que hagamos bien las cosas”, afirmó sobre el debut copero, para el que aseguró que llega bien porque nunca dejó de entrenarse a pesar de que lleva meses sin competir.

“Estando en Defensor Sporting, a nivel local, el objetivo es siempre pelear los campeonatos. Es así desde hace ya varios años. Intentaremos estar arriba, aunque sabemos que el campeonato es muy competitivo y que, salvo para Nacional y Peñarol, para el resto es salir a todas las canchas”.

SIN MUNDIAL. El volante está convencido que no haber jugado en Nacional en los últimos seis meses lo alejó de la posibilidad de ir al Mundial de Rusia con la selección. Cabe recordar que el “Tata” no tuvo participación en el torneo Clausura ni en la Copa Sudamericana. Y su última actuación con la blusa tricolor fue en el torneo Intermedio, donde acumuló 225 minutos.

“Perdí pie en la selección después de haber terminado las Eliminatorias por lo que pasó en Nacional. Si hubiera tenido continuidad en el club, no digo que estaba asegurado en el plantel mundialista, pero iba a pelear un lugar. Porque terminé las Eliminatorias estando en las convocatorias y también estuve en los últimos amistosos. Eso me limitó muchísimo. No jugar en Nacional me sacó del Mundial”.

Ese lapso sin actividad fue muy difícil de sobrellevar para el futbolista. “Hay momentos duros en la vida de un jugador. No fue la primera vez que un entrenador no me tuvo en cuenta, pero siempre me daban la posibilidad de pelearla y esta vez, en Nacional, no la tuve. Y eso fue lo que más me dolía: ver que no movía nada hiciera lo que hiciera en la semana. Por más que me entrenara bien para generarle la duda al entrenador, en este caso no había consideración hacia mí. Y eso era lo que yo más lamentaba”, explicó sobre la forma en que finalizó su relación con el club del que se manifestó hincha.

Mientras sus nuevos compañeros se preparaban para disfrutar de su primera comida en el hotel Cottage, donde concentrarán cinco días preparándose para la Copa Libertadores, el “Tata” se reencontró con Richard Marchelli, el gerente general del club del Parque Rodó. Ambos se estrecharon en un fuerte abrazo y quedaron en firmar mañana el contrato.

Las dos caras del 2018: Bruno le trajo felicidad

Los cinco días de concentración que llevará a cabo el plantel violeta en el hotel Cottage, entre esta semana y la próxima, le vienen muy bien al volante, al menos para dormir tranquilo y descansar bien tras los exigentes dobles horarios del “Polilla” Da Silva.
“En casa es medio bravo dormir ahora que tenemos un recién nacido. Aunque Bruno -que nació el 25 de noviembre- se porta muy bien”, bromeó el “Tata” sobre su segundo hijo, a quien el mayor, Renzo (de dos años) recibió con los brazos abiertos.
Es que no todo fue negativo en la vida del “Tata” el año pasado; todo lo contrario. El nacimiento de Bruno fue un gran motivo de felicidad para toda la familia.
“Mucha gente me comentaba lo duro que fue el 2018 para mí, pero la verdad es que a nivel familiar estoy muy contento. Mientras tengamos salud y la familia vaya creciendo, uno se llena de cosas buenas, las que de repente me faltaron del otro lado”, explicó. “Aunque en lo deportivo, estando sano como me siento, siempre está la posibilidad de revertir las malas situaciones. Y acá estoy en Defensor Sporting, con muchas ganas y con un lindo desafío por delante”, afirmó sobre su segunda etapa en la institución donde se formó y donde se convirtió en futbolista profesional.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)