eliminatorias

“Tata” y contratáctica

El volante Celeste sacudió a Messi y “frenó” el ímpetu del astro argentino

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Gerardo Pérez

"Uhhhhhhhhhhhh....” se escuchó desde las cuatro tribunas del Centenario. Uruguayos y argentinos hermanados en una sola exclamación después de la fuerte “sacudida” del “Tata” Álvaro González a Messi cuando apenas se jugaba el primer minuto del segundo tiempo.

Fue una barrida fuerte, abajo, con pierna extendida y a toda carrera. El “10” cayó en medio de la cancha, y se armó una cumbre de protestas alrededor del árbitro peruano, que apeló a una tarjeta amarilla para calamar los ánimos. Pudo haber sido tarjeta roja.

En ese momento, la “contratáctica” del “Tata” pareció dar sus frutos porque Messi se retrasó más y tuvo menos la pelota.

El astro argentino, había sido la figura del primer tiempo, sin tener continuidad, apareciendo en cuentagotas, hacía la diferencia con y sin pelota. Era el rival a controlar, a marcar, a rodear, a frenar. Y el “Tata”, que lo había sufrido en una jugada determinante en el primer tiempo -pudo terminar en gol de Messi- cortó por lo sano: lo barrió con todo y lo alejó del área, de la zona caliente del partido.

El “uhhhhhhhhhhhh” que bajó desde los cuatro costados del Centenario marcó un antes y un después en el clásico del Río de la Plata. Le costó la tarjeta al “Tata” y su exclusión del partido del martes ante Paraguay en Asunción, pero frenó el ímpetu ofensivo que había mostrado hasta ese momento Messi.

Pero esa no fue el único duelo. Hubo varios más a lo largo del juego.
Mercado tuvo varios mano a mano con Suárez. Con y sin pelota. Se miraron, se hablaron, se empujaron, se pegaron, y jugaron.

Mucho más limpio y menos agresivo fue el duelo entre Nández y Di María. Uno contra uno en el carril derecho de los celestes y el andarivel zurdo de los albicelestes. De hecho, en más de una oportunidad terminaron marcándose mutuamente en las dos áreas.

También se dio un duelo que pasó casi inadvertido porque Icardi, que aparecía como referencia de área, jugó poco y nada ante la marca de “Josema” Giménez. El delantero participó en contadas ocasiones, y solo tuvo un tiro -débil- sesgado que terminó en las manos de Muslera cuando corría en segundo tiempo.

La táctica y la contratáctica se dio desde el inicio mismo de un partido muy estudiado, muy preparado, pero terminó por cerrarse definitivamente cuando a los 46 minutos, el “Tata” González corrió y se lanzó a barrer a Messi con todo. Esa sacudida sacó al “10” de su zona de influencia y le dio mayor tranquilidad al fondo Celeste. El patadón del “Tata” le dolió a todos..... “uhhhhhhhhhhh......”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)